Los investigadores se concentran en la enfermedad hepática infantil

Diagnostican dos tipos de enfermedades de células grasas en niños obesos

MARTES 18 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Tan sólo hace dos décadas, los doctores suponían que sólo los alcohólicos podían desarrollar una condición que llena el hígado de grasa, pero resulta que los niños obesos también pueden sufrir de esa condición.

Ahora, los investigadores han señalado dos variaciones de la versión pediátrica de la enfermedad.

El Dr. Jeffrey Schwimmer, profesor asistente de pediatría en la Universidad de California en San Diego, afirmó que estos hallazgos podrían ayudar a los médicos a desarrollar nuevas maneras para tratar la enfermedad del hígado graso no alcohólica en los niños. Actualmente, hay poco que se pueda hacer excepto indicar a los niños que luchen contra la enfermedad perdiendo peso.

"En este momento no hay pastillas que recetar", apuntó Schwimmer. "Estoy seguro de que pronto habrá. Pero necesitamos la ciencia. Adivinar no es suficiente. Tenemos que saber qué funciona y qué no funciona".

Tanto en niños como en adultos, la enfermedad del hígado graso ocurre cuando se acumula un depósito de grasa dentro de las células del hígado. "La función de las células se impide y las células del hígado no pueden hacer su trabajo", explicó la Dra. Anna Lok, profesora de medicina interna en la Universidad de Michigan.

A medida que las células del hígado fallan, se puede desarrollar dolor abdominal junto con condiciones serias como la cirrosis (cicatrización), hepatitis y hasta cáncer hepático.

El hígado realiza muchos trabajos en el cuerpo, incluyendo el filtrado de sustancias foráneas tales como el alcohol, y el alcohol puede sobrecargar el hígado en adultos que beben demasiado. Sin embargo, los doctores se han dado cuenta de que los niños también pueden desarrollar la enfermedad, especialmente si son obesos. Hasta entre un 10 y un 50 por ciento de los niños obesos podría estar afectado.

"En muchas maneras, esta es una enfermedad emergente", dijo Schwimmer, que también es director de la Clínica del Hígado Graso en el Hospital de Niños de San Diego. "Es común, pero no sabemos mucho de ella".

Schwimmer y sus colegas estudiaron 100 niños entre los 2 y los 18 años de edad que habían sido diagnosticados con enfermedad de hígado graso no alcohólica entre 1997 y 2003. Los investigadores reportaron sus hallazgos el 18 de mayo en la conferencia anual Digestive Disease Week (semana de las enfermedades digestivas) en Nueva Orleáns.

Parecía haber dos tipos de la enfermedad, las que los investigadores denominaron Tipo 1 (como la de los adultos) y Tipo 2 (más común en niños, especialmente los obesos).

El Tipo 2 tenía tres veces más probabilidades de darse en niños que el Tipo 1, a la vez que era mucho más serio, con un 15 a 20 por ciento de los afligidos que sufrieron de cicatrización en el hígado. La enfermedad avanzada del hígado y la cirrosis sólo se encontraron en niños con Tipo 2. También, el Tipo 2 era más común en los varones y en los niños latinos y de minorías.

No está claro si los efectos de la enfermedad son permanentes en los niños, apuntó Schwimmer. Los científicos todavía están tratando de averiguar si el hígado se puede regenerar a sí mismo luego de la cicatrización.

Lok agregó que los hallazgos son importantes porque permitirán a los médicos desarrollar tratamientos individuales para estos dos tipos de enfermedad.

También dijo que la investigación ayudará a los médicos a refinar sus exámenes en los niños. "Es importante que los doctores no busquen lo que buscan en adultos", apuntó.

Más Información

Obtenga más detalles sobre la enfermedad del hígado graso de la Liver Foundation.

FUENTES: Jeffrey Schwimmer, M.D., assistant professor, pediatrics, University of California at San Diego, and director, Fatty Liver Clinic, Children's Hospital, San Diego; Anna Lok, M.D., professor, internal medicine, University of Michigan, Ann Arbor; May 18, 2004, presentation, Digestive Diseases Week conference, New Orleans
Consumer News in Spanish