El alcohol puede reducir el riesgo de linfoma no Hodgkin

Aún así, los expertos recomiendan que el hallazgo no debería estimular a la gente a beber

MIÉRCOLES 8 de junio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Investigadores informan que los bebedores frecuentes podrían estar en un riesgo 27 por ciento menor de desarrollar linfoma no Hodgkin, el sexto tipo de cáncer más común.

Pero debido a que la bebida se relaciona con un mayor riesgo de tumores malignos, los expertos dicen que no hay razón para adquirir el hábito.

El linfoma no Hodgkin es un cáncer del tejido linfoide, que forma parte del sistema linfático del organismo. Debido a que el tejido linfático se halla por todo el organismo, los linfomas pueden aparecer casi en cualquier lugar.

"Las personas que beben alcohol podrían tener menor riesgo de adquirir linfoma no Hodgkin, en comparación con los que no beben", aseguró Lindsay M. Morton, becaria de investigación del National Cancer Institute y autora líder.

"Parecía que el menor riesgo estaba en los bebedores actuales", aseguró Morton. "También hubo un riesgo ligeramente menor en quienes habían dejado de beber recientemente. El riesgo para las personas que habían dejado de beber por mucho tiempo fue equivalente al de quienes no bebían frecuentemente o no lo hacían del todo".

En su estudio, Morton y sus colegas recolectaron información sobre 6,500 personas con linfoma no Hodgkin y 8,600 personas saludables. La información fue obtenida de nueve estudios realizados en los EE. UU., el Reino Unido, Suecia e Italia.

El informe aparece en la edición en línea del 7 de junio de The Lancet Oncology.

El equipo de Morton halló que aunque el riesgo del linfoma no Hodgkin era cerca del 27 por ciento menor entre los bebedores actuales, el riesgo no varió por beber más. Además, el riesgo no cambió con la edad en la que la gente había empezado a beber, la cantidad de bebida de toda la vida o el tipo de bebida preferida.

La razón por la que beber podría reducir el riesgo de linfoma no Hodgkin todavía no es claro, pero podría haber razones biológicas para el hallazgo. "Existe algo de información biológica sobre el efecto del alcohol en el sistema inmunológico", aseguró Patricia Hartge, subdirectora del Programa de Bioestadística y Epidemiología del National Cancer Institute. "Es concebible que haya una influencia biológica real del consumo actual de alcohol y del riesgo de linfoma".

Debido a que el mecanismo detrás del efecto del alcohol sobre el riesgo de linfoma no está claro, Morton recalcó que su estudio no es definitivo. El hallazgo no debería ser visto de ninguna manera como una recomendación para empezar a beber o para beber más, agregó.

"Esta investigación no tiene ninguna implicación", aseguró Morton, quien anotó que "consumir alcohol aumenta el riesgo de alcoholismo, apoplejía y otros tipo de cáncer. Así que cualquier beneficio percibido para la salud debe tener en cuenta estos otros riesgos".

Otro experto estuvo de acuerdo. "El alcohol está implicado como causa de la mayoría de los cánceres de cabeza y cuello y parece aumentar el riesgo de cáncer de mama en 10 por ciento o más", aseguró el Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación sobre la Prevención de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Debido a que la bebida puede aumentar el riesgo de algunos cánceres y reducir el riesgo de otros, Katz considera que, por ahora, la idea de que se pueda confiar en el alcohol para combatir cualquier tipo de cáncer es prematura.

"El análisis recolectado se basó en información retrospectiva y no logró establecer una relación causa y efecto", añadió. "El estudio falló en mostrar una respuesta a la dosis, lo que significa que la protección contra el linfoma no varió con la dosis de alcohol. Generalmente, esto indica que los resultados del estudio podrían no ser confiables.

Otro experto estuvo de acuerdo en que estos hallazgos no tienen implicaciones reales e inmediatas para la salud. "Yo pondría este artículo en la categoría de interesante, pero no debería cambiar nada de lo que hace la gente en cuanto a su salud", aseguró el Dr. Len Lichtenfeld, vicefuncionario médico principal de la American Cancer Society.

Además, Lichtenfeld no cree que el efecto preventivo del alcohol sea muy grande. "Si acaso, es modesto. No es muy significativo", aseguró. "Es interesante, pero para nada abrumador".

Más información

La American Cancer Society tiene más información sobre el linfoma no Hodgkin.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Lindsay M. Morton, Ph.D., research fellow, National Cancer Institute, Bethesda, Md.; Patricia Hartge, D.Sc., deputy director, Epidemiology and Biostatistics Program, National Cancer Institute, Bethesda, Md.; David L. Katz, M.D., M.P.H., director, Prevention Research Center, and associate clinical professor, epidemiology and public health, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Len Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society, Atlanta; June 7, 2005, The Lancet Oncology online
Consumer News in Spanish