See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las ricas no se sienten lo suficientemente delgadas

Las mujeres en áreas acaudaladas están más insatisfechas con sus cuerpos

Lunes, 11 de febrero (HealthDayNews) -- ¿Es cierto que no puedes nunca ser demasiado rico o demasiado delgado?

Si eres una mujer que vive en un vecindario rico, eres más propensa a creer la parte del peso, reveló una nueva investigación.

El estudio, publicado en la edición de febrero de la "Journal of Epidemiology and Community Health", encontró que las mujeres en vecindarios más ricos estaban más insatisfechas con sus cuerpos que las mujeres de áreas menos afluentes.

"Una mujer de peso promedio quien vive en un área de afluencia mayor del promedio tuvo un 71 por ciento de probabilidad de estar insatisfecha con su cuerpo, versus un 58 por ciento de probabilidad de insatisfacción si vivía en un vecindario de afluencia promedio", expresó la autora del estudio Lindsay McLaren, quien estaba en la Universidad de Montreal en Québec, Canadá, al momento del estudio.

Estar inconforme con su cuerpo puede no parecer un gran problema, pero la insatisfacción con el cuerpo puede tener consecuencias a largo plazo a la salud, señalan los expertos.

"Es un verdadero problema público", indicó la Dra. Shari Lusskin, profesora clínica auxiliar de psiquiatría en la Escuela de Medicina de New York University. "Las mujeres que se obsesionan con su imagen corporal pueden recurrir a medios autodestructivos para mantener su peso corporal en o menos del peso ideal".

Las mujeres con inconformidad corporal son más propensas de tener trastornos alimentarios, estar deprimidas, tener una baja calidad de vida, ejercitarse menos y pueden ser menos propensas a dejar de fumar, encontró la investigación.

Para el estudio, los investigadores realizaron entrevistas telefónicas a casi 900 mujeres de 52 comunidades canadienses. Usaron datos del censo para elegir vecindarios que tenían variados estatus socioeconómicos. Determinaron áreas afluentes aquellas en las que las familias promediaban más de $90,000 en ingresos, y las comunidades promedio como aquellas con un ingreso familiar típico de sólo sobre $60,000.

La edad promedio de las mujeres era 40 años, y 53 por ciento de ellas reportó estar inconformes con sus cuerpos. Mientras más pesaba una mujer, más insatisfecha estaba con su peso, encontraron los investigadores.

De las mujeres consideradas bajas de peso, sólo 31 por ciento estaban insatisfechas con su apariencia física. Cuarenta y tres por ciento de las mujeres en un peso saludable reportaron estar inconformes con su apariencia. Ese número aumentó a 74 por ciento para las mujeres quienes estaban de alguna manera en sobrepeso y fue un 86 por ciento para las mujeres quienes se consideró estaban en sobrepeso.

De manera sorprendente, McLaren y sus colegas no encontró que el ingreso personal de un individuo importara en predecir la imagen corporal. "Nuestro hallazgo fue completamente un efecto de la afluencia del vecindario", comentó.

McLaren cree que en vecindarios más opulentos, la cultura probablemente magnifica la importancia de la delgadez. Revista de modas con modelos raquíticas, gimnasios, centros de pérdida de peso y tiendas de ropa moderna son más predominantes en áreas afluentes, creando más de un foco en estar delgada en estas áreas, manifestó McLaren.

"Existe un culto a la delgadez", concordó la profesora de sociología de Boston College Sharlene Hesse-Biber. "Las mujeres en vecindarios opulentos constantemente se topan con mensajes de estar delgadas, como ver un gimnasio en cada esquina".

"En Norte América tenemos la habilidad de enfocarnos en nuestro peso ya que nuestras necesidades básicos de techo y comida ya están cubiertas", explicó Lusskin.

Hesse-Biber, sin embargo, sugirió que los resultados del estudio se deben interpretar con un poco de precaución.

Este estudio sólo examinó cómo las personas se sentían en un momento de sus vidas, indicó, añadiendo que sería interesante saber si las mujeres estaban inconformes con sus cuerpos antes de mudarse a vecindarios opulentos.

Sin saber eso, añadió, no se puede decir definitivamente que el vecindario es la causa.

Qué hacer

"Las mujeres necesitan dejar de medir su valor propio en libras", expresó Hesse-Biber. Indicó que las mujeres necesitan ignorar el mensaje de Madison Avenue de que son sólo cuerpos y dejar de enfocarse tanto en la belleza externa.

Lusskin señaló que los modelos a imitar necesitan cambiar. "Si promovemos modelos y actrices quienes están totalmente por debajo del peso, así es como querrán estar las mujeres, y el problema continuará creciendo".

Para aprender más acerca de mejorar la imagen corporal, lee este artículo del Centro de Recurso Familiar de Denver.

Este artículo del Centro Nacional de Información de Salud de la Mujer evalúa cómo la salud puede afectar la imagen corporal.

FUENTES: entrevistas con Lindsay McLaren, M.S., candidata doctoral, departamento de Epidemiología y Salud Pública, Universidad de Londres, Reino Unido, Shari Lusskin, M.D., profesora clínica auxiliar de psiquiatría, Centro Médico y Escuela de Medicina de New York University, Nueva York; Sharlene Hesse-Biber, Ph.D., profesora de sociología, Boston College, Massachusetts, y autora, Am I Thin Enough Yet?; Journal of Epidemiology and Community Health, febrero de 2002
Consumer News in Spanish