Asocian bajo coeficiente intelectual con riesgo de suicidio

Según un estudio un pobre coeficiente intelectual podría enmascarar una enfermedad mental no diagnosticada

JUEVES 20 de enero (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un bajo coeficiente intelectual podría ser un factor de riesgo de suicidio.

Un nuevo estudio reveló que los hombres jóvenes con menores capacidades intelectuales son tres veces más propensos a quitarse la vida, en comparación con los que obtienen los resultados más altos en las pruebas.

La comprensión de los expertos sobre las causas del suicidio está creciendo, dijo el jefe de la investigación, el Dr. David Gunnell, un profesor de epidemiología de la Universidad de Bristol en Inglaterra, "Este hallazgo es un indicador de un factor asociado con el riesgo que amerita explicación. Actualmente, las implicaciones prácticas no están claras", añadió.

En su estudio, Gunnell y su equipo recolectaron datos de 987,308 suecos jóvenes que estaban a punto de ingresar al ejército. Los investigadores hicieron un seguimiento de los hombres durante 26 años. Durante ese seguimiento, se dieron 2,811 suicidios.

"Observamos la asociación entre los resultados en las pruebas de inteligencia y los suicidios posteriores", indicó Gunnell. "Hubo una diferencia de entre el doble y el triple entre aquellos con los mejores resultados en las pruebas y aquellos con los peores resultados, con un mayor riesgo para los que estaban en la menor escala de resultados.

Los hallazgos aparecen en la edición del 22 de enero del British Medical Journal.

Gunnell especuló que el pobre desempeño en las pruebas de coeficiente intelectual asociado con un mayor riesgo de enfermedades mentales, particularmente la esquizofrenia, podría explicar el hallazgo. La gente que sufre de esquizofrenia está notablemente en un mayor riesgo de suicidio que la población en general, agregó.

Otra razón para la asociación puede ser que las personas con pobre desempeño en las pruebas de coeficiente intelectual tomen decisiones menos acertadas en la vida. "Son más propensos a ocupar puestos de trabajo de menor remuneración", Gunnell comentó. "Y debido a la asociación de la pobreza con el suicidio, esto podría contribuir con la asociación".

Además, aquellos con los resultados más altos pueden tener una mejor capacidad de lidiar con la depresión y otros problemas en la vida. "Podría tratarse simplemente de que estamos observando la diferencia entre individuos y su capacidad para resolver problemas cuando se enfrentan a eventos severos en la vida", señaló Gunnell.

Si la relación entre el coeficiente intelectual y el suicidio es la misma para las mujeres sigue siendo una incógnita. Pero Gunnell sospecha que la misma asociación podría resultar cierta, dada la conexión que hay entre un menor coeficiente intelectual y las enfermedades mentales en las mujeres, observó.

Mientras que este es un estudio de observación con una aplicación práctica limitada, Gunnell considera que el hallazgo puede ser útil en el futuro. "Estos hallazgos plantean preguntas cuyas respuestas pueden ser importantes para nuestro entendimiento sobre las causas de suicidio y la capacidad de usar dicho conocimiento para prevenir tales muertes", declaró.

M. David Rudd es el presidente de psicología y neurociencias en la Universidad de Baylor, y presidente de la American Association of Suicidology. "El suicidio es a menudo la función de una constelación de factores, y no sólo de uno en particular, como un pobre de desempeño en una prueba de inteligencia", indicó. "No existe una forma verdadera de saber si los pobres resultados de coeficiente intelectual se debieron a una función de una enfermedad mental preexistente".

La gran mayoría de la gente que comete suicidio sufre de algún trastorno mental. Por lo que, los hallazgos del reciente estudio deben ser considerados, dijo Rudd. "La enfermedad mental tiende a resultar en una amplia gama de síntomas y rupturas cognitivas, cualquiera de los cuales puede reducir el desempeño en una prueba de inteligencia", señaló.

Rudd agregó que muchas variables podrían entrar en juego cuando se trata del suicidio, incluyendo trastornos médicos coexistentes, una pobre resolución de problemas, abuso de sustancias y problemas como el respaldo social entre familiares y amigos. "En lo que respecta a la investigación sobre el suicidio, algo que resulta cierto muchas veces es que asociaciones como ésta no están aisladas por lo normal", explicó.

"Lo que sabemos con certeza entre los casos de suicidio es que la causa verdadera tiende a no ser diagnosticada, ni tratada, o tiene que ver con una enfermedad mental que no ha sido tratada lo suficiente", continuó Rudd.

Más de 30,000 personas se suicidan en los Estados Unidos cada año, de acuerdo a los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Más información

El National Institute of Mental Health tiene más información sobre el suicidio.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ