See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las personas adictas al juego muestran impedimento cerebral

La disfunción del lóbulo frontal es parecida a la de los que abusan de sustancias, según un estudio

MIÉRCOLES 13 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Los 7 millones de apostadores con problemas de los Estados Unidos podrían tener más en común con los alcohólicos o con los adictos a las drogas de lo que piensan.

Un nuevo estudio con apostadores argentinos encontró que los cambios funcionales en los centros inhibidores y de toma de decisiones del cerebro son parecidos a los vistos en los que abusan crónicamente de sustancias.

"Dado que la neurobiología de lo que sucede cuando alguien está apostando es bastante parecida a lo que sucede cuando se usa cocaína, por ejemplo, podemos ciertamente predecir que se podrían ver algunos de los mismos tipos de cambio", afirmó la experta en adicción al juego Linda Chamberlain, psicóloga y coordinadora del Centro de Adicción y Abuso de Sustancias de la Universidad del Sur de Florida, en Tampa. Ella no estuvo involucrada en el estudio.

Los hallazgos, que se presentarán el 13 de abril en la reunión anual de la American Academy of Neurology en Miami Beach, Florida, podrían algún día llevar a tratamientos para ayudar a detectar y controlar la adicción al juego, según los investigadores.

De acuerdo con el investigador principal, el Dr. Facundo F. Manes, profesor de neurofisiología y neurociencias en el Instituto de Investigaciones Neurológicas Raúl Carrea, en Buenos Aires, la conducta de juego adictivo es diferente a la conducta de juego normal en cuanto a que es una conducta "persistente y mal adaptada" que tiene "consecuencias perjudiciales en las funciones familiares, laborales y sociales".

"Sucede cuando las personas comienzan a priorizar las apuestas por encima de otras actividades", añadió Chamberlain. Aún cuando los problemas relacionados a las apuestas surgen, "simplemente continúan, una de las características de la adicción", apuntó.

De hecho, Chamberlain afirmó que ella y otros expertos en el campo están llegando al consenso de que la adicción al juego comparte ciertos "puntos en común" con las adicciones relacionadas a sustancias.

"Ha habido investigación anterior sobre la actividad del lóbulo frontal del cerebro con la recaída en los alcohólicos en recuperación", señaló, "por lo que para mí tiene sentido buscar tal actividad como un factor en las apuestas patológicas también".

El estudio argentino, en el que participaron 11 apostadores compulsivos que no recibían medicamentos reclutados en los casinos e hipódromos de Buenos Aires, evaluó cercanamente estos factores neurológicos.

El equipo de Mane le pidió a los apostadores que tomaran una serie de pruebas psicológicas estandarizadas con la finalidad de evaluar sus "funciones ejecutivas", o sea, las actividades de más alto nivel tales como la toma de decisiones, el control de impulsos y la memoria de trabajo, todas centradas en el lóbulo frontal del cerebro. Entonces, compararon los resultados de esas pruebas con los de 10 personas que no apostaban.

El resultado, ",a desventaja en la toma de decisiones y el impedimento en el control inhibidor que los adictos a las apuestas mostrados en este estudio fueron similares a los de individuos con lesiones prefrontales y los de los individuos con adicción a las drogas", señaló Manes. Estos hallazgos apoyan la noción de que la adicción al juego "comparte características con los trastornos de abuso de sustancias y de control de los impulsos", afirmó.

Manes apuntó que estos déficits cognitivos podrían ayudar a explicar por qué los adictos al juego continúan yendo a los casinos e hipódromos, aunque su hábito represente una grave amenaza para sus familias, finanzas y carreras. Pero también considera que el trabajo de su equipo tiene "claras implicaciones" para el desarrollo futuro de terapias que podrían ayudar a controlar los problemas con las apuestas.

Chamberlain afirmó no estar sorprendida por los hallazgos, dado lo que se sabe sobre la adicción en general.

"Un experto, Howard Shaffer, de la Facultad de Medicina de Harvard, fue quien mejor lo expresó: 'No se trata de que el cerebro sea adicto a una sustancia, se trata de que el cerebro es adicto a su propia química'", explicó.

"Así, no es el alcohol lo que causa estos cambios en el cerebro, simplemente pone a la química cerebral en movimiento. Y eso es lo mismo que sucede al apostar".

Manes subrayó que todavía no está claro si estos impedimentos cerebrales fueron causados de alguna manera por la adicción al juego, o si hicieron que los individuos fueran más vulnerables a la adicción en primer lugar.

"Nuestro estudio revela sólo una asociación, no la causa y el efecto", apuntó Manes.

Más estudios podrían ayudar a contestar esa pregunta, pero, de acuerdo con Chamberlain, los fondos públicos de los EE.UU. para la investigación y el tratamiento de la adicción al juego son deprimentemente bajos.

"A pesar del hecho de que gastamos cientos de miles de millones de dólares cada año en este país en las apuestas, no hay dinero dedicado de manera nacional para el tratamiento", señaló. De hecho, estima que los servicios de internamiento dedicados a la adicción al juego en los EE.UU. llegan a apenas 200 camas, una gota en el mar, dado que se estima que 7 millones de estadounidenses sufren de esta aflicción, dijo.

"En relación a la adicción al juego, estamos en el mismo sitio que estábamos hace 25 años con los adictos al alcohol y a las drogas", dijo Chamberlain. Dada la falta de profesionales capacitados disponibles para ayudar a los adictos al juego, "lo que más probablemente encuentre es alguien que pueda hacer consejería individual o de grupo, o remitirlo a Apostadores Anónimos", dijo.

Y es probable que el problema empeore.

"El dilema real para los que trabajamos en este campo es que está surgiendo una generación que podría estar desarrollando una adicción al juego a una tasa mucho más alta", agregó Chamberlain. "Ahora hay apuestas en línea y apuestas en video y toda esta generación, que ahora está en los 20, creció jugando con sus GameBoys y otros juegos de video. Y eso es exactamente lo que es popular ahora en las apuestas estilo casino".

Más información

Para ayuda en el diagnóstico y tratamiento de la adicción al juego, visite Apostadores Anónimos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Linda Chamberlain, Psy.D., psychologist and coordinator, Center for Addiction and Substance Abuse, University of South Florida, Tampa; Facundo F. Manes, M.D., professor, neurophysiology and cognitive neurosciences, and chief, Cognitive Neurology, Neuropsychology & Neuropsychiatry Section, Raul Carrea Institute for Neurological Research, FLENI, Buenos Aires, Argentina; April 13, 2005, presentation, American Academy of Neurology annual meeting, Miami Beach, Fla.
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined