El graffiti y la basura podrían ayudar a aumentar la obesidad

Y los ambientes más limpios y verdes hacen que la gente se ejercite, según plantea un estudio

VIERNES 19 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores británicos piensan que hay una relación entre el graffiti y la obesidad.

Las personas que viven en áreas urbanas con pocos espacios verdes, mucho graffiti y basura son más propensas a ser obesas, en comparación con las personas que viven en áreas urbanas con muchas zonas verdes, afirman los investigadores en un nuevo informe.

"Las personas que viven en ambientes más placenteros y atractivos, lo que en nuestro estudio se evaluó según los niveles de áreas verdes, tienen mucho más probabilidades de ser físicamente activas y no tener sobrepeso o ser obesas", afirmó la autora del estudio Anne Ellaway, coordinadora científica senior de la Unidad de Ciencias de la Salud Social y Pública del Consejo de Investigación Médica en la Universidad de Glasgow, Escocia.

"Por el contrario, en las áreas menos atractivas, las que tienen mucho graffiti, basura y desperdicios de perros, las personas son más propensas a tener sobrepeso o ser obesas y a ejercitarse menos", añadió.

Su informe aparece en la edición en línea del 18 de agosto del British Medical Journal.

En su estudio, el equipo de Ellaway analizó los datos de una gran encuesta de vivienda y salud que se condujo en ocho ciudades europeas en 2002 y 2003. Por medio de cuestionarios, los investigadores recolectaron datos sobre la estatura y el peso de casi 7,000 personas, que usaron para calcular su peso corporal y sus niveles de actividad física.

Los investigadores entonces evaluaron el ambiente residencial, incluida la cantidad de graffiti, basura y desperdicios de perros, además de los niveles de vegetación y áreas verdes.

El equipo de Ellaway encontró que las personas rodeadas por altos niveles de áreas verdes tenían tres veces más probabilidades de ser físicamente activas, y 40 por ciento menos probabilidades de tener sobrepeso o ser obesas en comparación con las personas en otros ambientes.

Específicamente, las personas que vivían en ambientes que tenían altos niveles de graffiti, basura y otros desperdicios eran 50 por ciento menos activas físicamente y 50 por ciento más propensas a tener sobrepeso o ser obesas.

Dados estos hallazgos, Ellaway considera que "hay que dirigir más esfuerzo para mejorar el ambiente local en las áreas descuidadas para animar a las personas a salir más y a ser físicamente activas".

Un experto dice que el estudio no responde qué viene primero, la vida saludable o los ambientes limpios y verdes.

"El diseño del estudio descarta las conclusiones sobre la causalidad", afirmó el Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación de la Prevención en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. "Puede que los barrios más atractivos hagan más activas a las personas más sedentarias, pero también podría ser que las personas activas se congreguen en sitios donde el ambiente es atractivo e invitante", apuntó.

"Por ahora, podemos añadir a la lista de motivos para controlar la basura y el graffiti la posibilidad de que cuando la hierba es en realidad más verde del otro lado de la valla, las personas podrían bien irse a caminar al otro lado", afirmó Katz.

Otro experto concurrió en que el estudio genera más preguntas que respuestas.

"Las diferencias reportadas en actividad física y sobrepeso son bastante dramáticas, y las únicas diferencias entre los ambientes residenciales son en la cantidad de zonas verdes y basura y graffiti", señaló Reid Ewing, profesor de investigación del Centro Nacional para Desarrollo Inteligente en la Universidad de Maryland.

"Si bien los autores aparentemente controlaron los factores sociodemográficos de los participantes, me pregunto si también controlaron las diferencias en los ambientes físicos de los participantes más allá de los medidos, diferencias que podrían confundir sus resultados", especuló.

Ewing anotó que se sabe que el acceso a los caminos y locales recreativos afecta la actividad física.

"¿Podrían estar incluyendo ese efecto en su calificación de las zonas verdes?", se preguntó Ewing. "Y se sabe que la actividad física varía con las tasas de crimen... ¿podría ese efecto estar incluido en su variable de basura y graffiti?".

También está el problemático asunto de que las personas que serían activas de cualquier manera seleccionen barrios en los que ser activo sea fácil y placentero, agregó Ewing. "En ese caso, el ambiente no conforma al individuo, sino que el individuo elige el ambiente".

Más información

Activity by Design puede darle más información sobre cómo crear ambientes que aumenten la actividad física.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Anne Ellaway, M.Sc., senior science officer, Medical Research Council Social and Public Health Sciences Unit, University of Glasgow, United Kingdom; Reid Ewing, Ph.D., research professor, National Center for Smart Growth, University of Maryland, College Park; David L. Katz, M.D., M.P.H., director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Aug. 18, 2005, British Medical Journal online
Consumer News in Spanish