By E.J. Mundell HealthDay Reporter

Updated on June 12, 2022

MIÉRCOLES 14 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- La lista de la compra que la mayoría de la gente hace antes de ir al supermercado puede crear una laguna mental para comprar alimentos de forma impulsiva.

Esto se debe a que el acto de memorizar una variedad de opciones alimenticias hace que la gente sea más vulnerable a dejar pasar algunas galletas, papas fritas y otros artículos no saludables en la lista, según halla un estudio reciente.

"El esfuerzo mental empleado es un esfuerzo del que no dispone para mantenerse alerta, para controlar su deseo por un pastel de chocolate en lugar de ensalada de fruta, por ejemplo", explicó el investigador principal Yuval Rottenstreich, profesor asociado de administración de empresas en la Universidad de Duke.

Sin embargo, Rottenstreich enfatizó que era aún más inteligente ir al supermercado con una lista en mano que sin ella, sólo que había que volver a leerla para tachar cualquier artículo azucarado o grasoso que se hubiera anotado.

El estudio aparece en la edición de marzo del Journal of Consumer Research.

Durante años, los nutricionistas han instado a las personas que siguen dietas a que elaboren una lista saludable que tome en cuenta las calorías antes de entrar al supermercado. "No contar con la seguridad de una lista de compra por adelantado podría en realidad ser bastante negativo, sobre todo si la persona va al supermercado con hambre", dijo Bonnie Taub-Dix, dietista registrada con sede en la ciudad de Nueva York y vocera de la American Dietetic Association.

Este consejo tiene mucho sentido intuitivo, pero Rottenstreich y sus coinvestigadores deseaban evaluar si la lista era infalible para mantener a la gente fiel a sus objetivos.

En tres experimentos independientes, se pidió a estudiantes universitarios que hicieran elecciones de consumo en base a dos paradigmas de la vida real. Tomar decisiones "en base a estímulos", en la que los objetos a elegir estaban justo en frente del estudiante (como sucede en un supermercado), y tomar decisiones "en base a la memoria", en la que se pedía a los estudiantes que elaboraran una lista con los artículos que deseaban comprar haciendo uso de la memoria.

Las listas no funcionaron tan bien como se esperaba.

En un experimento que se centró en la elección de cuatro postres (pastel de chocolate, tarta de queso, crema y ensalada de fruta) los participantes eligieron la ensalada de fruta, que era la opción más saludable, con mucha más frecuencia cuando se les presentaban las cuatro opciones que cuando se les pedía que memorizaran los postres y que luego anotaran en la lista su elección.

De acuerdo con Rottenstreich, "esto indica que hacer una lista de memoria sí tiene algo de negativo". El hallazgo, señaló, puede ser explicado por la neurología: El cerebro humano no tiene la capacidad para activar la memoria de trabajo y un complemento total del impulso-control racional a la vez.

"Así que si hago un esfuerzo mental para elaborar mi lista de compra, entonces es un esfuerzo mental que no tengo en términos de tomar decisiones sensibles", dijo Rottenstreich, que llevó a cabo el estudio mientras se encontraba en la Universidad de Nueva York. En esas circunstancias, las elecciones son más emocionales, por lo que se pueden colar algunos "errores" tentadores (pero ricos en calorías).

Sin embargo, eso no significa que las personas que siguen dietas deban tirar sus listas de compra a la basura.

"Creo que las listas sí funcionan de muchas maneras. Sólo estamos conscientes ahora de que existen ventajas y desventajas", señaló Rottenstreich. El simple hecho de volver a repasar la lista de la compra y tachar cualquier producto rico en grasa o azúcar puede eliminar el problema, agregó.

Taub-Dix estuvo de acuerdo en que elaborar una lista de la compra es una buena forma de mantener los alimentos poco saludables fuera del hogar. Incluso ha ideado una forma de simplificar el proceso a fin de que sea menos complejo para la memoria.

"En estos momentos tengo una lista maestra que he elaborado que es más o menos parecida al esquema de mi supermercado", dijo. "En ella, coloco primero todas mis frutas frescas y verduras, después los alimentos selectos, etcétera. Después la imprimo y encierro en un círculo lo que necesito. Hace que la compra sea mucho más fácil".

Otro consejo, Trate de apegarse, siempre que sea posible, al perímetro exterior del supermercado. "Es justo ahí donde suelen encontrarse los productos frescos, las frutas y verduras, el pasillo de los lácteos, el pollo y las carnes magras", señaló Taub-Dix.

Y nunca vaya a hacer la compra cuando tenga hambre.

"Sabemos que cuando se tiene mucha hambre, es como estar demasiado cansado o borracho", apuntó. "Lo que sale de ese estado es pura apatía, 'Total, no importa, me llevaré esto'. "

Otro estudio publicado en la misma edición de la publicación, sugiere que la mente humana encuentra otras formas de eludir el autocontrol. En algunos casos, suprimir un área de la actividad mental o del comportamiento estimula un exceso de actividad en otra área, como la de gastar.

En el estudio, investigadores de la Universidad de Minnesota pidieron a la mitad de los participantes que realizaran tareas mentales pero que no pensaran en un "oso blanco". Luego, suministraron a los participantes $10 para gastar en una librería. Los compradores podían quedarse con la parte del dinero que no habían gastado.

El resultado: las personas que habían intentado no pensar en el "oso blanco" gastaron un promedio de $4.05, cerca de tres veces más ($1.21) que los participantes que no estaban sometidos a esa restricción.

El hallazgo podría conllevar una lección para las personas que se embarcan en regímenes que involucran la autonegación, señalaron los investigadores. Quizá, escribieron, "las personas deberían evitar ir de compras en los días que han ejercido previamente un gran autocontrol o cuando empiecen un nuevo programa de superación personal, como una nueva dieta".

Más información

Para saber más sobre la alimentación saludable, visite la American Dietetic Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ