Un análisis de sangre detecta a los que fuman a escondidas

Investigadores señalan que los niveles de monóxido de carbono constituyen una señal delatora

LUNES 2 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Si fuma a escondidas cuando nadie lo está mirando, tenga cuidado: un especialista en pulmonología señala que un dispositivo común puede determinar si una persona es fumadora o no.

El detector de monóxido de carbono en sangre puede utilizarse para descubrir a las personas que ocultan su hábito de fumar, señaló el pulmonólogo, el Dr. Sridhar Reddy. También podría servir para mostrar a los pacientes lo que el tabaco está haciendo a sus cuerpos, agregó.

"Esto da inicio a una charla para concienciar aún más a las personas respecto a lo que el tabaco puede hacerles y para darles más información sobre las razones por las que deberían dejarlo, en lugar de un sermón aburrido en cada consulta", señaló Reddy, que trabaja en St. Clair, Michigan.

Ya existen formas de detectar si un individuo es fumador o no, de acuerdo con Reddy. Los médicos puede examinar el aliento, la sangre o la saliva de una persona.

Pero ninguno de esos métodos resulta muy conveniente, apuntó Reddy, así que decidió analizar otro dispositivo.

Es probable que cualquiera que haya estado recientemente en un hospital esté familiarizado con el oxímetro de pulso, un dispositivo que se coloca en las puntas de los dedos y mide los niveles de oxígeno en la sangre al pasar ondas de luz a través de la piel.

Reddy probó un oxímetro que también mide los niveles de monóxido de carbono en la sangre. Por lo general, se utiliza en bomberos y otros individuos que hayan estado expuestos al humo.

Con la ayuda de su hijo de 16 años, Ashray, que colaboró como parte de un proyecto de ciencias, Reddy examinó el dispositivo en 476 pacientes para ver qué tan bien detectaba a los fumadores, que desarrollan altos niveles de monóxido de carbono en su sangre.

El dispositivo, que según Reddy cuesta entre $4,000 y $5,000 dólares, mide el nivel de monóxido de carbono en la hemoglobina. Detectó con precisión el 95 por ciento de todos los fumadores cuando Reddy examinó solamente a los que tenían un nivel de monóxido de carbono de 6 por ciento o más.

El dispositivo no detectó a todos los fumadores ni tampoco es perfecto cuando indica que alguien fuma. Aún así, Reddy subrayó que el dispositivo se puede calibrar para detectar a los fumadores leves o empedernidos.

En su consultorio, Reddy a veces programa el dispositivo para que suene una alarma si el nivel de monóxido de carbono es superior al 10 por ciento, lo que significa que sólo los fumadores más empedernidos pueden activarla. Los pacientes se preguntan por qué se activa la alarma, y "nosotros podemos decirles que el 10 por ciento de su sangre está contaminada con monóxido de carbono. Esto les lleva a la conversación sobre cómo pueden prevenir enfermedades pulmonares aunque ni siquiera las tengan", señaló.

El Dr. Joseph DiFranza, profesor de medicina familiar de la Universidad de Massachusetts en Worcester, que está familiarizado con la investigación de Reddy, dijo que el dispositivo podría tener un potencial como detector de fumadores, pero "no instaría a que los médicos lo adopten hasta que no sea demostrado su efectividad en un ensayo controlado aleatorio".

Joel Killen, del Centro de investigación preventiva de Stanford, aseguró que el estudio es interesante, pero agregó que otro dispositivo, llamado "smokerlyzer", también mide el monóxido de carbono en el aliento y "no es invasivo, es sencillo y barato".

Estaba previsto que Reddy presentara el dispositivo el lunes en la asamblea científica internacional anual del American College of Chest Physicians en Chicago.

También estaba programada para la reunión la presentación de un estudio realizado por investigadores del North Shore-LIJ Health System en Great Neck, Nueva York, que mostró que los fumadores tienen motivaciones distintas para dejar de fumar según la edad. De acuerdo con el estudio, las personas mayores de 65 años están más influenciadas por sus médicos y por el estrés de un problema de salud, mientras que los jóvenes están influenciados por el costo de los cigarrillos y una percepción de que fumar los hace oler mal.

Otro estudio del tabaquismo programado para la reunión, está vez llevado a cabo por un equipo del Centro médico North Shore de Salem, Massachusetts, halló que la hipnosis era más efectiva que la terapia de reemplazo de nicotina o que el método de dejar de fumar de un día para otro.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen consejos para los fumadores que están listos para dejar de fumar.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Sridhar Reddy, M.D., pulmonologist, St. Clair Pulmonary and Critical Care, St. Clair, Mich.; Joseph DiFranza, M.D., professor, family medicine, University of Massachusetts, Worcester; and Joel Killen, Ph.D., professor, department of medicine, Stanford Prevention Research Center, Stanford University School of Medicine, Calif; Oct. 22, 2007, international scientific assembly, American College of Chest Physicians, Chicago
Consumer News in Spanish