See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las personas mayores beben más porque gozan de buena salud

Una mejor salud implica un mayor consumo de alcohol en comparación con las generaciones anteriores

MARTES 22 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Aunque es natural reducir la bebida a medida que se envejece, una nueva investigación sugiere que las generaciones recientes de estadounidenses mayores están dejando sus hábitos de bebida un poco más tarde que sus padres.

Aunque la razón para esta tendencia aún no está clara, los investigadores especulan que un mejor acceso al cuidado de salud y una mejor salud general significa que la "joven generación de mayores" de la actualidad puede salirse con la suya al consumir un poco más de bebida que sus padres cuando tenían la misma edad.

Sin embargo, esto no significa que los mayores de hoy en día superen a sus hijos en materia de consumo alcohólico. Si se mantienen las tendencias relacionadas con la edad, las personas mayores de hoy aún consumen menos alcohol que los jóvenes, según halló la investigación.

"Es normal reducir la bebida a medida que se envejece. Y tal vez sea una sabia actitud", indicó la Dra. Alison Moore, coautora del estudio, geriatra y profesora asociada de medicina de la Universidad de California en Los Ángeles.

Los investigadores han sabido durante mucho tiempo que las personas consumen menos alcohol a medida que envejecen. Entre las posibles explicaciones se incluyen enfermedades, así como metabolismos más lentos que dificultan el proceso de la bebida alcohólica en los cuerpos de personas mayores.

Este nuevo estudio es inusual, de acuerdo con Moore, debido a que examina las diferencias entre las personas mayores de diferentes generaciones.

En el estudio, los investigadores analizaron encuestas nacionales realizadas de 1971 a 1975 y de 1982 a 1992 en más de 14,000 estadounidenses. Las personas encuestadas tenían entre 25 y 74 años a principio de la encuesta. En algunos casos, los investigadores iniciales acudieron miembros de la familia para obtener información cuando la persona que había formado parte de las encuestas inicialmente había fallecido o era incapaz de participar por sí misma.

Los hallazgos aparecen publicados en la edición de marzo del American Journal of Public Health.

Los hombres, blancos, solteros, fumadores y bien educados, junto con los jóvenes, fueron más propensos a beber que aquéllos de otros grupos, halló el estudio. (Para los investigadores "beber" significaba tomar al menos 12 bebidas al año).

Los investigadores encontraron que las personas nacidas en 1925 reducían su consumo de alcohol en un promedio de 11 por ciento con cada nueva década de vida de adulto. Para los nacidos en 1935, al contrario, sólo reducía sus niveles de bebida en un 9 por ciento cada década.

¿A qué se debe este cambio? Definitivamente, la salud influye sobre los niveles de consumo alcohólico y una enfermedad podría explicar por qué algunas personas dejan de tomar o reducen su consumo de mayores, indicó el Dr. Saverio Stranges, instructor de investigación sobre medicina preventiva y social del Departamento de Medicina Preventiva y Social de Universidad del Estado de Nueva York en Búfalo.

"También creo que la razón por la que las personas mayores de la última generación tienden a seguir consumiendo alcohol hasta cierto punto es porque son más sanas que las personas mayores de la generación anterior", sostuvo Stranges, quien está familiarizado con los hallazgos. En otras palabras, las personas entre los sesenta y setenta y tantos de hoy en día son más sanas y por tanto pueden sentir que con mejores dietas y cuidado médico, resulta más seguro para ellas beber un poco más de lo que solía hacerse en el pasado.

Moore consideró que una investigación posterior analizará el papel de la salud en los hábitos de bebida de personas mayores. Mientras tanto, las personas mayores deben ser un poco cautas en lo que se refiere a ser demasiado indulgentes con el alcohol, anotó. "Puede que beber les ponga en riesgo a medida que envejecen", destacó Moore.

Stranges puntualizó que el consumo moderado de alcohol tiene efectos positivos, pero las personas deben ser prudentes al respecto. "La forma en que se consume alcohol puede ser importante: es bueno acompañarlo con alimentos y tratar de tomar durante la semana y no sólo los fines de semana", manifestó.

Buenas noticias para los mayores: sus patrones de bebida tienden ya a cumplir con ese patrón, y puede que no necesiten cambiar. "Beber sin alimentos o solamente durante el fin de semana son conductas mucho más frecuentes entre la gente joven", señaló Stranges.

Más información

Para más recomendaciones sobre cómo reconocer el alcoholismo y dejar de beber, visite stopaddiction.com.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Alison Moore, M.D., M.P.H., geriatrician and associate professor, medicine, University of California at Los Angeles; Saverio Stranges, M.D., Ph.D., research instructor, social and preventive medicine, School of Public Health and Health Professions, State University of New York at Buffalo; March 2005 American Journal of Public Health
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined