La mayoría de los estadounidenses no son conscientes de la conexión entre la grasa y el cáncer

Además, según los expertos, muchos subestiman su propio peso

LUNES 22 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Más ciudadanos estadounidenses conocen el número exacto de jurados de American Idol que los que saben que estar gordo contribuye al cáncer.

Según una reciente encuesta de más de 2,000 adultos realizada para la American Cancer Society, apenas el 8 por ciento era consciente de la relación entre el exceso de peso y el riesgo de cáncer, aunque el 65 por ciento sabía cómo funcionaba este conocido programa de televisión.

Según los expertos, la conexión entre cáncer y obesidad necesita mucha más publicidad.

El problema "tiene que ver con la comunicación por parte de los profesionales de la salud, entre los que se encuentran los dietistas registrados", declaró David Grotto, vocero de la American Dietetic Association. "Necesitamos hacer un mejor trabajo de comunicar el riesgo que implica ser obeso para varias enfermedades distintas".

Justamente eso es lo que intenta la ACS, aseguró Marji McCullough, epidemióloga principal de la sociedad del cáncer de Atlanta. Su estudio y el nuevo sitio Web respalda el nuevo "Great American Eat Right Challenge" (Gran reto estadounidense de comer bien), diseñado para ayudar a la gente a tomar mejores decisiones sobre la dieta y el ejercicio, y a hacer lo que puedan para vivir vidas más largas y mejores.

"La obesidad es la segunda causa principal de muertes prematuras y prevenibles en los EE.UU., superada sólo por el tabaquismo... Apenas en los últimos cinco años se ha vuelto más aparente para el público", aseguró McCullough. "La ACS realmente quiere incrementar la concienciación al respecto".

Actualmente no existe una comprensión completa del papel que tiene la grasa respecto al cáncer, pero, entre otras cosas, parece estar conectado a la incapacidad del cuerpo para usar la insulina.

"El exceso de peso puede causar resistencia a la insulina", advirtió McCullough. "Además, el exceso de peso o la obesidad pueden causar varios tipos distintos de cáncer, como el de mama, el de próstata agresivo, el colon y recto, el de endometrio, el renal, el de páncreas y el de esófago, así como ciertos linfomas".

Aún así, apenas el 17 por ciento de las personas del estudio sabía que el índice de masa corporal (IMC), una proporción entre el peso y la estatura, es la mejor medida para determinar cuánto sobrepeso tiene alguien. El nuevo sitio de la ACS contiene métodos para calcular esta cifra (como referencia, la obesidad comienza estadísticamente con un IMC de 30).

Grotto, quien también es director del programa de nutrición del Centro Block para la atención integrador del cáncer de Evanston, Illinois, aseguró que es el momento de que la gente obtenga una evaluación realista de cuánto exceso de peso podría tener. Se remitió a una investigación reciente que halló que las personas se consideran apenas "con exceso de peso" cuando en realidad son estadísticamente obesas. Y muchos de aquellos que tenían exceso de peso "pensaban que estaban bien" respecto al peso, aseguró.

La razón, según Grotto, es que con los años, los estadounidenses han comenzado a aceptar que ser más voluminoso es "normal". "Ha sido una evolución lenta pero segura", opinó. "Nos hemos aflojado el cinturón".

En el nuevo estudio de la ACS, el 45 por ciento aseguró que tenía exceso de peso, mientras que el 58 por ciento dijo que al menos uno de los miembros de su familia lo tenía. Sin embargo, esas cifras no coinciden con los hechos. Según la ACS, cerca de las dos terceras partes de los estadounidenses tienen exceso de peso y el 30 por ciento es obeso.

Vivir de manera saludable y aprender a comer bien posteriormente en la vida toma mucha resolución, sostuvo McCullough.

El estudio mostró que más de la mitad de los que respondieron el estudio consideraba que ciertos alimentos eran irresistibles. Los antojos principales fueron el chocolate (20 por ciento); la pizza, la pasta y la comida italiana (14 por ciento); las galletas, las tortas y los muffins (10 por ciento); las hamburguesas, la carne de res, la carne (9 por ciento) y el pescado, los mariscos y la comida de mar (9 por ciento).

"Una de las cosas que queremos que la gente sepa es que no es necesario eliminar las comidas favoritas", anotó McCullough. "Sin embargo, les instamos a que consuman porciones más pequeñas con menor frecuencia".

Más información

Visite la American Cancer Society para más información sobre el Great American Eat Right Challenge.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Marji McCullough, Sc.D., R.D., senior epidemiologist and registered dietician, American Cancer Society, Atlanta; David Grotto, R.D., director, nutrition program, Block Center for Integrative Cancer Care, Evanston, Ill., and spokesman, American Dietetic Association; May 26, 2006, news release, American Cancer Society.
Consumer News in Spanish