Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La felicidad matrimonial no está garantizada

El tipo de persona que eras antes de echarte la soga, es la clave

Viernes, 28 de marzo (HealthDayNews) -- Mientras intercambian votos matrimoniales, muchas parejas imaginan una vida de felicidad perpetua.

Pero una nueva investigación demuestra que aunque parece impulsar la satisfacción de la vida en cierto grado, cuán felices son las parejas luego de enlazar sus vidas tiene mucho que ver con cuán satisfechos estaban con su vida antes de casarse.

Las personas quienes tienden a ser felices antes de casarse son probables de encontrar que son felices después y las personas que están menos satisfechas con su vida antes de casarse permanecen así, según un estudio en la edición de marzo de la "Journal of Personality and Social Psychology".

Las personas se adaptan a nuevas circunstancias, explica el autor del estudio Richard E. Lucas, un profesor auxiliar de psicología en Michigan State University en East Lansing.

"Las personas quienes se casaron eran más felices que el promedio antes de casarse", apuntó, que también sugiere que ser un optimista hace a una persona más propensa a casarse.

Por otro lado, cuando aquellos que por lo general no son muy felices se casan, reportan un mayor aumento en su nivel de felicidad, encontró el estudio. Esto pudiera ser debido a que estaban solos y obtenían ganancia de una unión que una persona feliz quien siempre ha tenido muchos contactos sociales, sugieren los investigadores.

El estudio también evalúa la felicidad de quienes han perdido una esposa y encontró que aunque tanto hombres como mujeres están inicialmente insatisfechos con la vida luego de que su pareja muere, las mujeres tienden a afectarse más profundamente en los primeros años de duelo. Aun así, ambos sexos se adaptan y regresan a los niveles previos de felicidad aproximadamente ocho años luego de su ser querido.

Los investigadores utilizaron datos del Estudio Alemán del Panel Socioeconómico que incluyó más de 24,000 individuos conectados al azar por teléfono. En los 15 años del estudio, 1,761 participantes comenzaron el estudio sin estar casados, se casaron y permanecieron casados hasta finalizar el estudio o no pudieron volver a contactarse. Estos individuos representaban 79 por ciento de todos aquellos quienes se casaron en algún momento del estudio.

Las encuestas se condujeron por medio de entrevistas cara a cara cuando fue posible, y los participantes se contactaron anualmente.

Las preguntas incluyeron estado civil, empleo, ingreso, y quejas en cuanto a la satisfacción de la vida. Los sujetos clasificaron su satisfacción en una escala de 1 a 10 (en lo cual 10 era ser totalmente feliz). Los investigadores establecieron un control por cambios anuales en la satisfacción de vida en general en Alemania debido a la caída del muro de Berlín y otros factores.

Muchos otros estudios han reportado sobre el matrimonio y la felicidad, la mayoría no dio seguimiento a los participantes a través de los años de estar soltero y luego casado, dijo Lucas. Este estudio tiene la ventaja de proveer información mediante un número de ciclos de vida, apuntó.

Aunque muchos otros factores pueden afectar la felicidad de uno, dijo Lucas, estos hallazgos reflejan "lo que sucede, en promedio, con las personas luego de que se casan".

"El matrimonio no cambia tremendamente nuestra satisfacción de la vida", concluyó, añadiendo que esto no implica que no tenga beneficios. Otros estudios han indicado que son más saludables o mejor económicamente.

Robert Coombs ciertamente cree que el matrimonio tiene sus ventajas. El psicólogo clínico de la Universidad de California en Los Angeles ha conducido una amplia investigación sobre cómo el matrimonio afecta a las personas. Dijo que no hay duda de que "es un beneficio a la salud mental estar casado".

Otros estudios han demostrado un aumento más sustancial en la felicidad traída por el matrimonio, sin mencionar otros beneficios a la salud física y mental, manifestó.

Si un matrimonio es bueno, tener una pareja comprensiva que esté allí y escuche confiere beneficios incalculables, agregó Coombs. "Es como tener un psiquiatra en vivo y directo".

Coombs dice que las personas se adaptan y quienes por lo general son felices permanecerán felices, aunque los menos contentos podrían continuar sintiéndose insatisfechos. "El mejor pronosticador del futuro es el pasado", dijo.

Pero sigue siendo un ferviente defensor del matrimonio: "Tener una buena pareja te hace más saludable".

Más información

Para descubrir cómo el sexo se relaciona con la felicidad marital, visita Hope College. Para más sobre el estado del matrimonio hoy día, pulsa aquí en el Concilio de Investigación de la Familia.

Fuentes: Richard E. Lucas, Ph.D., profesor auxiliar, psicología, Michigan State University. East Lansing; Robert Coombs, Ph.D., psicólogo clínico, Universidad de California, Los Angeles; marzo 2003, "Journal of Personality and Social Psychology"
Consumer News in Spanish