Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

El aumento de peso en los ex fumadores puede impactar en la función pulmonar

Un primer estudio de este tipo halla que las libras de más son más peligrosas en los hombres

JUEVES 5 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Los fumadores que dejan el hábito deben hacer un esfuerzo extra para evitar ganar peso debido que esas libras de más podrían afectar la función pulmonar, según indica un nuevo estudio europeo.

En lo que parece ser el primer estudio de importancia que evalúa el impacto del peso adicional en los pulmones de ex fumadores, investigadores de 13 países, que usaron datos de más de 6,600 personas en 27 países, hallaron una fuerte relación entre los dos elementos, especialmente en los hombres.

Para cada kilogramo de (2.2 libras) de peso ganado por un ex fumador masculino, la función pulmonar descendió en 11.5 milímetros. Para las mujeres que eran ex fumadoras, la disminución fue de 3.7 milímetros por cada kilogramo de peso extra. En general, el estudio concluyó, ganar peso "reducía el beneficio de dejar de fumar un 38 por ciento en los hombres y un 17 por ciento en las mujeres".

Aunque el hallazgo no debería disuadir a los fumadores para dejarlo, dijo la Dra. Deborah Jarvis, catedrática de salud pública en el King's College de Londres y líder del estudio, cuyos resultados aparecen publicados en la edición del 7 de mayo de The Lancet.

"Ganar peso reduce los beneficios positivos de dejar de fumar, pero no los reduce a cero", señaló Jarvis.

Jarvis y sus colegas enviaron cuestionarios a más de 6,600 personas en 27 países que estaban formando parte en la Encuesta de Salud Respiratoria de la Comunidad Europea (ECRHS, por sus siglas en inglés). Su función pulmonar se midió entre 1991 y 1993, cuando la mayoría tenía de 20 a 44 años, y de nuevo en 1998-2003.

A grande rasgos, los investigadores hallaron que hubo una reducción general en la función pulmonar de los participantes en el estudio a medida que se hicieron mayores. Los fumadores tenían una mayor reducción en la función pulmonar que las personas que nunca fumaron o dejaron de hacerlo. Sin embargo, el peso ganado por los ex fumadores tuvo un efecto directo en la función pulmonar, que se mide por la cantidad de aire que puede ser expulsada con cada respiración.

Se ha sabido durante mucho tiempo que las personas que dejan de fumar tienden a ganar peso, señaló Jarvis, y algunos estudios anteriores habían medido el efecto del tabaquismo o el efecto del aumento de peso en la función pulmonar, pero "hasta ahora, ninguno había observado los efectos de ambos a largo plazo".

Y si bien el estudio no fue diseñado para decirle a los fumadores que dejan el hábito lo que deberían hacer con respecto a ganar peso, es bien sabido que la actividad física puede ayudar a mantener el peso a raya, agregó Jarvis.

Otro experto se hace eco de las advertencias de Jarvis sobre la interpretación excesiva de estos hallazgos.

Los fumadores que desean dejarlo no deben detenerse por esto, señaló el Dr. Gilbert L. Ross, director médico del American Council on Science and Health en Nueva York.

"El impacto negativo en los pulmones y la función pulmonar en la ganancia de peso por parte de fumadores que dejan el hábito es eclipsado por el impacto negativo en la función pulmonar así como en toda otra parte del cuerpo de fumar", agregó Ross.

Algunas personas que dejan de fumar no ganan peso, agregó, "pero incluso en aquéllos que sí lo hacen, los múltiples beneficios de dejarlo son increíblemente mayores que cualquier efecto adverso menor de algunos ex fumadores que ganan peso".

Más información

Si desea saber más sobre las razones para dejar de fumar y sobre las formas de ayuda para hacerlo, visite los National Institutes of Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Deborah Jarvis, M.B.B.S., senior lecturer in public health, King's College, London, England; Gilbert L. Ross, M.D., medical director, American Council on Science and Health, New York; May 7, 2005, The Lancet
Consumer News in Spanish