See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Prozac no es efectivo contra la anorexia

Un estudio encuentra que no es más beneficioso que un placebo

MARTES 13 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- El antidepresivo Prozac no ayuda a las mujeres que batallan contra la anorexia nervosa a mantener un peso corporal normal y no reduce su riesgo de recaída, según encontró un nuevo estudio.

Esta revelación llega después de años de recetar el medicamento para los pacientes que sufren del trastorno alimentario que amenaza la vida.

"Las personas no deberían confiar en un medicamento que no parece ser terriblemente efectivo, sino poner su atención en otros tratamientos que podrían ser más útiles", afirmó el autor principal del estudio, el Dr. B. Timothy Walsh, profesor de psiquiatría en el Instituto Psiquiátrico Estatal de Nueva York en el Centro Médico de la Universidad de Columbia.

La Dra. Onelia G. Lage, profesora asociada de pediatría de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami añadió que el hallazgo "tiene sentido porque la anorexia no es una enfermedad tratada médicamente. Entonces, claro que se tendrá una recaída si la función familiar y psicológica subyacente continúa existiendo".

La anorexia nervosa, un trastorno caracterizado por dietas extremas y otras conductas para mantener el peso corporal anormalmente bajo, tiene el mayor índice de muerte de cualquier trastorno psiquiátrico. El trastorno, que afecta principalmente a las mujeres, tiene también un alto índice de recaída, pues entre el 30 y 50 por ciento de los pacientes requieren rehospitalización dentro del año siguiente a su alta inicial.

Una cantidad considerable de pacientes del trastorno son tratados con antidepresivos como Prozac, aunque hay poca evidencia directa para apoyar esa práctica. Los profesionales médicos han confiado mayormente en datos indirectos.

"Muchos pacientes de anorexia, incluso después de aumentar de peso, tienen síntomas de ansiedad y depresión y claramente la fluoxetina [el nombre genérico del Prozac] es útil para esas personas", explicó Walsh. "Además, la fluoxetina es claramente eficaz en el tratamiento de la bulimia y varios pacientes de anorexia tiene esos síntomas".

Además, un ensayo pequeño en el que participaron pacientes de anorexia encontró que el medicamento sí prevenía la recaída.

Para el nuevo estudio, se asignó de manera aleatoria a 93 mujeres entre los 16 y 45 años de edad a recibir Prozac o un placebo. En el momento de la inscripción en el ensayo, las participantes completaban tratamiento interno intensivo o un programa diurno en el Instituto Psiquiátrico Estatal de Nueva York o en el Hospital General de Toronto. Todas habían aumentado peso a un índice de masa corporal (IMC, una relación entre el peso y la estatura) de 19 antes de poder inscribirse en el ensayo. Un IMC de 18.5 a 24.9 es considerado un peso normal.

Según el estudio, un porcentaje similar de mujeres asignadas a Prozac y al placebo mantuvieron un IMC de por lo menos 18.5 y permanecieron en el estudio por un año completo, con 26.5 por ciento en el grupo de Prozac y 31.5 por ciento en el grupo del placebo. Tampoco hubo diferencias significativas en el periodo de tiempo a la recaída. Al año, el 45 por ciento en el grupo de placebo y el 43 por ciento en el grupo de Prozac no habían tenido una recaída.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 14 de junio del Journal of the American Medical Association.

Los hallazgos no descartaron la posibilidad de que medicamentos como Prozac podrían funcionar en un momento diferente, por ejemplo después de que una persona haya mantenido un peso corporal normal durante seis meses. Comenzar con el medicamento cuando el paciente tienen un peso más bajo no funciona, según otros ensayos.

Los nuevos resultados tampoco aclaran la efectividad de los tratamientos para los pacientes más jóvenes. "El mayor problema que tenemos es con los niños de 9 a 12 años", apuntó Lage.

El grupo de edad del ensayo fue representativo de la mayoría de pacientes que buscan medicamentos, señaló Walsh. Y el resultado final, por lo menos para este grupo de edad, es que los métodos tomados de otros trastornos psiquiátricos como la depresión y la ansiedad no funcionan para la anorexia.

"Simplemente no responde como otros trastornos que podría pensarse que son similares", aseguró Walsh. "Esto me hace pensar que necesitamos pensar acerca del trastorno en términos más innovadores y frescos. Realmente necesitamos pensar de nuevo, y pensar de forma mucho más específica sobre la anorexia en lugar de tomar técnicas prestadas de cosas que parecen similares".

La salvación podría estar en alguna otra cosa fuera de los medicamentos, apuntó Walsh. "Me temo que este estudio coincidecon la larga historia de ensayos de medicamentos, casi ninguno de los cuales ha sido positivo", agregó. "Todavía tenemos que descubrir o identificar un medicamento efectivo para la anorexia".

Más información

La National Eating Disorders Association puede darle más información sobre la anorexia nervosa.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: B. Timothy Walsh, M.D., professor, psychiatry, New York State Psychiatric Institute at Columbia University Medical Center, New York City; Onelia G. Lage, M.D., associate professor, pediatrics, University of Miami Miller School of Medicine; June 14, 2006, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.