See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Inyecciones mensuales ayudan a controlar el alcoholismo

La naltrexona reduce los días de consumo fuerte de alcohol en un promedio de 16 días al mes

MARTES 5 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Una inyección mensual podría ayudar a los que tienen problema con la bebida a reducir su consumo o a dejar el alcohol definitivamente.

Esa es la conclusión de un estudio publicado en la edición de abril del Journal of the American Medical Association que halló que los alcohólicos que recibían una inyección mensual de naltrexona eran capaces de reducir sus días de fuerte consumo de una media de 19 días al mes a tres días por mes.

"El alcoholismo es un problema bastante común, y la medicación está emergiendo como un nuevo tratamiento", afirmó el coautor del estudio, el Dr. James Garbutt, profesor de psiquiatría de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. "Esta inyección de actuación a largo plazo resultó una forma efectiva de administrar el medicamento".

La naltrexona es un tipo de medicación conocida como antagonista opioide. Cuando alguien consume el medicamento, éste bloquea la sensación de bienestar del alcohol, de modo que los usuarios "sienten menos intoxicación, lo que puede facilitar que dejen de consumir alcohol", explicó Garbutt.

Hasta un 4 por ciento de los estadounidenses adultos son dependientes del alcohol, y esta dependencia del alcohol puede contribuir a hasta 100,000 muertes prevenibles al año, de acuerdo con el estudio.

Entre las opciones de tratamiento actuales encontramos la consejería, la modificación de la conducta, grupos de autoayuda tales como Alcohólicos Anónimos y, a veces, los medicamentos. La naltrexona fue aprobada para usar en el tratamiento del alcoholismo en 1994, y actualmente se indica como una medicación oral tomada una vez al día.

El problema con la forma oral es que debe consumirse diariamente, lo que significa que un alcohólico necesita tomar la decisión cada día de no ingerir alcohol y tomar la medicación. Garbutt dijo que esto puede resultar difícil debido a que los niveles de motivación diariamente. Adicionalmente, si alguien experimenta efectos secundarios, como náuseas, mientras toma naltrexona oral, podría dejar de tomar el medicamento.

Esa es la razón por la que los científicos desarrollaron una forma de acción a largo plazo del medicamento, la cual es la fórmula que Garbutt y sus colegas probaron en su último estudio.

Los investigadores reclutaron a 624 personas consideradas como alcohólicos dependientes y los dividieron de forma aleatoria en tres grupos. El primer grupo recibió inyecciones mensuales de 380 miligramos de naltrexona, el segundo recibió 190 miligramos de naltrexona, y el último grupo recibió unas inyecciones de placebo durante hasta seis meses.

La media de edad de los participantes del estudio era de 45 años, y cerca de dos tercios eran hombres. Para calificar en el estudio, cada voluntario debía haber tenido al menos dos episodios de consumo fuerte por semana durante el mes previo. Un episodio de consumo fuerte equivale a cuatro o más bebidas en mujeres, y cinco o más para los hombres.

Aquellos que recibieron 380 miligramos de naltrexona fueron 25 por ciento menos propensos a tener episodios de fuerte consumo en comparación con aquellos con placebo. Aquellos en dosis más reducidas fueron 17 por ciento menos propensos a tener episodios de fuerte consumo en comparación con los que recibieron la inyección de placebo.

Los hombres del estudio, especialmente aquellos con las mayores dosis de naltrexona, fueron muchos menos propensos a reportar episodios de consumo fuerte. Las personas que no habían consumido alcohol en la semana antes del inicio del estudio fueron mucho menos propensas a tener un episodio de bebida fuerte.

En general, indicó Garbutt, el medicamento fue bien tolerado. El catorce por ciento del grupo con alta dosis de naltrexona dejó de consumir el medicamento debido a sus efectos secundarios, tales como náuseas y dolores de cabeza, en comparación con el 6.7 por ciento con los grupos de dosis reducida y de placebo.

"Este es un estudio importante que muestra que esta formulación de naltrexona fue efectiva en el tratamiento del alcoholismo", aseguró Garbutt.

"Uno de los principales problemas en el tratamiento del alcoholismo con agentes farmacéuticos es el desgane o inhabilidad de los pacientes a tomar los medicamentos con regularidad", destacó el Dr. Marc Galanter, director de la división de alcoholismo y abuso de drogas en el departamento de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. "El uso de inyecciones puede representar un paso importante hacia adelante en nuestros intentos para abordar el problema de la adicción con tratamiento médico además de psicoterapia y programas de 12 pasos".

"Este medicamento no es sólo útil en el tratamiento del alcoholismo, sino que puede ser usado para bloquear los efectos de medicamentos opioides, así que puede ser valioso en el tratamiento de otras adicciones, tales como la heroína y los analgésicos narcóticos como el oxicontin", agregó.

Más información

Para más información sobre el alcoholismo, visite el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: James Garbutt, M.D., professor, psychiatry, University of North Carolina at Chapel Hill; Marc Galanter, M.D., director, division of alcoholism and drug abuse, department of psychiatry, New York University School of Medicine, New York City; April 6, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish