Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los niños negros quedan rezagados en las vacunas

Los niños blancos, latinos y asiáticos tienen la misma tasa de vacunación

MIÉRCOLES 2 de junio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un grupo de investigadores que decidió realizar un estudio rutinario sobre los índices de vacunación de los niños estadounidenses en edad preescolar han descubierto una tendencia preocupante: A pesar de que cada vez más niños blancos están completando el ciclo completo de vacunaciones recomendadas, el índice en niños de raza negra sigue siendo el mismo.

En otras palabras, se está produciendo una brecha de tipo racial, y dicha brecha va en aumento.

"La tendencia en cuanto a vacunaciones no está yendo en la dirección que pensábamos. Si no empezamos a considerar las posibles razones de estos datos, la brecha podría seguir aumentando hasta el punto de llegar a poner en peligro el éxito que hemos cosechado hasta el momento", afirmó la coautora del estudio Susan Y. Chu, directora asociada científica del National Immunization Program.

Chu y sus colegas estudiaron las tasas de vacunación en EE.UU. entre niños en edad preescolar de 1996 a 2001, comparando los niveles entre niños blancos, negros, latinos y asiáticos. Durante el último año evaluado, el 2001, los investigadores estudiaron los registros de vacunación de más de 20,000 niños.

Los investigadores se centraron en determinar si los niños habían recibido las dosis recomendadas de vacunas que protegen contra la difteria, tosferina, tétano, polio, sarampión, gripe y hepatitis B. Muchas de estas vacunas deben suministrarse tres o más veces para que sean totalmente eficaces.

Los descubrimientos de este estudio aparecen en la edición de junio del American Journal of Public Health.

Entre los blancos, el porcentaje de preescolares totalmente inmunizados subió del 69 por ciento en 1996 al 75 por ciento en 2001. Las tasas de inmunización aumentaron incluso más entre latinos, de un 64 por ciento en 1996 a un 74 por ciento cinco años después, mientras que las tasas entre niños de raza asiática se mantuvieron estables, en torno a un 74 por ciento.

Sin embargo, la tasa de inmunización entre niños de raza negra se mantuvo en un 67 por ciento en 1996 y 1997.

Las razones que pueden explicar esta diferencia entre razas no son del todo claras, y los investigadores no logran explicarse la razón por la cual esta brecha ha aumentado en un plazo de cinco años. En 1996, "las diferencias en muchas de las vacunas habían desaparecido", apuntó Chu.

Una de las posibles teorías para explicar este fenómeno es los cambios en el sistema sanitario, incluyendo un aumento en el precio de la cobertura médica. Además, los programas de inmunización se han vuelto más complicados.

"Conseguir que un niño complete el programa de vacunaciones conlleva muchos viajes al doctor y apoyo del proveedor", apuntó Chu. "No se trata de que te pongan cuatro o cinco inyecciones, estamos hablando de que un niño habrá recibido entre 16 y 18 vacunas para cuando cumpla dos años". Para un gran número de padres jóvenes en particular, es muy complicado".

Otro factor clave puede ser el escepticismo sobre el valor de la inmunización, afirmó.

El Dr. Leonard E. Egede, profesor asistente de medicina de la Universidad Médica de Carolina del Sur, quien estudia el efecto de la raza sobre la asistencia sanitaria, afirmó que los investigadores del estudio determinaron un problema en el sistema de vacunación federal.

"Sugiere que, a pesar de lo que está pasando a nivel nacional, no se está traduciendo en beneficios directos para los pacientes", señaló.

Los resultados no resultan insólitos, añadió Egede. Muchos estudios anteriores han demostrado que los pacientes pertenecientes a grupos minoritarios reciben peor atención médica que los blancos, incluso cuando los investigadores evalúan individuos con los mismos ingresos.

Más Información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre vacunaciones infantiles.

FUENTES: Susan Y. Chu, Ph.D., M.S.P.H., associate director, science, National Immunization Program, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Leonard E. Egede, M.D., M.S., assistant professor, medicine, Medical University of South Carolina, Charleston; June 2004 American Journal of Public Health
Consumer News in Spanish