See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los anoréxicos pueden culpar a sus padres

Estudio señala los genes por el trastorno alimentario

Lunes, 18 de marzo (HealthDayNews) -- Cuando las personas se dejan morir de hambre para lucir delgados, los expertos con frecuencia culpan a la sociedad por fomentar imágenes poco saludables de la belleza.

Sin embargo, investigadores han sospechado por mucho tiempo que la genética también desempeña un papel importante y ahora algunos creen que están en la pista de genes específicos para la anorexia nerviosa.

A pesar que los genes no causan anorexia en todos los que los tienen, parece que hacen que las personas sean susceptibles al trastorno, dijo el doctor Wade Berrettini, el coautor de un nuevo estudio sobre los genes de la anorexia y director del Centro de Neurobiología y Conducta del Centro Médico de la Universidad de Pennsylvania.

"Esperamos tomar esta información genética y tratar de hacer una medicina efectiva", dijo Berrettini.

La anorexia nerviosa y otros trastornos alimentarios afectan 8 millones de estadounidenses, de acuerdo con la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Trastornos Asociados. Las mujeres son las más que lo padecen, pero un creciente número de hombres también son anoréxicos.

Contrario a la creencia popular, no todo el que es anoréxico evita los alimentos. Algunos comen y luego vomitan o toman laxantes conocido como comer y purgarse aunque sólo se purgan. Las personas con bulimia, otro trastorno alimentario, comen excesivamente. Algunos sufren el purgarse de la anorexia.

Los investigadores han hecho pocos avances hacia una explicación genética para el trastorno. En el 2000, un estudio de mujeres anoréxicas de todo el mundo encontró que muchas compartieron una propensión a la perfección, un rasgo que los expertos piensan podría ser genético.

En el último trabajo, investigadores de la Universidad de Pittsburg estudiaron 200 familias en las que al menos dos parientes en cada familia sufrieron de anorexia nerviosa de restricción, un tipo específico de la enfermedad. Los pacientes controlaron sus dietas estrictamente, pero no se purgaron. Un total 650 personas proveyeron muestras de ADN.

Esta es la primera vez que los científicos han lanzado una investigación amplia para la relación genética en familiares que sufren de anorexia, dijeron los investigadores. Sus hallazgos aparecen en la edición de marzo de "American Journal of Human Genetics".

Los investigadores piensan que han encontrado genes que pueden estar relacionados con anorexia en el cromosoma 1; genes en otros siete cromosomas también juegan un papel importante. En general, los humanos tienen 23 pares de cromosomas.

El próximo paso será identificar específicamente el gene o los genes que pueden causar vulnerabilidad a la anorexia, dijo Berrettini. Los humanos tienen un estimado de 35,000 a 50,000 genes.

Es como si los investigadores estuvieran en busca de una persona y redujeran la investigación a un área de tres cuadras de Manhattan en vez de buscar en toda la ciudad de Nueva York, explicó Berrettini. Hay cientos de objetivos posibles.

"Hemos tenido que observar cada una de estas personas para ver si una de ellas es", dijo.

Expertos sospechan que la vida familiar podría provocar la anorexia en algunos niños si genéticamente son susceptibles a ella.

"Decir que se encuentra en la familia es terriblemente controlador y lo compensan con mucha comida. Eso podría exteriorizarla", dijo el doctor Ken Fujioka, director de nutrición e investigación metabólica en Scripps Clinic en San Diego.

Si se encuentra un enlace genético a la anorexia, los doctores pueden tener más municiones para utilizar cuando traten padres que son anoréxicos, dijo Fujioka.

Las madres, por ejemplo, pueden enterarse de los riesgos genéticos y decirse no quiero que mi hija pase por esto. Tengo que hacer algunos cambios, dijo.

Qué hacer

Para más información sobre trastornos alimentarios, visita la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Trastornos Asociados o la Asociación Americana de Anorexia y Bulimia.

Fuentes: Wade Berrettini, M.D., Ph.D., director, Centro de Neurobiología y Conducta, Centro Médico de la Universidad de Pennsylvania, Filadelfia; Ken Fujioka, M.D., director de investigación de nutrición y metabolismo, Scripps Clinic, San Diego; marzo de 2002, "American Journal of Human Genetics"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined