Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Conducir después de tomar grandes cantidades de alcohol es más común de lo que se cree

Un estudio halla que cerca de uno de cada ocho bebedores conduce en un plazo de dos horas

MARTES, 1 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Cerca de uno de cada ocho bebedores empedernidos señala que se pone al volante dentro de las dos horas siguientes a haber bebido alcohol, según informan investigadores de EE. UU.

La nueva investigación ofrece un plazo de tiempo y otra información novedosa sobre el consumo de alcohol y conducir, dijo el autor del estudio Dr. Timothy Naimi, médico del equipo para el alcohol de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. El informe aparecerá en la edición de octubre de la American Journal of Preventive Medicine.

"Muchos estudios, incluido el nuestro, han establecido una fuerte conexión entre beber compulsivamente y conducir bajos los efectos del alcohol, algo obvio en algunos niveles", dijo. "Lo que no se había estudiado antes era cuántas personas conducen realmente después de beber alcohol en exceso".

Por tanto, Naimi y sus colegas evaluaron los datos de más de 14,000 adultos de 13 estados en 2003 y de 14 estados en 2004, que informaron sobre el consumo excesivo de alcohol y luego contestaron preguntas adicionales. Eran parte de la encuesta del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Conductuales.

El consumo excesivo de alcohol se definió como cinco o más bebidas durante una ocasión, como en una fiesta o salida por la noche.

En términos generales, el 11.9 por ciento de los bebedores empedernidos conducía dentro de un plazo de dos horas después de beber, halló Naimi.

"Es una cifra impresionante cuando se asocia con el número de episodios de consumo excesivo de alcohol en EE. UU.", dijo. De acuerdo con los CDC, cada año ocurren cerca de 1.5 mil millones de episodios de consumo excesivo de alcohol en Estados Unidos.

"Si distribuimos esa cantidad de forma equitativa entre la población, equivaldría a más de siete episodios de consumo excesivo de alcohol por adulto al año", destacó Naimi.

Otras dos estadísticas arrojan más luz sobre el consumo excesivo de alcohol y conducir, apuntó. En cuanto a los principiantes, el 50 por ciento de los bebedores empedernidos tenía entre 25 y 44 años. Además el 54.3 por ciento de ellos procedían de bares, clubes y restaurantes. Apenas el 23 por ciento había bebido en la casa de otra persona.

Las leyes prohíben la venta de alcohol a personas intoxicadas en bares, clubes y restaurantes, apuntó Naimi. Pero estas leyes no se hacen cumplir. "La clave de este estudio, es que ilustra la responsabilidad compartida entre bebedores individuales y los lugares que venden alcohol".

Otro experto, Nick Ellinger, vocero de MADD, dijo que un aspecto único del estudio es que "analiza la incidencia del consumo empedernido de alcohol y relaciona la conducción bajo los efectos del alcohol por lugares".

Si analizamos solamente los bares y clubes, dijo, uno de cada cinco bebedores empedernidos que beben en estos lugares conduce después.

¿El mensaje? Desde luego, lo mejor es no beber alcohol en exceso. Pero si cree que podría beber demasiado, haga planes por adelantado para llegar a casa de forma segura, dijo Ellinger. "Mucha gente conduce a los bares y restaurantes para beber. Lo más inteligente es planear con antelación la forma de llegar a casa de forma segura después de beber porque tan pronto empiece hacerlo no podrá tomar la decisión correcta".

"La investigación muestra que conducir después de consumir mucho alcohol es un problema que se puede prevenir", dijo David Jernigan, profesor asociado de la facultad de salud pública de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore.

"Hay cosas que se pueden hacer para remediar el problema, dijo, tales como entrenar a los que sirven para que dejen de servir alcohol a las personas intoxicadas y fortalecer la responsabilidad de los propietarios de restaurantes y clubes.

Para los consumidores, planear con antelación el transporte a casa es crucial, dijo. La estrategia de designar a un conductor para que haga esta tarea parece no surtir efecto, agregó. "Ya que genera un grupo de pasajeros borrachos designados", dijo, algunos de los cuales podrían insistir en conducir. El transporte público es otra opción más segura.

Más información

Para más información sobre conducir bajo los efectos del alcohol, visite MADD.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Timothy Naimi, M.D., M.P.H., researcher, alcohol team, division of adult and community health, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; October 2009 American Journal of Preventive Medicine; Nick Ellinger, spokesman, MADD, Irving, Texas; David Jernigan, Ph.D., associate professor, Bloomberg School of Public Health, Johns Hopkins University, Baltimore
Consumer News in Spanish