See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Padres en EE.UU. exponen a los niños al humo del cigarrillo

El cuarenta por ciento permite que se fume alrededor de los niños en los hogares familiares

LUNES 4 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Demasiados padres estadounidenses están ignorando las advertencias de salud y permitiendo que sus niños sean expuestos al humo de cigarrillo en las casas, automóviles y lugares públicos, según plantea un nuevo informe.

El fenómeno está presente en todas las etnias, anotaron los investigadores, aunque los índices de exposición al humo en lugares públicos fueron más altas entre los más pobres y las familias de minorías.

Los hallazgos sugieren que los mensajes antitabaco pueden no estar llegando a un gran número de padres.

"Aún tenemos un amplio camino por recorrer", dijo la coautora del estudio Sara Pyle, investigadora graduada de la Universidad de Missouri en la ciudad de Kansas. "No tantas personas limitan su exposición al tabaco como lo que nos gustaría ver".

Los científicos han asociado la exposición al tabaco con una variedad de enfermedades en los niños, incluyendo el asma, bronquitis, neumonía e infecciones del oído medio. Otro factor para añadir al riesgo es el hecho de que los niños aspiran más aire en relación a su tamaño que los adultos, anotó el Dr. Norman H. Edelman, consultor de asuntos científicos de la American Lung Association.

"Siempre reciben más toxinas en sus pulmones", explicó Edelman, especialmente porque son más activos que sus mayores.

En el nuevo estudio, Pyle y sus colegas encuestaron a 1,770 padres y tutores de niños en Nueva York y Nueva Jersey que visitaron a pediatras en 15 clínicas de salud. El noventa por ciento de los padres y tutores se identificaron a sí mismos como minorías.

Los investigadores deseaban saber si las familias limitaban la exposición al tabaco dentro y fuera de las casas. "El ideal sería un hogar libre de humo, y que no se fumara dentro de la casa", declaró Pyle. "Lo que anhelamos ver es un mensaje consistente en todas partes, de que (los padres) pidan a la gente que no fume en presencia de los niños".

Los resultados de la encuesta aparecen en la edición de primavera de Families, Systems & Health, una publicación de la American Psychological Association.

Los investigadores hallaron que el 40 por ciento de los padres y tutores permiten fumar alrededor de los niños en la casa. Menos de la mitad no permite fumar en torno a los niños en el automóvil, mientras que un número similar normalmente elige sentarse en las secciones para no fumadores en los restaurantes. Sólo el 30 por ciento de todos los padres encuestados pide sentarse en la secciones para no fumadores en los trenes.

Los resultados variaban por razas y etnias. Mientras que las familias de minorías eran menos propensas que las blancas a proteger a sus niños del humo en espacios públicos tales como los trenes o restaurantes (al optar por áreas para no fumadores), en otras situaciones esta diferencia desapareció o fue revertida. Por ejemplo, los padres blancos fueron actualmente menos propensos que los negros o hispanos a pedir a otros adultos que dejaran de fumar en la presencia de niños.

El ingreso parece desempeñar un rol en estos tipos de decisiones también: Las familias que ganan menos de $41,000 al año fueron las menos propensas a tomar precauciones con respecto a la exposición de los niños al humo del tabaco, hallaron los investigadores.

Pyle señaló que los hallazgos del estudio podrían ayudar a los esfuerzos educativos para hacer del humo algo inaceptable alrededor de los niños. Es importante enfatizar el punto de "hacer esta información pública, educar a los trabajadores de salud, para hacerles saber de que es algo que pueden abordar", manifestó. Para los padres, la clave es "ayudarles a entender que pueden crear una casa libre de humo, que es imperativo para la salud de sus niños".

Sin embargo, los padres no deben asustarse si sus niños se exponen de manera ocasional al humo del cigarrillo. "Si no fuma muy a menudo o no se expone mucho al humo de segunda mano, el efecto puede ser tan bajo que es indetectable", dijo Edelman. "Creemos que la evidencia es que mientras más exposición reciba, peor será".

Más información

Para más información sobre los niños y el humo de segunda mano, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sara Pyle, M.A., graduate researcher, University of Missouri at Kansas City; Norman H. Edelman, M.D., consultant, scientific affairs, American Lung Association, Stony Brook, N.Y.; Spring 2005 Families, Systems & Health
Consumer News in Spanish