See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

A los padres les preocupan los niños que son quisquillosos para comer ¿pero cuál es la solución?

parent and fussy eater

VIERNES, 21 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Las batallas nocturnas a la hora de la cena que muchos padres tienen con niños que son quisquillosos para comer pueden ser agotadoras. Ahora, una investigación sugiere que presionar o recompensar a esos niños para que coman de forma más saludable podría resultar contraproducente.

"Esas prácticas pueden reforzar que sean quisquillosos para comer, aumentar las preferencias por alimentos malsanos, y conducir a un aumento excesivo de peso", advirtió en una declaración la autora del estudio, Holly Harris, del Centro de Investigación en Salud Pediátrica de la Universidad de Tecnología de Queensland, en Australia.

Un pediatra de EE. UU. se mostró de acuerdo.

"Los padres que gestionan a los niños que son quisquillosos para comer con coerción o sobornos podrían estar preparando al niño para problemas en el futuro", señaló el Dr. Michael Grosso, presidente de pediatría en el Hospital de Huntington de Northwell Health, en Nueva York.

En el estudio, los científicos australianos dieron seguimiento a más de 200 mamás y papás. Sus hijos tenían entre 2 y 5 años de edad, y las familias provenían de un área pobre de Queensland.

Los padres respondieron a preguntas sobre ellos mismos, sus hijos, los hábitos de alimentación de sus hijos, sobre cómo respondían a los patrones de alimentación de sus hijos, y si se preocupaban o no por la forma en que sus hijos comían.

Las mamás y los papás parecían estar de acuerdo en si el niño era quisquilloso para comer o no. Pero las mamás se preocupaban más sobre la conducta de alimentación de sus hijos, y se sentían más angustiadas por los llantos, los berrinches y las arcadas.

Los investigadores sospechan que la preocupación adicional de las mamás podría ser el motivo de que fueran más propensas a intentar sobornar o presionar al niño para que comiera. Los papás también intentaban presionar a sus hijos para que comieran. Pero los investigadores apuntaron que no se debía a una preocupación respecto a que el niño fuera quisquilloso para comer. En lugar de eso, los investigadores creen que los papás podrían simplemente estar intentando acortar la batalla para comer.

¿Qué pueden hacer los padres para aliviar los berrinches a la hora de comer?

Grosso y la psicóloga Judy Malinowski ofrecieron sus opiniones, y ambos concurrieron en que es muy importante que los padres comprendan qué es normal en el desarrollo de sus hijos.

"Los niños pasan por varias etapas de desarrollo, y parte de eso implica un sentido del gusto cambiante. Quizá esta semana no les guste lo que les gustaba la semana pasada, y esto puede deberse a la textura, el color o el olor de la comida", explicó Malinowski, de Ascension Eastwood Behavioral Health en Novi, Michigan.

Grosso dijo que el mayor problema que ve con la alimentación es que los padres creen que los niños están comiendo demasiada poca comida. Pero los niños pequeños no necesitan mucha comida.

"La mayoría de los niños autorregulan su ingesta de alimentos de forma adecuada", dijo, y añadió que con frecuencia calma a los padres mostrándoles que su hijo está justo donde debería según las tablas de crecimiento.

El siguiente problema importante, dijo, Grosso, son las luchas de poder. "Los niños pequeños intentan a toda costa establecer su propia esfera de autonomía, y una de las pocas cosas que los niños pequeños pueden controlar es lo que comen. Si los padres intentan ser demasiado restrictivos, los niños reaccionan", apuntó.

Ambos expertos dijeron que la clave es ofrecer opciones. Grosso sugirió ofrecer solo opciones saludables, porque "dada la elección entre sano y malsano, los niños comerán dulces antes que zanahorias".

También recomendó que los niños beban unas porciones de leche adecuadas según su edad. "Los niños necesitan calcio y vitamina D, pero no deben obtener la mayor parte de sus calorías de una sola fuente", dijo Grosso.

Malinowski aconsejó implicar a los niños en la cocción de la comida siempre que sea posible. También sugirió ofrecer opciones como "¿Quieres este alimento o este otro?" o "¿Quieres mucho o poco?".

Elogie a los niños por probar alimentos nuevos y por comerse lo que hay en el plato, dijo Malinowski. "Pero no los castigue ni los soborne por nada que tenga que ver con la comida. Esto crea la idea de que un alimento es mejor que otro", apuntó.

Y la buena noticia es que la mayoría de los niños superan la etapa de ser quisquillosos para comer, o al menos tienden a hacerse menos quisquillosos a medida que crecen, aseguró Grosso.

Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista Journal of Nutrition Education and Behavior.

Más información

Para más información sobre cómo ayudar a un niño que es quisquilloso para comer, visite el Child Mind Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Michael Grosso, M.D., chair, pediatrics, Northwell Health Huntington Hospital, Huntington, N.Y.; Judy Malinowski, M.A., psychologist, Ascension Eastwood Behavioral Health, Novi, Mich.; Sept. 17, 2018, Journal of Nutrition Education and Behavior
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.