Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La depresión es parte de las secuelas de Katrina

Entre sus efectos están una variedad de problemas mentales, como la ansiedad, el insomnio e incluso el suicidio

LUNES 12 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los que sufrieron la ira del huracán Katrina no perdieron sólo sus hogares.

Perdieron lo que la Dra. Mindy T. Fullilove, psiquiatra de la Universidad de Columbia, llama su "manera de estar en el mundo", o sea, sus familias, sus barrios, sus comunidades.

Y esta agobiante pérdida está desencadenando ramificaciones en la salud mental de una magnitud nunca antes vista.

"Ha habido una verdadera explosión en el número de pacientes que veo con depresión, ansiedad por estrés e insomnio después de Katrina", afirmó el Dr. Barry Goldman, un especialista en medicina interna de la Ochsner Clinic Foundation de Nueva Orleáns. "He recetado más antidepresivos, somníferos y ansiolíticos en las últimas siete semanas que en los siete meses anteriores".

Los problemas se manifiestan como fatiga, malestar, ansiedad, insomnio, llanto, problemas maritales e incluso suicidio.

El estrés de la temporada de fiestas y la escasez de proveedores de atención de salud mental en la región tan solo agravarán el problema.

"Las personas tiene una gran sensación de pérdida e inseguridad", apuntó Goldman.

Pero esa pérdida es en realidad una serie de pérdidas catastróficas de proporciones tan inmensas que la mayoría de las personas no pueden ni comenzar a comprenderlas.

"No es sólo la destrucción de un hogar", explicó el Dr. Alvin Rouchell, presidente de psiquiatría de la Ochsner. "Una mujer perdió su hogar, su iglesia, su supermercado. Sus tres hijos están en tres estados diferentes. Toda la ciudad se derrumbó. La Nueva Orleáns que conocíamos y en la que crecimos será diferente para siempre. Habrá tristeza por toda la ciudad".

Fullilove lo llama "shock de las raíces", que también es el título de su libro, un examen de la agitación a consecuencia de los proyectos de renovación urbana de los EE.UU. a mediados del siglo XX.

"Se trata de una región completa que está más o menos discapacitada", aseguró Fullilove. "Una región completa está al borde del abismo, de manera que las pérdidas se relacionan con la historia y la cultura, la política, todo lo que las personas tienen. Las pérdidas son de mayor magnitud de lo que podemos imaginar".

Con estas pérdidas viene un duelo, a veces, según Fullilove, "a niveles espectacularmente altos".

Y con el duelo viene la desesperación.

"El duelo y la desesperación van de la mano", apuntó Fullilove. "Uno ha perdido muchas cosas, nadie lo ayuda, FEMA no le quiere dar un cupón de vivienda... entonces, llega la desesperación".

Pero ahora, casi cuatro meses después de la furia de Katrina, los residentes de la Costa del Golfo tienen un trauma adicional, un "trauma de traición" que resulta de la reacción, o falta de ella, del resto del país a su devastación.

"El trauma de traición no se limita sólo a la lentitud del rescate, sino también ahora a la ambivalencia del país", señaló Fullilove. "En vez de decir 'ésta es una región importante del país y, por supuesto, vamos a repararla', estamos debatiendo si vamos a hacer algo al respecto. Esta es otra cosa muy, pero muy terrible, que realmente se come el alma de la gente".

Más de 1,300 personas murieron a causa de Katrina, mientras que miles todavía no tienen un techo por toda la Costa del Golfo, según la Associated Press. Una encuesta encontró que el 53 por ciento de los residentes de Luisiana informaron que se sentían deprimidos. Antes de Katrina, la línea gratuita de ayuda Nacional para la Prevención del Suicidio tenía un promedio de 3,000 llamadas mensuales en todo el país. Desde entonces, las llamadas se han duplicado y la mayoría de llamadas nuevas provienen de las áreas afectadas.

El Departamento de Servicios Humanos y de Salud de los EE.UU., que acaba de lanzar nuevos anuncios de servicio público que animan a las personas afectadas a buscar servicios de salud mental, estima que entre el 25 y el 30 por ciento de la población de las áreas significativamente afectadas por Katrina podría experimentar necesidades de salud mental "clínicamente significativas", mientras que entre un 10 y un 20 por ciento más experimentará necesidades "subclínicas, pero no triviales". Medio millón de personas podría necesitar ayuda.

Entonces, los psiquiatras y otros profesionales de la atención sanitaria hacen lo que pueden, recetar asesoría, medicamentos y grupos de apoyo. Y, por lo menos en algunos casos, todo eso puede ayudar.

"¿Se puede aliviar parte de la sensación de ansiedad? Claro que se puede, si alguien experimenta mucha ansiedad", aseguró Fullilove. "¿Arregla eso el mundo? No, no lo hace".

Más información

La U.S. Substance Abuse and Mental Health Services Administration tiene más información sobre la concienciación de la salud mental luego del huracán Katrina.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Mindy T. Fullilove, M.D., professor, clinical psychiatry and public health, Columbia University, New York City, and author, Root Shock; Barry Goldman, M.D., member, internal medicine section, Ochsner Clinic Foundation, New Orleans; Alvin Rouchell, M.D., chairman, psychiatry, Ocshner Clinic Foundation, New Orleans; Associated Press
Consumer News in Spanish