Sólo se necesita un vistazo

Las miradas atractivas van directo al cerebro, pero está involucrado algo más que deseo

Miércoles, 10 de octubre (HealthDayNews) Estás en una fiesta concurrida una tarde encantadora cuando tus ojos se topan con la mirada de un atractivo extraño. ¿Amor a primera vista? Quizás, pero podría ser también interés propio de una clase diferente.

Además de encender varias chispas, la mirada directa de una persona atractiva impulsa a una ráfaga de actividades en el estrato anterior del cerebro, un área que tiene que ver con recibir recompensa, indicó un reciente estudio realizado por investigadores británicos. Lo que es más, informaron que la atracción sexual no parece desempeñar mucho una función en la respuesta, postergando otras motivaciones, como la posición social.

Los hallazgos aparecen en la edición del 11 de octubre de "Nature".

Los investigadores dirigidos por el neurocientífico Dr. Knut Kampe de University College en Londres mostraron 160 fotografías de hombres y mujeres a 16 voluntarios, divididos equitativamente por género, y utilizaron una forma de imagen de resonancia magnética para medir la actividad de sus células cerebrales durante la tarea. También se les pidieron que clasificaran las personas en las fotos de acuerdo con su atractivo.

Cuando los ojos de los rostros de la foto miraban directamente a la cámara, las neuronas en el estrato anterior estaban más excitadas, sugiriendo que "el contacto visual" es la clave a una recompensa esperada, indicó Kampe. Fue menos la respuesta de los sujetos cuando no ocurrió tal contacto visual. "Si un rostro atractivo no te hace caso, obviamente no estás obteniendo la recompensa que estás esperando", señaló Kampe.

¿Cuál es la naturaleza de este reenvío misterioso? No es meramente gratificación sexual, planteó Kampe.

De forma intrigante, el estrato anterior, que enlaza los centros emocionales y motores del cerebro, parecen apreciar que la atracción no tiene género; el efecto de recompensa ocurre cuando los hombres observan a hombres y mujeres a mujeres. También va más allá de la simple belleza física para incluir otros factores, como la determinación o el entusiasmo de las expresiones de una persona. La atracción puede estar basada en "aspectos de bajo nivel" de un rostro, tales como la simetría, que no son necesariamente la belleza, expresó Kampe.

Y aunque la esperanza de sexo con una persona atractiva es un incentivo, Kampe dijo que otros factores también son importantes desde una perspectiva de perpetuar la especie o los genes de uno. "Podría ser tan gratificante como ver a un amigo, o a un promotor de carrera", indicó.

Los estudios muestran que la atracción conduce a un estatus social mayor, que da a entender que las personas atractivas son propensas a ser influyentes. Y ya que los humanos son animales sociales con una gran cantidad de riesgo en su relación con otros, "es extremadamente importante saber muy rápidamente qué puedo obtener de esta persona cuando me encuentre con ella", aseveró.

Así que ¿qué pasa cuando una persona no atractiva es quien te mira? "Si una persona no atractiva observa tus ojos, los resultados sugerirían que sería decepcionante. Podría ser un alivio si mirara para otro lado", dijo Kampe.

"Los rostros atractivos tienen una línea caliente a nuestros centros de placer. Deseamos su atención", comentó David Perrett, un sicólogo quien estudia el aprendizaje visual en la Universidad de St. Andrews en Escocia. Sin embargo, Perrett añadió, "el estudio es importante ya que demuestra que una dimensión de interacción social es importante en el juicio de la belleza. Una mujer puede lucir como una diosa griega, pero lo que cuenta para mí es si muestra o no interés en interactuar conmigo".

Qué hacer

Para saber más sobre la sicología del amor, visita About.com. Para más sobre neurociencia cognoscitiva, visita el Instituto de Neurociencia Cognoscitiva.

FUENTES: entrevistas con Knut Kampe, M.D., asociación de investigación clínica, Instituto de Neurociencia Cognoscitiva, University College, Londres, y (por correo electrónico) David Perrett, Ph.D., profesor de sicología, Universidad de St. Andrews, Escocia; "Nature", 11 de octubre de 2001
Consumer News in Spanish