See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Niños con restricciones en el uso del televisor hacen más asignaciones

Acuden a los libros cuando no hay televisión en sus cuartos, indica un estudio

Martes, 2 de octubre (HealthDayNews) Los niños quienes no tienen un televisor en sus cuartos pasan un poco más de tiempo haciendo sus asignaciones, reflejó un nuevo estudio.

Estudios previos han demostrado que la cantidad de televisión que observan los niños está vinculada con la epidemia de obesidad infantil en los Estados Unidos. La investigación también ha demostrado que si los niños tiene acceso constante y sin restricción a un televisor, observan más y hacen menos.

Este estudio es un reflejo exacto de estos hallazgos. Indica que los niños cuyos padres restringieron su acceso a la televisión pasan unos 13 minutos adicionales al día en su lectura y asignaciones. Y si tampoco tenían un televisor en sus dormitorios, trabajaban 20 minutos más, añadió.

"Hemos estado investigando por una serie de años acerca del vínculo entre ver televisión y la obesidad infantil", dijo Jean Wiecha, el subdirector del Centro de Investigación de Prevención de Harvard en la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston. "Con un entendimiento de esa relación, deseábamos examinarlo en el ambiente hogareño si los niños tenían acceso a la televisión y dónde tenían ese acceso. Queríamos responder la siguiente pregunta: ¿Ese acceso provoca que observen más televisión".

Según los estudios publicados por la Asociación Médica Americana, los niños tienden a ser más delgados y más activos si observan no más de una hora de televisión al día. El riesgo de estar en sobrepeso es el más alto entre niños se arrojan frente al televisor por al menos cuatro horas.

"Deseábamos ir más allá, por lo tanto realizamos dos conjuntos de análisis examinamos dónde estaba el televisor en la sala o en el dormitorio de los niños y si esto influenciaba los hábitos de observar la televisión", explicó Wiecha. "Y luego también analizamos el tiempo utilizado en las asignaciones y en la lectura. ¿El acceso a la televisión los influenció de manera similar? No sólo examinamos dónde estaba el televisor, sino si los padres restringían a sus hijos el acceso a éste".

Utilizando la información recogida de un programa nutricional escolar de Boston llamado "Planet Health", Wiecha y sus colegas interrogaron a 1,197 estudiantes de sexto y séptimo grado de 10 escuelas intermedias en el área de Boston.

Ellos encontraron que 54 por ciento de los niños sí tenían una televisión en su cuarto, y 42 por ciento de los niños dijeron que sus padres no establecieron restricciones en cuánto tiempo podían observarla. "Los niños que tenían un televisor en su cuarto observan cerca de 3.8 horas de televisión al día", señaló, "y los niños quienes no observaron cerca de 40 minutos menos que eso".

El estudio también reflejó que los niños quienes cenan con sus padres observaron cerca de 30 minutos menos de televisión que los niños que no lo hacían. Y en cuanto a los niños que reportaron que sus padres no limitaban cuánta televisión observaban, observaron cerca de una hora y media más que los niños cuyos padres establecían limites.

Los hallazgos se publicaron en las ediciones de septiembre / octubre de Ambulatory Pediatrics. Los investigadores indicaron que había una asociación significativa entre la cantidad de tiempo utilizado en las asignaciones y el acceso al televisor.

Si los padres limitaban la televisión y no permitían un televisor en su cuarto, esos niños pasaban más tiempo en asignaciones y en la lectura, comentó. Sin embargo, aún se necesita más investigación. Todavía necesitamos estudiar esa relación de causa y efecto.

Además, ¿menos televisión implica meno niños con sobrepeso?

"La respuesta a esto simplemente es, sí", indicó Wiecha.

"Otros estudios han demostrado que si reduces el uso del televisor en aproximadamente una hora y media al día, puedes experimentar una reducción en la obesidad", añadió. Desde el punto de vista de la salud pública, tiene sentido, por consiguiente, recomendar que los padres limiten el tiempo de sus hijos para observar televisión si desean reducir el riesgo de obesidad en sus hijos. Y eso es consistente con la recomendación de la Academia Americana de Pediatría (AAP) requiriendo dormitorios libre de aparatos electrónicos y que los niños observen menos de dos horas de televisión cada día.

"Sacar el televisor del dormitorio, ese es el paso número uno y sacar la computadora del dormitorio, es el paso número 2", dijo la doctora Miriam Bar-on, presidente del comité de la AAP que estableció la recomendación. "Debe haber una zona libre de televisión en los dormitorios de los niños de manera que los niños tengan la oportunidad de reflexionar sobre sus vidas diarias y de manera que padres tengan mejor control sobre lo que sus hijos están expuestos".

Aunque no hay nada sorprendente en los hallazgos de Wiecha, Bar-on dice "es bueno tener una información concreta al discutir estos asuntos y estos hallazgos han comprobado, con evidencia contundente, lo que habíamos formulado en hipótesis".

Qué hacer

Los padres necesitan ejercer una función más activa en los hábitos de sus hijos no sólo por los beneficios a la salud sino también por sus efectos sicológicos. Hay un sinnúmero de estudios que han vinculado la televisión y los juegos de vídeo con la violencia y el comportamiento violento, el uso y abuso de sustancias y ha alterado la imagen corporal. Los padres tienen que dictaminar y controlar lo que sus hijos observan.

Para más sobre los hábitos televisivos de tus hijos, visita la Comisión Federal de Comunicaciones o la Academia Americana de Pediatría.

FUENTES: entrevistas con Jean Wiecha, Ph.D., subdirector, Centro de Investigación y Prevención de Harvard, Escuela de Salud Pública de Harvard, Boston; Miriam Bar-on, M.D., profesora de pediatría, Escuela de Medicina Stritch, Loyola University, Chicago; Ambulatory Pediatrics, septiembre/octubre 2001
Consumer News in Spanish