Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Muchos niños menores de quince años ven películas violentas

Una encuesta de EE. UU. muestra que, en algunos casos, los padres fomentan el hábito

LUNES, 4 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una gran proporción de adolescentes estadounidenses sufre de una exposición precoz y regular a las películas violentas, según revela una encuesta reciente.

La encuesta sugiere que casi el trece por ciento del estimado de 22 millones de niños entre los diez y catorce años de edad del país ve escenas extremadamente gráficas de violencia en las películas, ya sea en teatros, en DVD o en la televisión.

"Hay abundante evidencia que respalda la idea de que cuando los niños ven medios violentos, se hacen más agresivos", observó el Dr. James D. Sargent, coautor del estudio y profesor del departamento de pediatría de la Facultad de medicina de la Dartmouth en Lebanon, Nuevo Hampshire. "Y sin embargo, para los niños es cada vez más fácil acceder a medios violentos. Para el sector de las películas, el mensaje es que el sistema de calificaciones de los 60 necesita actualizarse y hacerse más explícito y relevante para la manera en que las películas se distribuyen y ven hoy en día".

"Pero además, los padres tienen que ser mucho más cuidadosos sobre cómo consumen sus hijos medios violentos", añadió.

Los hallazgos de Sargent y sus colegas aparecen en la edición de agosto de la revista Pediatrics.

El investigador de la Dartmouth señaló que la llegada de los DVD ha significado que con frecuencia versiones nuevas y aún más violentas de los estrenos teatrales de clasificación R se lanzan en formatos completamente sin clasificar. Esas versiones en DVD llegan a un grupo mucho más grande de niños que en años anteriores, cuando tales películas sólo podían verse en un teatro.

Otro problema, añadió, proviene de la política de clasificación relativamente liberal actualmente en vigencia en los Estados Unidos, que permite que los estrenos teatrales calificados como R sean vistos por un niño si está acompañado por un adulto. Según los investigadores, ese tipo de práctica está prohibido en el Reino Unido y algunos otros países europeos.

"Y en cualquier caso, el sector cinematográfico estadounidense se califica a sí mismo", agregó Sargent. "De manera que el motivo de que algunas películas sean calificadas como R y otras no no siempre es racional. Es como dejar que el lobo cuide del rebaño. El sector no hará nada que limite la obtención de una audiencia tan amplia como se pueda".

En el estudio, el equipo de la Dartmouth examinó los patrones de uso en una encuesta telefónica nacional de más de 6,500 jóvenes entre 10 y 14 años. La encuesta se llevó a cabo en 2003.

En la encuesta, los investigadores se enfocaron en el consumo de las 40 películas más violentas entre 534 de los estrenos más recientes del momento. Algunas de estas películas incluían escenas de palizas y tortura.

Las 40 películas, entre ellas Gangs of New York, Blade, Training Day, y la más popular de la lista, Scary Movie, fueron calificadas como R por la Motion Picture Association of America y UK18 por la British Board of Film Classification.

La encuesta encontró que los varones, los adolescentes mayores, las minorías (sobre todo los niños negros), los niños provenientes de estratos económicos más bajos, los que tenían calificaciones relativamente bajas en la escuela, y los que tenían padres con niveles educativos más bajos eran más propensos a estar expuestos a violencia extrema en las películas.

Los adolescentes que recibieron una exposición particularmente alta a las películas violentas eran más propensos a tener un televisor en sus habitaciones y a indicar que sus padres les permitían ver películas de clasificación R.

El Dr. Christopher P. Lucas, director del programa de promoción de la salud y prevención del suicidio en adolescentes (STEPS, por su sigla en inglés) del Centro de estudios infantiles de la de la Universidad de Nueva York en esa ciudad, se mostró de acuerdo en que el acceso a filmes violentos de los adolescentes se ha ampliado de manera significativa en los últimos años. Sin embargo, disputó la idea de que la investigación hasta la fecha haya confirmado una relación sólida entre la exposición en la adolescencia a la violencia en el cine y la conducta aberrante.

"Lo que los investigadores dicen tiene mucha validez", afirmó. "Los niños definitivamente pueden acceder mucho más a este tipo de material violento. Y es algo potencialmente preocupante. Pero en realidad aún no hay evidencia sólida de que haya consecuencias negativas".

"Eso no quiere decir que no la haya", enfatizó Lucas. "Simplemente no hay estudios que hayan mostrado una relación directa con la conducta problemática ni cual es la conexión, de manera independiente de muchos otros factores. Por ejemplo, los niños que son más violentos en primer lugar tienden a sentirse más atraídos a material que es más violento. Entonces, ni siquiera la dirección de cualquier relación está clara".

Más información

Para más información sobre la conducta violenta en los niños, visite la American Academy of Child & Adolescent Psychiatry.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: James D. Sargent, M.D., professor, department of pediatrics, Dartmouth Medical School, Lebanon, N.H.; Christopher P. Lucas, M.D., director, STEPS program, NYU Child Study Center, New York City; August 2008, Pediatrics
Consumer News in Spanish