See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Plegarias contestadas

Estudio vincula los servicios religiosos con la protección contra la muerte y las enfermedades

Viernes, 29 de marzo (HealthDayNews) -- He aquí algo para que reflexionemos esta semana de Pascua: Si vas a la iglesia o a la sinagoga con regularidad, considérate bendecido con la posibilidad de una vida más larga.

Un nuevo estudio sugiere que la asistencia regular a un lugar de adoración te dará alguna protección contra morir temprano, especialmente de enfermedades comunes del corazón, pulmones y estómago.

Investigadores analizaron los expedientes de salud de 6,525 de californianos del norte quienes fueron estudiados de 1965 a 1996. Quienes no asistían de manera consistente a servicios religiosos eran 21 por ciento más propensos a morir que los que asistían.

En otras palabras, seis personas quienes no asistieron a servicios regulares murieron por cada cinco quienes rutinariamente eran devotos, indicó el autor principal del estudio Doug Oman, un conferenciante en la Universidad de California, Berkeley.

"Esto puede hacer una diferencia si eres el sexto", indicó.

Cientos de estudios han vinculado la fe religiosa con la buena salud. Pero este nuevo estudio, que aparecerá en la edición del 4 de abril de la "International Journal of Psychiatry in Medicine", es uno de los primeros en examinar la asistencia a los servicios y enfermedades específicas.

Los investigadores no encontraron vínculo entre la asistencia y la protección contra el cáncer. Pero sí encontraron que aquellos que no asistían con regularidad a los servicios eran el doble de propensos a morir de enfermedades digestivas no cancerosas y eran 21 por ciento más probables de morir de enfermedades cardiovasculares, incluyendo enfermedades cardiacas y derrames. El índice de enfermedades respiratorias (a parte del cáncer) era 66 por ciento mayor.

"No es sorprendente que las personas quienes asisten a la iglesia son más saludables", indicó el doctor Harold G. Koenig, director del Centro para el Estudio de Religión/Espiritualidad y Salud de Duke University.

Aquellos quienes asisten a servicios con regularidad probablemente "tienen un sistema de creencia común que es optimista y esperanzador, y le da un sentido a la tragedia y al trauma", argumentó.

Koenig reconoce que la falta de un vínculo con el cáncer en el nuevo estudio es raro, pero tiene una posible explicación.

"Podría ser que las personas quienes asisten a servicios religiosos viven en una edad que son más propensos a adquirir cáncer, mientras que otros mueren antes de llegar aquí", indicó.

Los investigadores entrevistaron primero a los participantes en su estudio en 1965, cuando vivían en Alameda County, mejor conocido como el hogar de la ciudad de Oakland, en el lado este de San Francisco Bay. Para ese tiempo, todos tenían 21 años o más.

Se les entrevistó nuevamente en 1974, 1983 y 1994. Los investigadores examinaron los expedientes de defunción hasta 1996, para determinar cómo muchos participantes habían muerto y de qué causas.

En el área de San Francisco Bay predominan los izquierdistas, y los participantes del estudio también lo hicieron . Casi 52 por ciento se describió como Protestantes Liberales. Un poco más de un cuarto era Católicos Romanos; 7 por ciento estaba afiliado con otras denominaciones cristianas; y 2.5 por ciento era Judío.

Menos del 1 por ciento eran miembros de religiones no occidentales, y 11 por ciento alegó no tener afiliación religiosa.

Los investigadores de la Universidad de California, Berkeley, el Instituto de Salud Pública y el Departamento de Servicios de Salud de California ajustaron la taza de mortandad para asegurarse de que no fueran influenciados por factores como fumar y condiciones anteriores de salud.

Los vínculos entre índices de mortandad menores y la asistencia a servicios permaneció, incluso cuando esas influencias fueran renovadas, indicó Oman.

Aunque las conexiones estadísticas están claras, todavía es difícil entender por qué existen, comentó. Pero parece que las relaciones humanas desempeñan su función, añadió.

Aquellos quienes asisten a servicios con regularidad "tienen mayores redes sociales que se sabe están asociadas con una mejor salud", expuso Oman. "Las personas se ayudan mutuamente en muchas maneras diferentes".

Otra explicación podría tener que ver con la "paz interior" e imitar mecanismos que provienen de la religión, añadió.

No parece importar a qué denominación pertenecen las personas, con la excepción de aquellos de tipos de fe no occidentales como el budismo, indicó Oman.

"Estos asisten con menos frecuencia, pero no parecían sufrir tanto como los que no asistían a los servicios", indicó.

Eso porque algunos de las religiones no occidentales dan menos énfasis en el culto en grupo, indicó Oman. "Quizás estaban obteniendo paz interior en la manera diferente en que la religión misma opera", indicó.

Koenig indicó que el estudio no muestra definitivamente un vínculo entre la asistencia a los servicios religiosos y la salud. La única manera de determinar si hay un vínculo concluyente es tomar un grupo de personas que no asiste y hacerles asistir a los servicios religiosos o viceversa.

"Pero eso", añadió, "es casi imposible".

Qué hacer

Para una mirada afirmativa en la religión y la salud, visita la Fundación John Templeton, financiada por la Escuela Médica de Harvard.

Para un punto de vista alternativo, visita La Sociedad Escéptica, donde todo incluyendo la religión se trata con una fuerte dosis de, digamos, escepticismo.

FUENTES: Doug Oman, Ph.D., conferenciante, Universidad de California, Escuela de Salud Pública de Berkeley; Harold G. Koenig, M.D., profesor asociado de psiquiatría y medicina, y director, Centro para el Estudio de Religión/ Espiritualidad y Salud, Duke University, Durham, N.C.; 4 de abril de 2002, "International Journal of Psichiatry in Medicine"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined