Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Seguridad en la Navidad

La seguridad debe estar presente en la selección de juguetes en esta época

Lunes, 9 de diciembre (HealthDayNews) -- Los padres que buscan el regalo perfecto para sus hijos en esta temporada festiva deben pensar primero en la seguridad.

Algunos juguetes son tóxicos, otros son peligrosos para los ojos y algunos pueden presentar peligro de ahogamiento.

"Los padres no deben presumir que todo juguete que esté en los anaqueles es seguro o ha sido probado por el gobierno", indicó Elizabeth Hitchcock, directora de comunicaciones para el Grupo de Investigación de Interés Público de EE.UU. (PIRG, pos sus siglas en inglés).

El PIRG ha publicado 17mo informe anual para el consumidor, titulado "Trouble in Toyland", que documenta peligros potenciales que el grupo encontró en anaqueles de las tiendas en los pasados meses.

Hitchcock enfatizó que el PIRG tiene un personal limitado para realizar las inspecciones de estos juguetes, así que es imposible incluir todos los juguetes potencialmente peligrosos. Aunque el informe es un punto de partida, los padre deben examinar concienzudamente cada juguete que piensen comprar a sus hijos.

Cada año, de 150,000 a 200,000 niños estadounidenses son tratados a causa de lesiones relacionadas con juguetes, dijo la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (CPSC, por sus siglas en inglés).

Aproximadamente 15 niños mueren cada año en los Estados Unidos mientras juegan con juguetes. Esas muertes pueden ser causadas por ahogamiento con objetos pequeños, por caídas de juguetes con ruedas o por ser golpeados por autos o por caídas en piscinas mientras jugaban con un juguete con ruedas, indicó la comisión.

Hitchcock sostuvo que el ahogamiento con juguetes u objetos pequeños es el principal peligro.

Los ojos también pueden ser especialmente vulnerables. En el 2001, casi 10,000 niños fueron tratados en salas de emergencia de hospitales estadounidenses para lesiones en los ojos causadas por juguetes y equipo deportivo, indicó Prevent Blindness America.

Pistolas de balines y de BB, juguetes de armas, hondas o juguetes impulsados por hondas responden por 1,917 de dichas lesiones oculares.

Muchos padres creen erróneamente que no existe peligro, o que existe muy poco, en cuanto a un arma de balín o de BB porque tuvieron una cuando pequeños y nunca se lastimaron, explicó el doctor John B. Jeffers, director del departamento de emergencia en Wills Eye Hospital en Filadelfia.

Sin embargo, su experiencia en la sala de emergencia aclara cuán peligrosas pueden llegar a ser estas armas. Y con decir únicamente a un niño que no apunte a otro con un balín, no va a reducir el peligro.

Armas que arrojan cápsulas de pintura (paintball) y armas de agua de alta presión también pueden infligir lesiones a los ojos, manifestó.

Al igual que sucede con la armas o los juguetes con bordes puntiagudos, muchos padres no piensan acerca de la seguridad de los juguetes hasta que sus hijos sufren de una lesión ocular, indicó Jeffers. Esto puede tornar a los padres de pronto en los defensores más fervientes de la seguridad en los juguetes.

Prevent Blindness America dijo que las armas de balines, las hondas, las armas de agua y cualquier otro juguete que dispare o expulse proyectiles se debe eliminar de la lista de regalos.

Inspecciona los juguetes para asegurar que no tienen puntas filosas o puntas que puedan causar lesión en los ojos, recomienda la organización. Los juguetes deben soportar el impacto. No compres a los niños pequeños juguetes con piezas pequeñas. Esto podría aumentar el riesgo de ahogamiento.

Examina con regularidad los juguetes de tus niños para piezas rotas. Si no se pueden reparar para que sea seguros, bótalos. Niños mayores con frecuencia modifican los juguetes para hacerlos poco seguros. Está alerta.

Lee las instrucciones y las etiquetas para determinar si ciertos juguetes son apropiados para la capacidad y la edad del niño. Las etiquetas que indican la edad en los juguetes están allí por seguridad así como una guía para el desarrollo.

También debes recomendar a familiares y amigos regalos que entiendan que son apropiados para tu hijo, de manera que no compren algo que sea un peligro potencial.

Manténte alertar para recogidos de juguetes. También se puede encontrar anuncios sobre recogido de juguetes enfrente de la tiendas. Lleva el juguete del recogido de vuelta a la tienda donde lo compraste.

St Louis Children's Hospital sugiere a continuación más consejos de seguridad para comprar juguetes:

  • Si vas a comprar una bicicleta a tu hijo, un scooter, un patineta o patines en línea, el niño necesita tener un casco que se ajuste adecuadamente. Los cascos pueden reducir las lesiones de la cabeza hasta en un 85 por ciento, indicó la CPSC. El casco de tu hijo debe ajustarse adecuadamente de manera que no se deslice hacia atrás. Luego de que ajustes las correas del casco según indican las instrucciones, pega las correas con cinta adhesiva o cóselas para que no se suelten. No olvides muñequeras ni protectores de rodilla si tu hijo recibe patines en línea, una patineta o un scooter.
  • No compres juguetes que presentan un peligro de ahogamiento para niños de 3 años o menos. Esto incluye juguetes grandes que contengan partes pequeñas que puedan desprenderse y ahogar al niño. Existe un método práctico; si un juguete pasa dentro del tubo de papel de baño, es demasiado pequeño para un niño que todavía gatea. Globos de látex representan el mayor peligro de ahogamiento para niños pequeños.
  • Si estás considerando un bate y una bola para un niño pequeño, elige los de goma suave.
  • Peluches grandes son una opción siempre y cuando no los coloques en la cuna, donde existe el peligro de asfixia.
  • Cuando compres juguetes eléctricos tales como trenes o autos de control remoto, busca la etiqueta que dice "Aprobado UL".

Qué hacer

Para leer el informe "Trouble in Toyland" del Grupo de Interés de Investigación Pública, presiona aquí. El PIRG también ofrece otros consejos de seguridad de los juguetes.

Fuentes: Elizabeth Hitchcock, directora de comunicaciones, Grupo de Interés de Investigación Pública, Washington, D.C.; John B. Jeffers, M.D., directos, departamento de emergencia, Wills Eye Hospital, Filadelfia
Consumer News in Spanish