Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

El Prozac parece seguro y eficaz en adolescentes

Un estudio preliminar sugiere que una combinación de medicamentos más psicoterapia es lo mejor

MIÉRCOLES 2 de junio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Aunque no decida el debate completamente, hallazgos preliminares de un importante estudio estadounidense con fondos gubernamentales sugieren que los antidepresivos no elevan el riesgo de suicidio entre los adolescentes.

Los hallazgos deben proveer algún tipo de consuelo a los padres de millones de adolescentes estadounidenses que toman Prozac y otros medicamentos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) para luchar contra la depresión. Anteriormente en este año, reportes aislados sobre adolescentes que se suicidaron mientras estaban siendo medicados con ISRS llevaron a la U.S. Food and Drug Administration a publicar una advertencia acerca de su uso en los pacientes más jóvenes. En el Reino Unido, los oficiales de salud fueron más lejos, prohibiendo el uso de los ISRS, a excepción del Prozac, en pacientes menores de 18 años.

Sin embargo, "las personas preocupadas por este problema pueden tranquilizarse" con los resultados de la nueva investigación, dijo el Dr. Marvin Lipkowitz, director de psiquiatría en el Maimonides Medical Center de la ciudad de Nueva York.

"El mensaje final", dijo, "es que los medicamentos son, en general, excelentes, sin duda alguna".

De acuerdo con un reporte del miércoles en el The New York Times, investigadores liderados por el Dr. John March, de la Duke University, evaluaron los cambios continuados en la salud mental de 378 adolescentes entre los 12 y los 17 años de edad diagnosticados con depresión severa como parte del estudio para el Tratamiento de Adolescentes con Depresión (Treatment for Adolescents with Depression).

Cada uno de los jóvenes pacientes recibió uno de cuatro tratamientos diferentes durante un periodo de 36 semanas: sólo Prozac; Prozac en combinación con terapia cognitiva-conductual (en la que los pacientes analizan sus problemas con un terapeuta); sólo terapia cognitiva-conductual; o una píldora de placebo.

El estudio recibió todos sus fondos de una concesión del National Institute of Mental Health.

Aunque el equipo de March recolectó datos de los sujetos del estudio por un periodo de un año, hasta ahora sólo han analizado los datos de las primeras 12 semanas de terapia.

Al presentar estos hallazgos preliminares no publicados en una reunión de psiquiatría el martes en Phoenix, los investigadores reportaron que una combinación de Prozac y terapia "hablada" era lo que mejor funcionaba, con un 71 por ciento de esos pacientes respondiendo bien al tratamiento. El siguiente tratamiento más efectivo fue sólo Prozac, que mejoró la depresión en el 61 por ciento de los pacientes. Sólo el 43 por ciento de los pacientes tratados exclusivamente con terapia cognitiva-conductual lograron un alivio significativo de la depresión, un poco más que el 35 por ciento encontrado en los pacientes que tomaron el placebo.

Sin embargo, los investigadores recalcaron que cualquier terapia parecía reducir los riesgos de suicidio. Ninguno de los 378 participantes se suicidó durante el ensayo, anotaron los investigadores, aunque se registraron seis intentos de suicidio.

Cinco de los seis intentos de suicidio ocurrieron entre pacientes que tomaban Prozac, dijeron los investigadores. Aún así, ese número es estadísticamente muy bajo, y March le dijo al Times que "estos eventos adversos son extremadamente raros".

De acuerdo con Lipkowitz, el estudio sugiere que los beneficios del Prozac para los adolescentes deprimidos sobrepasan por mucho los riesgos. "Aunque cada muerte es una tragedia, el número de personas que se han beneficiado de estos medicamentos es significativamente más grande que el número a quienes les ha hecho daño", dijo.

Pero está de acuerdo con la recomendación actual de la FDA de que los pacientes jóvenes que toman Prozac también deben buscar atención de un psicólogo o psiquiatra simultáneamente, para que vigilen su progreso. "A menos que uno esté completamente enamorado del método exclusivamente farmacológico, estos hallazgos demuestran que, para la depresión y especialmente con los pacientes adolescentes, el contacto humano es importante", dijo.

Lipkowitz cree que estos hallazgos serán menos bienvenidos por los representantes de las organizaciones para el mantenimiento de la salud del país. "Las compañías médicas que pagan las atenciones médicas pondrán objeciones a tener que pagar todo ese dinero para que alguien hable con un niño, lo cual sólo aumentará los costos", dijo. "Si bien pienso que es una lucha noble, tomará tiempo para que estos hallazgos tengan un efecto significativo. Pero es un inicio muy valioso".

La próxima prueba real llega ahora, a medida que los expertos de la FDA mediten sobre los hallazgos del estudio. Todavía hay que esperar los resultados completos del estudio, afirman los investigadores. "Todos estamos a la expectativa de lo qué hará la FDA", declaró March al Times.

Mientras tanto, las inquietudes respecto a los ISRS y la seguridad llevan a batallas legales en las cortes del país.

El Fiscal General del estado de Nueva York, Elliot Spitzer, anunció el miércoles que demandó al gigante de los medicamentos GlaxoSmithKline, alegando que la compañía "se involucró en fraude repetido y continuo al ocultar y fallar en publicar a los médicos información sobre Paxil, un medicamento usado para tratar la depresión".

Actualmente, sólo el Prozac está aprobado por la FDA para usar en la depresión en los niños. La demanda de Spitzer alega que GlaxoSmithKline "ocultó" y "tergiversó" la investigación sobre los efectos de Paxil en los adolescentes y los niños jóvenes, en un intento de animar a los doctores a recomendar usos no aprobados por la FDA del medicamento en los pacientes más jóvenes. De acuerdo a la oficina de Spitzer, los doctores estadounidenses dieron más de 2 millones de recetas de Paxil para su uso en niños sólo en 2002, lo que se tradujo en ventas por más de $55 millones.

Más Información

Para más información sobre cómo tratar a los niños con depresión, visite el National Institute of Mental Health.

FUENTES: Marvin Lipkowitz, M.D., chairman, department of psychiatry, Maimonides Medical Center, New York City; June 2, 2004, The New York Times; June 2, 2004, statement and complaint, New York State Office of the Attorney General
Consumer News in Spanish