La enfermedad mental afecta a muchos

Un informe halla que la mayoría de estadounidenses sufrirá problemas psicológicos con frecuencia desde su juventud

LUNES 6 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Una evaluación completa de la enfermedad mental en los Estados Unidos ha descubierto una alta prevalencia continua de trastornos psicológicos, y cerca de la mitad de todos los casos crónicos empieza tan temprano como a los 14 años de edad.

Si bien la mayoría de casos de enfermedad mental son ligeros y no necesitan intervención profesional, las personas con los casos más serios tienden a posponer el tratamiento y, cuando buscan ayuda, muchas veces reciben una atención inadecuada. Los resultados de la masiva encuesta sobre la prevalencia de los trastornos mentales comunes aparecen en cuatro artículos en la edición del 6 de junio de Archives of General Psychiatry.

"Este nuevo estudio demuestra claramente que estos realmente son trastornos crónicos en las personas jóvenes de este país", apuntó el Dr. Thomas R. Insel, director del National Institute of Mental Health (NIMH), que patrocinó este estudio. "Estos trastornos causan un alto grado de discapacidad, y casi el 6 por ciento de la población muestra una discapacidad seria. Eso es realmente extraordinario. Constituyen el tipo de cifras que no teníamos antes".

Insel y otros hablaron en una conferencia de prensa el viernes en Washington, D.C.

El alcance de la enfermedad mental es similar en magnitud a la de la diabetes y la enfermedad cardiovascular, y la diferencia radica en que estas dos últimas enfermedades tienden a ocurrir en personas mayores mientras que los trastornos mentales atacan a personas en la flor de la vida, añadió Ronald C. Kessler, director de las encuestas y profesor de política de atención de salud en la Facultad de Medicina de Harvard.

Para las encuestas, 300 entrevistadores profesionales viajaron 8 millones de millas (casi 13 millones de kilómetros) durante un periodo de cinco años para encuestar a casi 9,300 adultos de los EE.UU. El estudio de $20 millones es una expansión de la Encuesta Nacional de Comorbilidad de 1990.

Estos son algunos de los hallazgos principales del estudio, el cual examinó los trastornos de ansiedad, los trastornos del estado de ánimo, los trastornos de control de los impulsos y los trastornos de abuso de sustancias:

  • La mitad de todos los casos de por vida de enfermedad mental empieza a los 14 años de edad, mientras que tres cuartos comienzan a los 24. Los trastornos de ansiedad tienden a comenzar en la niñez tardía, los trastornos del estado de ánimo en la adolescencia tardía y el abuso de sustancia a principios de los 20. "Estos interfiere con el cumplimiento de importantes metas sociales, educativas y laborales, y puede causar discapacidad para toda la vida", apuntó Kathleen Ries Merikangas, principal colaboradora del NIMH en el estudio y directora de la sección del NIMH sobre epidemiología genética del desarrollo.
  • La mayoría de estadounidenses cumplirá, en algún punto de sus vidas, con los criterios de diagnóstico de uno o más trastornos mentales. Cerca de una cuarta parte (el 26 por ciento) de la población general reportó suficientes síntomas para diagnosticar un trastorno durante el año pasado. Sin embargo, la mayoría de los trastornos eran ligeros y era probable que se resolvieran sin tratamiento. "La fobia a las serpientes es un trastorno mental, pero si usted vive en el piso número 35 de un edificio en Manhattan, no afecta mucho su vida", apuntó Kessler. "Necesitamos realizar una mejor labor en distinguir cuáles casos ligeros y moderados probablemente se convertirán en algo seriamente debilitante".
  • El seis por ciento de los estadounidenses tiene un trastorno mental severo, y reporta una media de 88.3 días durante el último año en que se sintieron incapaces de llevar a cabo sus actividades rutinarias normales.
  • Los trastornos de ansiedad tenían la mayor prevalencia (afectando a 28.8 por ciento de los estadounidenses en algún momento de sus vidas), seguidos por los trastornos de control de los impulsos (24.8 por ciento), los trastornos del estado de ánimo (20.8 por ciento) y trastornos de abuso de sustancias (14.6 por ciento).
  • En cualquier año dado, el 18.1 por ciento de la población adulta sufrió de trastornos de ansiedad, el 9.5 por ciento experimentó trastornos del estado de ánimo, el 8.9 por ciento experimentó trastornos del control de los impulsos, y el 3.8 por ciento sufrió de trastornos por abuso de sustancias.
  • En los Estados Unidos, las mujeres tienen mayores tasas de trastornos del estado de ánimo y trastornos de ansiedad, mientras que los hombres tienen tasas más altas de trastornos de abuso de sustancias y control de los impulsos.
  • Para casi todos los trastornos mentales, los individuos postergaron la obtención de tratamiento. El retraso medio fue de casi 10 años. Para la fobia social y la ansiedad de separación, el retraso fue de 20 a 23 años, y para los trastornos del estado de ánimo, entre seis y siete años. Casi la mitad de todos los casos de por vida de trastornos de abuso de sustancia y control de los impulsos nunca obtuvieron tratamiento. "Los trastornos de inicio temprano son, en general, más persistentes y más severos que aquéllos que se inician más tarde", explicó Kessler. Alrededor del 80 por ciento de las personas en general eventualmente buscan tratamiento, encontró la encuesta.
  • Mientras más temprano en la vida comienza el trastorno, más lento es el individuo en buscar tratamiento.
  • El cuarenta y cinco por ciento de las personas con un trastorno mental cumplió con los criterios para dos o más trastornos. "La severidad de la enfermedad mental está asociada con el grado en que las personas manifiestan más de un trastorno", apuntó Ries Merikangas. "Frecuentemente, los servicios para diferentes trastornos están separados, y las personas se pierden en el sistema. Nuestros hallazgos ilustran la importancia de integrar los servicios y tratar a la persona y no al trastorno".
  • En general, el uso de servicios de salud mental es bajo, y sólo el 41 por ciento de los casos dentro de un año dado obtienen tratamiento. Sin embargo, la proporción de las personas que obtienen ayuda ha mejorado durante la última década.
  • Los tratamientos existentes también son inadecuados, afirmó Phillip Wang, un psiquiatra de Harvard que lideró el estudio sobre el tratamiento. Sólo alrededor de un tercio de las terapias cumplen con los estándares mínimos de adecuación establecidos en las directrices nacionales.
  • Sólo el 12.3 por ciento de los individuos con trastornos de salud mental son tratados por un psiquiatra, en comparación con el 22.8 tratados por un proveedor médico general. "Si visita a un profesional de la salud mental, es más probable que obtenga el tratamiento adecuado", apuntó Kessler.

Más información

Para más información sobre la salud mental y los trastornos mentales, visite el National Institute of Mental Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: June 3, 2005, press conference with Thomas R. Insel, director, National Institute of Mental Health; Ronald C. Kessler, Ph.D., professor, health-care policy, Harvard Medical School; Philip Wang, M.D., assistant professor, health-care policy, Harvard Medical School, Richard Nakamura, Ph.D., deputy director, National Institute of Mental Health; Kathleen Ries Merikangas, Ph.D., chief, section on developmental genetic epidemiology, National Institute of Mental Health
Consumer News in Spanish