See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Estudios revelan que comer en exceso es similar a abusar de las drogas

La buena comida actúa en el cerebro 'como una droga', según los expertos

JUEVES 15 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Las personas que comen en exceso podrían tener mucho en común con las que abusan de las drogas, según sugieren nuevos estudios.

Las drogas ilícitas enganchan a los usuarios debido a que comprometen vías cerebrales asociadas con el apetito y el disfrute de la comida, afirmó el Dr. Mark Gold, jefe de medicina de la adicción en la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida en Gainesville y coautor de tres artículos publicados sobre el comer en exceso, la obesidad y la adicción en la edición actual del Journal of Addictive Diseases.

Se pregunta cuál es la diferencia entre alguien que ha perdido el control sobre el alcohol y otras drogas, y sobre los buenos alimentos. "Cuando se observan sus cerebros y respuestas cerebrales, las diferencias no son muy significativas", dijo.

"La comida realmente buena actúa en el cerebro como una droga", apuntó.

A este modelo de la "comida como droga", considerado como radical por muchos en la comunidad médica hace 10 años, se le da hoy en día consideración seria, añadió Gold.

Y propone que el comer en exceso se debe en parte a que los alimentos se hayan convertido en más sabrosos, hedonísticos y refinados. La comida podría ser el trastorno por abuso de sustancias que hoy en día vemos como obesidad, dijo.

Actualmente, alrededor del 24 por ciento de los adultos de los EE.UU. mayores de 20 años están obesos, según los cálculos de la encuesta de 2003 del National Center for Health Statistics.

La obesidad también podría ser un peligro oculto, según Gold y otros, para aquellos que comienzan el camino hacia la sobriedad. "La abstinencia de las drogas, el parar cualquier dependencia a las drogas (ya sea alcohol, marihuana o cocaína) causa un aumento en el apetito y el deseo de comer", señaló Gold.

El tratamiento para la adicción a las drogas o al alcohol debe incluir un plan para una dieta saludable y ejercicio regular, dijo Gold. En uno de los estudios, Gold y su equipo encontraron que 75 adolescentes en un programa de tratamiento residencial a largo plazo aumentaron un promedio de 11 libras durante los primeros 60 días.

Si las drogas están disponibles, el comer disminuye, pero si las drogas ya no están, el comer aumenta, considera Gold.

Otro estudio correlacionó la obesidad y el uso de alcohol reportado por 300 mujeres entre los 16 y los 79 años de edad bajo un tratamiento para perder peso. Mientras más obesas eran, menos probabilidades había de que bebieran alcohol, encontraron los investigadores.

La teoría es que el comer y el beber alcohol compiten en el cerebro por "vías de recompensa".

Las similitudes entre las personas que comen en exceso y los que abusan de las drogas presentan un nuevo potencial para metodologías de tratamiento, apuntó Gold. "Partes del tratamiento para la adicción podrían ser tratamientos para la obesidad", dijo. "Habrá todo un grupo de propuestas para nuevos tratamientos porque comenzamos a ver que comer alimentos muy sabrosos y placenteros es diferente a comer una sopa pero similar al uso de drogas de abuso".

Otro experto dice que los nuevos estudios son interesantes, pero añade que no son verdad para todo el mundo. "Algunas personas podrían comer mucho y usar drogas simultáneamente", dijo Steve Sussman, profesor de medicina preventiva y psicología en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad de California del Sur.

El concepto de animar una dieta saludable en los que tratan de dejar un hábito de alcohol o de drogas ilegales no es nuevo, dijo Sussman, un experto en el tratamiento del abuso de las drogas y la adicción. "Durante los últimos 15 años, una variedad de libros sobre la recuperación ha sugerido que se debe hacer esto".

Aún así, los hallazgos de los estudios son valiosos, afirmó. "La principal importancia de estos estudios es el hecho de que finalmente hay datos empíricos apoyando la sabiduría popular", apuntó Sussman.

Más Información

Para más información sobre el abuso de las drogas, visite el National Institute on Drug Abuse.

FUENTES: Mark Gold, M.D., chief, addiction medicine, University of Florida School of Medicine, Gainesville; Steve Sussman, Ph.D., professor, preventive medicine and psychology, USC Keck School of Medicine, Los Angeles; Journal of Addictive Diseases
Consumer News in Spanish