Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los padres se rinden ante la batalla del asiento elevado

Estudio encuentra disponibilidad para negociar asunto de seguridad restringe el uso

Lunes, 07 de octubre (HealthDayNews) -- La mayoría de los padres saben que los niños deben usar los asientos elevados. Sin embargo, no saben a qué edad es seguro graduar a un niño con un cinturón de seguridad.

Un nuevo estudio encuentra que los padres no están seguros de cuándo es seguro que los hijos no usen el asiento elevado, un asiento, tipo plataforma, para niños mayores que ayuda a que las partes de hombros y regazo del cinturón de seguridad se ajusten apropiadamente. También encuentra que los padres quienes son menos probables a usar el asiento elevado son aquellos quienes negocian con sus hijos sobre todo incluso la seguridad para evitar un berrinche.

De acuerdo con expertos en seguridad, el tiempo para que los niños usen un cinturón de seguridad es cuando éste cruza los hombros y cruza abajo en las caderas. Esto ocurre cuando el niño pesa aproximadamente 80 libras (36.3 kg), mide 4 pies, 9 pulgadas (1.22 m, 23 cm), y al menos 8 años de edad.

Por lo tanto, ahora lo sabes, insistirás a tu niño de 7 años que use el asiento elevado, ¿verdad? Después de todo, Los accidentes de vehículos de motor son la causa principal de muerte entre niños de 4 a 14 años, de acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad en el Tránsito.

No necesariamente, según los autores del nuevo informe, que aparecen en la edición de octubre de "Pediatrics".

Una mayor barrera para usar los asientos elevados no es el conocimiento, es la actitud y el estilo de crianza. Niños mayores pueden poner a sus padres en situaciones difíciles en cuanto a sentarse en un asiento elevado, especialmente si sus amigos o hermanos no tienen que hacerlo, o si ya han estado usando un cinturón de seguridad, indicó la doctora Flaura Winston, autora del estudio y directora de TramaLink: El Centro Interdisciplinario de Investigación de Trauma Pediátrico en el Childrens Hospital de Filadelfia.

Muchos padres, para las rabietas, simplemente se rendirán.

"Los padres dicen: 'Peleamos para que vayan a dormir. Peleamos para que se coman los guisantes. No puedo soportar pelear con ellos por algo más' ", dijo Winston.

Los investigadores dicen que esta actitud de los padres de que la seguridad es negociable es un obstáculo en incrementar el uso de los asientos elevados.

Los investigadores condujeron grupos enfocados y entrevistas telefónicas a 111 padres e hijos acerca de su conocimiento y actitudes hacia los asientos elevados.

Encontraron que los padres quienes trazaron una distinción entre las reglas "negociables" tales como la hora de ir a dormir, la hora del baño o el comer vegetales y las reglas "no negociables" tal como usar un asiento protector fueron más propenso a usar asientos elevados.

Los padres quienes consideran todas las cosas sobre la mesa de negociación eran menos propensos a usar los asientos elevados.

"La negociabilidad es una diferencia clave entre los padres quienes usan asientos elevados y padres quienes usan cinturones de seguridad para sus hijos", sostuvo Winston. "Los padres quienes usaron asientos elevados trazaron una distinción entre la seguridad, que no era negociable, y el comportamiento de los niños como los hábitos alimentarios y las siestas . . . Para estos niños, los asientos elevados fueron aceptados como la única opción".

Winston afirmó que dice a los padres que insistan en únicamente los asuntos más importantes, la seguridad es uno de ellos.

"Los padres están bombardeados con mensajes acerca de cómo ser un buen padre", dijo. "Podemos hacerlo más fácil para ellos. Necesitan seleccionar sus batallas. La seguridad no debe ser negociable. Pero si un niño rehúsa comer sus guisantes, bueno, uno puede suministrarle vitaminas en su lugar. Esto no es algo por lo que uno deba preocuparse".

Los padres quienes insisten en los asientos elevados también perciben menos riesgo de participar en un accidente automovilístico serio que los padres quienes usaron asientos elevados. Tendían a hacer comentarios como "conducir un auto seguro" o "ser un conductor seguro", de acuerdo con el estudio.

Estos padres también justificaron su uso de cinturones de seguridad en lugar de asientos elevados, citando las leyes del estado. La mayoría de los estados requieren que los niños estén en asientos elevados sólo hasta cumplir los 4 años, aunque aproximadamente 13 estados han adoptado leyes más estrictamente redactadas.

La inconveniencia y el costo fueron otras razones citadas para no usar los asientos elevados.

Stephanie Tombrello, directora ejecutiva de SafetyBeltSafe U.S.A. , expuso que los asientos elevados están disponibles desde un precio tan módico como $20. Algunos pesan unas pocas libras y pueden trasportarse fácilmente si el niño va a ir en el auto de alguien más.

La organización de Tombrello ha creado un currículo para kindergarten a tercer grado que los maestros pueden usar para introducir a los niños la idea del asiento elevado. Lo que muchos padres no se dan cuenta, planteó, es que los niños en realidad están más cómodos en el asiento elevado que cuando usan un cinturón de seguridad adulto.

El asiento elevado los sostiene de manera que pueden ver fuera de la ventana. Les permite una buena postura y sus rodillas están dobladas, en lugar de tener el cinturón del regazo cortándoles por el medio y la parte del hombro en frente de su cara.

Muchos niños tratarán de compensar por la incomodidad de colocarse el cinturón del hombro bajo el brazo o por la espalda, argumentó. Incluso en un accidente a poca velocidad, esto colocará la presión en áreas equivocadas del cuerpo del niño y es muy peligroso.

"Para los niños, la diferencia en la comodidad es simplemente increíble cuando están en un asiento elevado", dijo.

Qué hacer

Para más información acerca de comprar un asiento elevado, y el uso apropiado de estos, visita SafetyBeltSafe U.S.A..

Fuentes: Flaura Winston, M.D., Ph.D., directora, TraumaLink: El Centro Interdisciplinario de Investigación de Trauma Pediátrico, Childrens Hospital, Filadelfia; Stephanie Tombello, M.SW., directora ejecutiva, SafetyBeltSafe U.S.A., Torrance, Calif.; octubre de 2002, "Pediatrics"
Consumer News in Spanish