See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las mujeres no deben dejar acumular su ira

Estudio indica que la mujeres quienes suprimen su enojo terminan más enojadas

Lunes, 14 de enero (HealthDayNews) -- No encierres tu ira, particularmente si eres mujer.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio que encontró que las mujeres quienes suprimen su ira terminan sintiendo más ira.

La investigación, conducida por el Concilio de Investigación Económica y Social de Gran Bretaña, comparó las mujeres con los hombres para ver cuál de estos sexos podía lidiar mejor con la ira. Aunque ambos grupos pudieron suprimir ésta, los resultados no fueron agradables cuando las mujeres lo hicieron.

"La intensidad subjetiva de la ira incrementó en las mujeres al suprimir la expresión de la misma", dijo en una declaración la autora principal Judith Hosie.

Para la Dra. Naomi Weinshenker, el estudio tiene sentido ya que contener las emociones generalmente las intensifica.

"Si suprimes tu ira, no va a desaparecer, y eventualmente aflorará, aunque con frecuencia emerge con otra persona, en otro momento, en otro lugar", indicó Weinshenker, un profesor auxiliar de psiquiatría en la Escuela de Medicina de New York University.

Aunque Weinshenker no cree en la generalización de que todas las mujeres contienen su enojo, considera que debido a que las mujeres están generalmente más en contacto con sus sentimientos que los hombres, pueden simplemente permanecer concientes de sus sentimientos por más tiempo.

"Las mujeres simplemente pueden ser más concientes que los hombre de que todavía se sienten enojadas", señaló Weinshenker.

La meta del estudio era comparar los efectos de diferentes métodos para lidiar con la ira y la tristeza tanto en hombres como en mujeres.

Los participantes se dividieron en tres grupos, y se les informó que se estaría mostrando una película cargada de emociones.

Se pidió al primer grupo que expresar cualquier sentimiento de ira sentido mientras observaban el filme. Se pidió al segundo grupo suprimir todo sentimiento de ira. Al tercer grupo se pidió sustituir el sentimiento de ira por pensamientos agradables.

Entonces se mostró al tercer grupo una segunda película igualmente cargada emocionalmente y se pidió responder como lo harían normalmente. De esa forma, dijeron los investigadores, es cuando podían ver claramente los efectos de suprimir las emociones.

Las mujeres a quienes se pidió suprimir sus emociones luego de la primera película registraron una ira mucho mayor luego de ver la segunda película. De hecho sus niveles de ira dieron la clasificación más alta de cualquiera de los participantes.

De acuerdo con Hosie, los resultados demuestran que las mujeres quienes habían suprimido su ira durante la primera película reportaron sentir mucha más ira, indignación, malestar y disgusto que sus contrapartes varones luego de que ambos observaran el segundo filme.

Las mujeres quienes habían suprimido su ira luego del primer filme también reportaron sentirse más como con deseos de maldecir que sus contrapartes luego de haber observado el segundo filme.

Sin embargo, los hombres a quienes se pidió sustituir sus sentimientos de ira por los de felicidad durante la primera película reportaron sentirse más molestos, indignados y disgustados luego de la segunda película que cualquier mujer que utilizó esta táctica o los hombres quienes habían suprimido su ira durante la primera película.

Los autores explicaron esta reacción diciendo que creen que las mujeres son a menudo impulsadas a ocultar su ira, de manera que pueden simplemente desempeñarse mejor que los hombres al sustituir pensamientos de ira por felices.

Los hombres, por otro lado, están menos familiarizados con la idea de sustituir emociones, así que pedirle que lo hicieran realmente provocó más ira, añadieron los autores.

Weinshenker está menos dispuesta a generalizar por cuestión de género.

"No estoy segura de que se puedan hacer estas presunciones apresuradas acerca de todas las mujeres o todos los hombres, en término de cómo lidian con sus emociones", expresó. "Creo que personalidades individuales entran en juego, y creo que cómo manejamos la ira y cómo esto nos afecta tiene más que ver con quiénes somos y con nuestras experiencias de vida que con nuestro género".

Qué hacer

Para aprender más acerca de cómo te afecta la ira y cómo controlar tu sentimiento, visita Asociación Psicológica Americana. Para una hoja de consejos para lidiar con la ira, visita El Centro de Consejería para el Desarrollo Humano de la Universidad de Florida del Sur.

Fuentes: entrevistas con Naomi Weinshenker, M.D., profesora auxiliar, psiquiatría, Escuela de Medicina de New York University, Ciudad de Nueva York; 13 de enero de 2002, comunicado de prensa, Concilio de Investigación Económica y Social de Gran Bretaña; declaraciones preparadas de Judith Hosie, Ph.D., Departamento de Psicología, Kings College, Universidad de Aberdeen, Reino Unido
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined