See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El insomnio podría ser más difícil para los noctámbulos

Un estudio encuentra que tienen más síntomas y ansiedad por su falta de sueño

LUNES 16 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Los efectos del insomnio podrían depender de cuándo prefiere dormir una persona.

Según una nueva investigación reciente, los noctámbulos sufren más por el insomnio que los que tratan de dormir más temprano.

Los noctámbulos también tendían a estar más preocupados por su insomnio que las personas que duermen más temprano, a pesar de que en realidad pasaban relativamente más tiempo en la cama y dormían más en total, según encontraron los investigadores.

"Sospechábamos que los insomnes noctámbulos podrían tener síntomas más graves", afirmó el investigador principal Jason C. Ong, profesor de psiquiatría de la Clínica de trastornos del sueño de la Universidad de Stanford en Palo Alto, California. "Pero también encontramos que exhiben mucha más aflicción respecto a su sueño, en cuanto a la actitud. Sentían que necesitaban ocho horas de sueño y que no las dormían, cosa que se relacionaba con sentimientos de depresión e irritabilidad, etc.".

Ong y sus colegas publicaron sus hallazgos en la edición del 15 de abril de la revista Journal of Clinical Sleep Medicine.

Según los investigadores, el "insomnio" fisiológico, que afecta al 30 por ciento de los adultos estadounidenses, se refiere a trastornos definidos por una mala calidad de sueño y dificultades para quedar dormido o permanecer dormido.

En contraste, otro tipo de trastorno del sueño, conocido como "trastorno del ritmo circadiano del sueño" (TRCS), puede ocurrir cuando el horario del reloj interno no concuerda bien con el horario social o profesional. La "incompatibilidad" resultante puede socavar la capacidad para dormirse o despertarse.

Tradicionalmente, se ha considerado que el TRCS es distinto del insomnio. La hipótesis de los expertos es que, cuando los ritmos circadianos concuerdan con el horario diario, teóricamente se debe experimentar un sueño libre de problemas.

El estudio reciente se enfocó en 312 pacientes ambulatorios, de los cuales el 60 por ciento eran mujeres, que ya habían comenzado a someterse a terapia conductual de grupo por el insomnio en la clínica de sueño de la Stanford entre 1999 y 2004.

Ong y su equipo pidieron a todos los hombres y mujeres que indicaran su preferencia de horario de sueño antes del insomnio, es decir, a qué hora les gustaba irse a la cama y despertar.

Según esa información, los pacientes fueron clasificados como "matutinos" a quienes les gustaba más acostarse y levantarse temprano, o "noctámbulos" que se iban a la cama tarde y dormían hasta tarde. También había tipos "intermedios" entre estas dos categorías.

Después de organizar a los participantes según su preferencia de sueño, o "cronotipo", los autores revisaron los diarios de sueño de una semana en que anotaban la hora de acostarse, la cantidad de veces que despertaron durante el sueño, el tiempo que pasaban fuera de la cama durante el horario de sueño, la calidad de sueño, el tiempo total que pasaban dormidos y todos los somníferos consumidos.

Además, se administró una serie de encuestas psicológicas para detectar la depresión, la frustración y las creencias negativas relacionadas con el insomnio o el sueño en general.

El equipo de la Stanford encontró que los insomnes noctámbulos pasaban más tiempo fuera de la cama mientras trataban de dormir y en general experimentaban más falta de sueño que los los insomnes de tipo matutino o intermedio.

Los noctámbulos también mostraban hábitos de horario de acostarse y levantarse más erráticos y estaban relativamente más deprimidos y frustrados por su insomnio. Por ejemplo, los "búhos" expresaron más preocupación que los demás sobre las consecuencias del insomnio y su incapacidad para controlar el sueño.

Compensaron esos déficits durmiendo más tiempo. De esta manera, en realidad acumularon más horas totales de sueño que los demás participantes del estudio.

Sin embargo, no se encontraron diferencias grupales respecto a la cantidad de veces que los pacientes se despertaban durante el sueño, su uso de somníferos o la calidad del sueño.

Los hallazgos aplicaron por igual a hombres y mujeres.

Según el equipo de Ong, las preferencias naturales de horario de sueño parecen estar conectadas con la naturaleza del insomnio. Sin embargo, recalcaron que los hallazgos sólo apuntan a una asociación entre las preferencias de horario de sueño y el insomnio, no a una relación de causa y efecto.

También advirtieron que no se evaluaron las medidas clínicas de sueño, como los niveles de cortisol en la sangre, la melatonina o los cambios en la temperatura corporal. Algunos de los pacientes también tenían afecciones médicas que podrían haber afectado sus patrones de sueño.

Aún así, Ong y sus colegas consideran que los hallazgos podrían llevar algún día a tratamientos dirigidos cuyo objetivo sea el "perfil de insomnio" personal del paciente.

"En este momento, sería prematuro recomendar algún tratamiento particular", señaló Ong. "La meta fue aprender de los pacientes. Este es un punto de inicio que esperamos que estimulará más investigación en el área y ayudará a desarrollar algunas directrices. Pero, a la luz de esta asociación, podemos decir ahora que tal vez debamos considerar la idea de personalizar y tratar a los pacientes de manera diferente".

Otro experto del sueño estuvo de acuerdo con que se necesita más investigación.

"Para mi, este estudio subraya la urgente necesidad de que los investigadores tomen más en serio los tipos de insomnio que las personas presentan", afirmó Michael L. Perlis, director del Laboratorio de investigación del sueño de la Universidad de Rochester.

Anotó que, mientras algunos pacientes tienen problemas para quedarse dormidos, otros tienen problemas para permanecer dormidos, se levantan demasiado temprano o cualquier combinación de estos factores.

"La gente no experimentan una forma del trastorno u otra sin ningún motivo", añadió. "Tal vez el motivo esté relacionado con su cronotipo, como sugiere el estudio de Ong. Quizá esté relacionado con la manera como la gente maneja su insomnio. Hay que encontrar respuestas a estos planteamientos para poder definir mejor la enfermedad y, al hacerlo, desarrollar mejores tratamientos".

Más información

Puede encontrar más información sobre el insomnio en los U.S. National Institutes of Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jason C. Ong, Phd, instructor of psychiatry, Sleep Disorders Clinic, Stanford University, Palo Alto, Calif; Michael L. Perlis, Ph.D. associate professor, psychiatry and neurosciences, and director, Sleep Research Laboratory, University of Rochester, N.Y.; April 15, 2007, Journal of Clinical Sleep Medicine.
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.