See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Testosterona: inyección en el brazo para lo que aqueja a los varones de edad avanzada

La terapia ayuda a los hombres que batallan contra los bajos niveles de dicha hormona

Lunes, 5 de agosto (HealthDayNews) -- Eres un hombre de mediana edad quien todavía puede reconocer su cumpleaños número 40 en el espejo retrovisor sin tener que entrecerrar los ojos a través de los espejuelos.

Sin embargo, casi no puedes evitar la inquietante sospecha de que tu desempeño está empezando a decaer; en las reuniones de junta, en el dormitorio o en el campo deportivo.

El problema pudiera ser bajos niveles de testosterona. Y un simple cuestionario de diez partes puede ayudar a determinar si la terapia de reemplazo de testosterona es la forma de ponerte de nuevo en carrera.

La falta de energía, la depresión, la disminución en el desempeño laboral y en los deportes, dormirse luego de la cena, la pérdida muscular, el aumento de peso, libido baja, erecciones débiles; éstos son sólo unos síntomas de niveles bajos de testosterona, también aludida como la andropausia.

Es un problema común. La Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) estima que de 4 a 5 millones de estadounidenses sufren de testosterona baja, pero sólo aproximadamente 5 por ciento reciben tratamiento.

El cuestionario de la Deficiencia de Andrógeno en Hombres de Edad Avanzada (ADAM, por su siglas en inglés) pudo mejorar esos números de personas tratadas al ayudar a hombres de 40 ó más a reconocer las señales de la disminución de testosterona, un proceso lento que puede ocurrir de 10 a 15 años.

El cuestionario fue desarrollado por el profesor de gerontología, doctor John Morley, director de la división de medicina geriátrica en la Escuela de Medicina de St. Louis University.

"Solíamos decir: 'Te estás poniendo viejo'. Bien, ahora sabemos que te pones viejo porque tus hormonas masculinas están disminuyendo, y el reemplazo de la hormonas masculinas puede hacerte sentir más joven y estar más activo y ser más eficaz", indicó Morley.

Sería demasiado caro realizar pruebas de reemplazo hormonal en todos los hombres mayores de 40, el cuestionario es una herramienta de evaluación barata y eficaz para educar y alentar a los hombres a hablar con sus doctores acerca de la testosterona baja.

Si las respuestas de un hombre a las 10 preguntas demuestran un problema potencial, su doctor puede entonces realizar una prueba hormonal para revisar los niveles de testosterona.

Si hay una deficiencia, los hombres podrían necesitar la terapia de reemplazo hormonal, que puede ofrecer una importante mejoría en la calidad de sus vidas, sostuvo Morley.

Al menos 70 por ciento de los hombres quienes reciben terapia de reemplazo hormonal obtienen alivio de sus síntomas, y casi cada hombre tendrán un incremento en su masa muscular y quizás en su densidad mineral ósea, afirmó Morley.

"Es muy eficaz. Puedes normalizar los niveles de testosterona", indicó el doctor Richard F. Spark, director del Laboratorio de Investigación de Esteroides del Beth Israel Deaconess Medical Center.

Algunos comparan la testosterona baja en los hombres con la menopausia en las mujeres, pero Spark recalcó que esto es un concepto erróneo.

"No hay nada dramático que ocurra en los hombres, como los sofocones que ocurren en las mujeres que dan señales de que hay alguna interrupción en la producción de hormonas", expuso Spark, quien también es autor de "Sexual Health for Men: The Complete Guide".

Mientras que las mujeres experimentan una declinación abrupta en la producción de estrógeno, los hombres tienen un decaimiento gradual de testosterona.

Muchos hombres con el tratamiento de testosterona se sienten más fuertes, más confiados, tiene una sensación mejorada de bien estar y son más eficaces en el trabajo, indicó Spark.

En los Estados Unidos, la terapia de reemplazo hormonal se realiza de tres formas: con inyecciones, parches de la piel o gel cutáneo. Las inyecciones se administran cada dos semanas; los parches y el gel necesitan aplicarse cada día.

También es un compromiso para toda la vida.

"Si desean mantener sus niveles de testosterona elevados, tendrán que hacer esto por el resto de sus vidas", enfatizó Spark.

Advirtió que la terapia hormonal no es una fuente de la juventud. Si tienes 60 años, no te restaurará un cuerpo atlético de 21 años; si alguna vez tuviste uno.

"Hay otros hombres quienes están esperando demasiado del tratamiento, y están en desacuerdo cuando no reciben los resultados con los que fantasearon", manifestó Spark.

Y en cuanto a los efectos secundarios, "la principal preocupación siempre ha sido si el suplemento de testosterona colocaría a un hombre en mayor riesgo de desarrollar cáncer prostático que otro hombre de la misma edad quien normalmente tiene el mismo nivel de testosterona y no está tomando suplementos de testosterona", agregó Spark.

Algunos hombres que reciben el tratamiento de testosterona también necesitan tener vigilado su conteo de glóbulos rojos. La terapia a veces puede elevar los conteos de glóbulos rojos a niveles peligrosamente altos, y podría incrementar el riesgo de derrames cerebrales. En estos casos, el tratamiento de testosterona debe detenerse, indicó Spark.

He aquí el cuestionario de ADAM. Si tu respuesta es "sí" a las preguntas uno a la siete, o "sí" a tres o más preguntas, Morley sugiere que hagas una cita con tu doctor para discutir los resultados.

  • ¿Tienes una disminución en la libido?
  • ¿Tienes falta de energía?
  • ¿Tienes disminución en la fuerza y/o en la resistencia?
  • ¿Has perdido altura?
  • ¿Has notado una disminución en el "disfrute de la vida"?
  • ¿Estás triste o malhumorado?
  • ¿Tienes menos erecciones fuertes?
  • ¿ Has notado un reciente deterioro en tu capacidad para practicar deportes?
  • ¿Te duermes luego de la cena?
  • ¿Ha habido un reciente deterioro en tu ejecución en el trabajo?
Qué hacer

Para más información, he aquí un sitio que explica la andropausia Puedes conocer más acerca de las hormonas en el portal del Dr. Spark.

Fuentes: John Morley, M.D., B.Ch., profesor de gerontología y director, división de medicina pediátrica, Escuela de Medicina de St. Louis University; Richard F. Spark, M.D., profesor clínico asociado, medicina, Escuela Médica de Harvard, y director, Laboratorio de Investigación de Esteroides, Beth Israel Deaconess Medical Center, Boston
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined