Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Un medicamento para la narcolepsia podría causar adicción

El hallazgo aparece justo al mismo tiempo que se incrementa el uso del estimulante para mejorar la función mental

MARTES, 17 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un medicamento usado para tratar la narcolepsia se receta cada vez más para agudizar las habilidades mentales, pero los investigadores informan ahora sobre una evidencia preocupante de que también tiene el potencial de abuso.

Modafinil (Provigil) altera aparentemente el "sistema de recompensa" de la dopamina en el cerebro, según muestra un estudio.

"Este medicamento parece tener propiedades que crean hábito", dijo el Dr. Richard A. Friedman, director de la Clínica de psicofarmacología del Colegio Médico Weill Cornell en la ciudad de Nueva York. "Éste es el primer estudio humano que demuestra que provoca la liberación de dopamina, un signo característico de las drogas adictivas. Esto es como una advertencia inicial de que este medicamento podría no estar libre de las propiedades de creación de hábito".

Friedman también dijo que había usado el medicamento para el tratamiento de la depresión resistente al tratamiento y en personas con problemas del ritmo circadiano que en general han reportado que "se sintieron realmente bien".

"Es importante que estos medicamentos se utilicen bajo la vigilancia adecuada de un médico", enfatizó la Dra. Nora D. Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de las Drogas. "Si toma modafinil sin las indicaciones de un médico, entonces la relación entre riesgo y beneficio se vuelve muy distinta".

Volkow es el autor principal de un artículo sobre los hallazgos que aparece en la edición del 18 de septiembre de la Journal of the American Medical Association.

Además de utilizarse en los trastornos del sueño, el modafinil también se emplea para mejorar el funcionamiento cognitivo de individuos con esquizofrenia y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Este nuevo hallazgo sugiere que el medicamento podría actuar de forma más parecida a los estimulantes, como el metilfenidato (Ritalin) y la anfetamina, de lo que se creía previamente. Estos medicamentos, que se usan en el tratamiento del TDAH, incrementan los niveles de dopamina.

Y ahora la gente también los compra sin receta, por Internet o en Francia, dijo Volkow.

Los estudios en animales indican que el medicamento no actúa de la misma manera que otros estimulantes, pero la última evidencia que se tiene sugiere que ese no es el caso.

Los autores utilizaron escáneres TEP (tomografía por emisión de positrones) para estudiar el efecto de modafinil en el cerebro de 10 hombres sanos de 23 a 46 años. Los participantes recibieron 200 miligramos del medicamento (lo que se recomienda para la narcolepsia), 400 miligramos del medicamento (efectivo para el TDAH), o un placebo.

"Teníamos interés en determinar si el modafinil aumentaba las concentraciones de dopamina en las áreas de recompensa del cerebro, porque ahí es que radica toda la preocupación en torno al medicamento estimulante y el potencial adictivo", dijo Volkow.

De hecho, el medicamento sí aumentó los niveles de dopamina en el cerebro, sobre todo en las regiones del núcleo accumbens, el "centro del placer" del cerebro.

"Los datos están en la línea de lo que sabíamos acerca del modafinil desde hace 16 años, que es un inhibidor muy débil de la respuesta de la dopamina", dijo Jeffry Vaught, director médico y vicepresidente ejecutivo de Cephalon Inc., que fabrica el fármaco. "Cuando salió al mercado, trabajamos con varios grupos para dar seguimiento al uso ilícito del modafinil e identificar cualquier abuso o mal uso. Las conclusiones han sido continuamente que, si hay algún efecto, éste es muy limitado. ¿Podría formar parte del mecanismo del medicamento? Quizás. ¿Explica esto el mecanismo? No lo creo, y tampoco creo que cambie la responsabilidad del abuso a la que hemos dado seguimiento durante 15 años".

Más información

Visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. para más información.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Nora D. Volkow, M.D., director, National Institute on Drug Abuse, Bethesda, Md.; Richard A. Friedman, M.D., director, Psychopharmacology Clinic, and professor, clinical psychiatry, Weill Cornell Medical College, New York City; Jeffry Vaught, Ph.D., chief scientific officer and executive vice president, Cephalon Inc., Frazer, Pa.; March 18, 2009, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish