Cerebro chocolatoso

El deseo por el chocolate puede ser señal de adicción, según un estudio

Miércoles, 10 de octubre (HealthDayNews) Al examinar personas comiendo chocolate, investigadores dijeron que pudieron identificar áreas específicas del cerebro que marcan la adicción y los trastornos alimentarios.

El chocolate es el alimento más deseado en los Estados Unidos, según han encontrado los investigadores. Para explorar la intensidad de las ansias, investigadores de Northwestern University utilizaron tomografías por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés).

Dana Small, profesora auxiliar de neurología en la Escuela de Medicina Northewestern, en Evanston, Illinois y sus colegas, dieron a 15 personas que se clasificaron a sí mismos como "chocohólicos", de 16 a 74 cuadros de chocolate, les dijeron que dejaran derretir en su boca lentamente cada pedazo de chocolate. Los investigadores midieron la actividad cerebral mientras continuaban comiendo más allá del punto en que no deseaban más.

Cuando las personas dijeron que disfrutaban el chocolate, los investigadores encontraron que el flujo de sangre aumentó en las áreas frontales del cerebro y entre las áreas profundas, las mismas que son activadas por drogas adictivas como cocaína.

Sin embargo, mientras los sujetos continuaron comiendo chocolate, llegaron a un punto en que no lo deseaban más. Aunque el chocolate se convirtió en desagradable para ellos, las partes del cerebro que fueron activadas cambiaron al lado y luego al frente, a la corteza lateral orbital y la corteza prefrontal, áreas que las investigaciones anteriores han demostrado que están asociadas con la decisión de dejar de comer.

Small dijo que las personas con trastornos alimentarios pueden tener un mecanismo cerebral bifurcado. Ella especula que el cerebro de las personas que comen en demasía puede que tome más tiempo en decidir que continuar comiendo es desagradable.

"Este estudio sugiere que hay áreas diferentes del cerebro que procesan el compensar cosas versus el castigar cosas. Este es el primer estudio que observa la respuesta cerebral a un alimento verdaderamente gratificante", dijo Small.

La investigación se reportó en la edición de septiembre de la revista "Brain".

Los neurólogos creen que las drogas adictivas como la nicotina o la heroína cambian el mecanismo del cerebro con el tiempo, llevándolo a la adicción. Sin embargo, estudiar el mecanismo es difícil porque durante el tiempo en que los adictos son estudiados, los cambios ya han ocurrido. "Comenzamos con descubrir cómo es un cerebro saludable, de esa forma tenemos una base de comparación", dijo Small.

Sin embargo, si el chocolate es adictivo, es debatible. La adicción, definida clínicamente, lleva a la tolerancia, lo que significa que una persona debe consumir más y más para tener el mismo efecto o sufrir los síntomas de retraimiento, dijo David Zald, profesor de psicología en Vanderbilt University en Nashville Tennessee.

Las personas no desarrollan tolerancia al chocolate o se vuelven nerviosas y ansiosas cuando no lo comen, dijo Zald.

"El chocolate es uno de los sabores más placenteros que conocemos como humanos", dijo Zald. "Si podemos entender cómo el cerebro procesa cosas que son gratificantes, podemos comenzar a entender cómo el cerebro procesa la adicción".

El mecanismo del cerebro que causa que la primera mordida sepa mejor, pero comer se convierte progresivamente en menos gratificante hasta que se vuelve desagradable probablemente es muy importante para controlar cuánto consumimos, dijo Zald. De forma interesante, los hombres del estudio perdieron su motivación de comer chocolate más rápido que las mujeres, insinuando la posibilidad de diferencias de género en cómo se desarrollan los trastornos alimentarios y las adicciones, dijo.

"Si no tuvimos los mismos resultados decrecientes, ¿qué nos alejaría de continuar comiendo y comiendo? Es un mecanismo importante", dijo Zald.

Qué hacer

Lee acerca de la historia del chocolate en The Sweet Science of Chocolate.

¿Buscas recetas buenas para alimentar tus antojos? Visita chocolates Godiva o Culinary Chef.

FUENTES: entrevistas con Dana Small, Ph.D., profesora auxiliar de neurología, Escuela de Medicina de Northwestern University, Evanston, Illinois; David Zald, Pph.D., profesor de psicología, Vanderbilt University, Nashville, Tennessee; "Brain", septiembre de 2001
Consumer News in Spanish