Humo de autobús escolar afecta más a los niños abordo

Estudio halla que existe más aire malo dentro que fuera

Randy Dotinga

Randy Dotinga

Updated on March 29, 2006

VIERNES 8 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Los gases tóxicos producidos por los autobuses escolares diesel resultan mucho peores para los pasajeros abordo que para los transeúntes, según sugieren nuevos hallazgos.

El análisis de una investigación previa revela que los niños que viajan en el interior de un autobús escolar diesel inhalan tanto gas tóxico como todas las otras personas que están expuestas a los gases expedidos por el tubo de escape del autobús, dijo el coautor del estudio, Julian Marshall, estudiante de postgrado de la Universidad de California en Berkeley que investiga la contaminación atmosférica y la salud. "Esto significa que los niños están inhalando más contaminación que usted y yo", señaló.

Por otra parte, dijo Marshall, viajar en autobús escolar es aún más seguro que en automóvil. "No quiero que los padres piensen que el aire en el autobús es terrible, y por eso deben llevar a sus hijos en coche a la escuela porque ya no pueden confiar en un autobús escolar".

De acuerdo con la Union of Concerned Scientists (Unión de Científicos Preocupados), la gran mayoría de los 442,000 autobuses escolares estadounidenses aún usan combustible diesel, aunque algunos autobuses más recientes dependen de gas natural, que se considera más seguro. La exposición a los gases de combustión de diesel ha estado asociada a una variedad de enfermedades, incluyendo el cáncer y las enfermedades respiratorias como el asma y la bronquitis crónica.

"Lo que hemos visto por todo el país es que los niños viajan en algunos de los vehículos más viejos de la carretera", aseguró Patricia Monahan, analista principal de la organización defensora, que hace presión para autobuses más seguros. "Los autobuses escolares tienden a permanecer en funciones durante 20, 30 ó 40 años, y muchos de ellos no tienen que cumplir con los nuevos estándares de contaminación".

En 2002, los investigadores midieron en Los Ángeles los niveles de contaminación dentro de los autobuses escolares y hallaron que las cantidades significativas procedían de los gases de combustión de los mismos autobuses. Sin embargo, aún no está claro cómo estos gases se introducen en los autobuses desde sus motores. "Los gases podrían salir por el tubo de escape, para luego circular en torno al autobús y a través de la ventana", declaró Marshall. "Otra posibilidad es que hayan múltiples grietas y filtraciones en el suelo y el tubo de escape".

En el nuevo estudio, Marshall y un colega analizaron los datos de un estudio previo y trataron de determinar cuánto humo de autobús terminaba en los pulmones de los pasajeros y otros residentes de la ciudad. Reportan sus hallazgos en la edición del 15 de abril de Environmental Science and Technology.

Los investigadores estimaron que la cantidad de contaminación de diesel respirada por los 40 niños dentro de un autobús escolar diesel era casi igual a las partículas de los gases del autobús que son respirados por cientos de miles de otras personas que viven en la dirección del viento en un área urbana normal.

"Los números eran bastante altos y sorprendentes", afirmó Marshall, que espera que su investigación hará que los peligros de la contaminación atmosférica sean más comprensibles para los políticos.

¿Qué podemos hacer? La mejor solución es reemplazar los autobuses de diesel, dijo Monahan. Pero no es fácil. "Los distritos escolares y los padres se hallan en una posición difícil. No querrán cambiar libros por autobuses", explicó. "Está en las manos del gobierno federal o estatal salir a la palestra y suministrar fondos para autobuses escolares más limpios".

Más información

Para más información sobre los autobuses escolares, visite la Union of Concerned Scientists.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ