El calcio puede reducir el riesgo de SPM

Pero los expertos advierten que podría no funcionar en todas las mujeres

LUNES 13 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Una dieta rica en calcio parece reducir el riesgo de desarrollar SPM en hasta un 40 por ciento, según los investigadores.

La mayoría de mujeres experimentan síntomas premenstruales ligeros, pero para el 8 al 20 por ciento, los síntomas pueden ser severos. Esos síntomas definen el SPM y pueden interferir con las actividades cotidianas y las relaciones, de acuerdo al informe en la edición del 13 de junio de Archives of Internal Medicine.

Estudios anteriores han encontrado que los complementos de calcio y la vitamina D, que ayuda a la absorción del calcio, podrían reducir tanto la ocurrencia como la severidad del SPM. Este último estudio parece confirmar tales hallazgos.

"Nuestros hallazgos sugieren que una alta ingesta dietética de calcio y vitamina D podría ayudar a las mujeres a prevenir el desarrollo inicial del SPM", afirmó la autora del estudio Elizabeth R. Bertone-Johnson, profesora asistente de epidemiología en la Universidad de Massachusetts, Amherst.

Para averiguar el efecto del calcio dietético sobre el SPM, el equipo de Bertone-Johnson recolectó datos sobre mujeres con y sin SPM. "Comparamos la ingesta dietética del calcio y la vitamina D en 1,057 mujeres en el Nurses Health Study II que habían desarrollado SPM durante un periodo de 10 años con 1,968 mujeres que no desarrollaron SPM", apuntó.

La comparación demostró que la ingesta de calcio tenía un profundo efecto sobre si las mujeres desarrollaban SPM o no. "Encontramos que las mujeres con la mayor ingesta de vitamina D y calcio de fuentes alimenticias tenían un riesgo significativamente menor de ser diagnosticadas con SPM", afirmó Bertone-Johnson.

El mayor resultado se vio en mujeres que consumían alrededor de 1,200 miligramos de calcio y 500 UI de vitamina D por día. "Encontramos que las mujeres que consumían cuatro porciones por día de leche baja en grasa, jugo de naranja fortificado, y alimentos lácteos bajos en grasa como el yogurt, tenían un riesgo aproximadamente 40 por ciento menor de ser diagnosticadas con SPM que las mujeres que sólo consumían tales alimentos cerca de una vez por semana", señaló.

Aumentar la ingesta de calcio y vitamina D podría producir este resultado al afectar los niveles de estrógeno durante la menstruación, dijo Bertone-Johnson. Los niveles de calcio y vitamina D fluctúan durante el ciclo menstrual, y esto podría definir a las mujeres con y sin SPM, añadió.

Los hallazgos deben animar a las mujeres a consumir más alimentos ricos en calcio y vitamina D, señaló Bertone-Johnson. "Las mujeres podrían considerar aumentar su ingesta dietética de estos nutrientes", dijo. "También sentimos que los profesionales clínicos podrían considerar recomendar estos nutrientes a las mujeres porque también han sido asociados con otros beneficios sanitarios, tales como una reducción en el riesgo de osteoporosis y ciertos cánceres".

Sin embargo, una experta recomendó precaución sobre los hallazgos. "No pienso que esto explicará todas las mujeres que tienen SPM", afirmó Ellen W. Freeman, profesora de investigación en los Departamentos de Obstetricia y Ginecología y Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania, Filadelfia. "Siento mucho escepticismo de que esto [una ingesta baja de calcio] sea una causa importante del SPM".

Sin embargo, Freeman considera que para la mayoría de las mujeres, aumentar el calcio y la vitamina D no puede ser dañino, aunque podría no ayudar a reducir la ocurrencia o severidad del SPM. "En general, las mujeres de este país no obtienen suficiente calcio", apuntó.

Otra experta consideró el informe interesante, pero advirtió que no aplica a todos los problemas premenstruales. "Los hallazgos son muy interesantes y muy positivos para tratar trastornos en las mujeres", afirmó la Dra. Margaret Spinelli, profesora clínica asociada de psiquiatría en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

Spinelli anotó que no debería confundirse el SPM con el trastorno disfórico premenstrual (TDP). "El trastorno disfórico premenstrual es poco común", dijo. "Ocurre en 3 al 5 por ciento de las mujeres, mientras que hasta el 90 por ciento de las mujeres tiene SPM".

En las mujeres con TDP, los síntomas se parecen a los de una depresión mayor, apuntó Spinelli. "Eso es más serio", dijo. "El SPM tiene más que ver con síntomas físicos, tales como sensibilidad en los senos, hinchazón y dolor de cabeza. Y si se encuentra algo para aliviar esos síntomas sin tomar otros medicamentos, eso es un beneficio".

Más información

El National Women's Health Information Center puede darle más información sobre el síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Elizabeth R. Bertone-Johnson, Sc.D., assistant professor, epidemiology, University of Massachusetts, Amherst; Ellen W. Freeman, Ph.D., research professor, Departments of Obstetrics and Gynecology and Psychiatry, University of Pennsylvania School of Medicine, Philadelphia; Margaret Spinelli, M.D., associate clinical professor, psychiatry, Columbia University, New York City; June 13, 2005, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish