Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Dejar de fumar rejuvenece las arterias

Un estudio halla que 10 años después del último cigarrillo, los vasos sanguíneos recuperan la flexibilidad perdida

LUNES 19 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Las arterias endurecidas por el consumo de cigarrillos pueden recuperar poco a poco una flexibilidad saludable si los fumadores dejan el hábito, según halla un estudio reciente.

"Las arterias tardan un tiempo en volver a su estado normal", enfatizó la Dra. Azra Mahmud, catedrática en farmacología cardiovascular en el Trinity College de Dublín en Irlanda, donde se realizó el estudio. "Hubo que esperar al menos 10 años para que las arterias volvieran al estado que tenían antes de empezar a fumar. La lección es que mientras más rápido se deje de fumar, mejor será para las arterias".

Las arterias endurecidas pueden incrementar la presión sanguínea, lo que aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares como ataque cardiaco y accidente cerebrovascular.

Mahmud y sus colegas han llevado a cabo una serie de estudios sobre los cambios en los vasos sanguíneos a causa del consumo de cigarrillos. En su último ensayo, que aparece en la edición de marzo de Hypertension publicada el lunes, participaron 554 personas que tenían presión sanguínea alta pero que nunca habían sido tratadas. En el grupo participaron 268 personas que nunca habían fumado, 150 fumadores actuales y 136 ex fumadores.

De los ex fumadores, 22 habían dejado de fumar hacía menos de un año, 40 entre 1 a 10 años y 40 durante al menos 10 años.

"Realizamos el estudio para ver si se producía algún beneficio en las arterias por dejar de fumar para volver al estado que tenían a una edad anterior", dijo Mahmud.

Lo que encontraron fue que los vasos sanguíneos recuperaban su flexibilidad en proporción directa con el periodo de tiempo que había pasado desde el último cigarrillo.

Los investigadores utilizaron una tecnología llamada "análisis de la variabilidad de la onda del pulso arterial" para medir la rigidez de las arterias. Éste mostró aumentos significativos en la rigidez tanto en los fumadores actuales como en los que habían dejado de fumar menos de un año atrás. La mayor ganancia en flexibilidad se produjo una década o más tras haber dejado de fumar, señalaron los investigadores.

"Es interesante desde el punto de vista científico que aspectos como la rigidez vascular pudieran ser mejorados", afirmó el Dr. Roger Blumenthal, director del Centro de Cardiología Preventiva Ciccarone de la Johns Hopkins en Baltimore y vocero de la American Heart Association. "Un gran número de personas pensaba que era imposible. Pero este estudio muestra que se puede cambiar para mejor si se deja de fumar", apuntó.

Los resultados del estudio ameritan más seguimiento, destacó Mahmud, para analizar el efecto del tiempo del consumo de tabaco sobre la función arterial. "Sobre todo si una persona fuma durante un largo tiempo, podría tardar más en volver a una función más normal", especuló.

El estudio no analizó otros tipos de daños causados por el tabaquismo, como los efectos sobre los pulmones, anotó Blumenthal. "Hay muchas otras razones para dejar de fumar", agregó. "Este estudio sólo muestra una".

El hallazgo abre la vía para investigar los efectos de tratar otros factores de riesgo cardiovascular, como la diabetes y la hipertensión, dijo Blumenthal. "Podemos estudiar los cambios en esos factores de riesgo y quizá hallar formas de mejorar lo observado en este estudio", apuntó.

En una noticia relacionada, un equipo de la Facultad de medicina de la Universidad de Michigan en Ann Arbor encontró que fumar sumaba años a la piel, incluso en áreas de la piel como la zona interior de la parte superior del brazo, que generalmente no se expone a la luz solar.

El estudio, que aparece en la edición de marzo de Archives of Dermatology, comparó fotos de la piel de las axilas de 77 personas, tanto fumadores a largo plazo como no fumadores.

"Hallamos que el número total de paquetes de cigarrillos fumados al día y el número total de años que una persona había fumado estaban relacionados con la cantidad de daño en la piel experimentada por esa persona", dijo en una declaración preparada la investigadora principal, la Dr. Yolanda R. Helfrich, profesora asistente de dermatología.

Más información

Más información acerca de los efectos del tabaco sobre la salud cardiovascular en la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Azra Mahmud, M.D., lecturer in cardiovascular pharmacology, Trinity College, Dublin, Ireland; Roger Blumenthal, M.D., director, Johns Hopkins Ciccarone Preventive Cardiology Center, Baltimore; March 2007, Hypertension; March 19, 2007, news release, University of Michigan, Ann Arbor
Consumer News in Spanish