La recesión provoca un aumento en el número de estadounidenses deprimidos

Estar desempleado o subempleado pone la salud mental en riesgo, según una encuesta

JUEVES, 8 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- Los estadounidenses desempleados son cuatro veces más propensos que los que tienen trabajo a informar sobre síntomas de enfermedad mental grave, como depresión mayor, según una encuesta nacional reciente que revela el precio de la recesión en cuanto a la salud mental.

La encuesta de 1,002 adultos a partir de los 18 años también encontró que la gente con trabajo que es forzada a aceptar cambios laborales, como una reducción del horario o recortes en el salario, tenían el doble de probabilidades de mostrar síntomas.

Los hallazgos fueron publicados para coincidir con la semana de concienciación sobre la enfermedad mental, del 4 al 10 de octubre, y con el día nacional de evaluación de la depresión, el 8 de octubre. La encuesta fue llevada a cabo el mes pasado por Mental Health America, la National Alliance on Mental Illness y la Depression Is Real Coalition.

"Esta encuesta muestra claramente que las dificultades económicas representan un riesgo grave para la salud mental del público y necesitamos acción afirmativa para abordar estos problemas médicos", advirtió en un comunicado de prensa David L. Shern, presidente y director ejecutivo de Mental Health America. "Los individuos que se enfrentan a estos problemas deben buscar ayuda, hablar con su médico, con un amigo de confianza, con un consejero o con un profesional de la salud mental".

"Actualmente, el desempleo es de casi diez por ciento. En todo el país, nos enfrentamos a una crisis de salud mental además de la económica", apuntó en el comunicado de prensa Michael J. Fitzpatrick, director ejecutivo de la National Alliance on Mental Illness.

Algunos de los hallazgos de la encuesta:

  • El trece por ciento de los desempleados afirman haber pensado en hacerse daño a sí mismos, un índice cuádruple cuatro veces mayor que entre los que tienen empleo a tiempo completo.
  • Las personas desempleadas tienen unas seis veces más probabilidades de tener problemas para cubrir los gastos del hogar. El 22 por ciento afirmó que tienen muchas dificultades para pagar por los servicios públicos, y casi la mitad señaló que les es difícil obtener atención de salud, lo que complica aún más la situación.
  • Los encuestados que no tenían trabajo tenían el doble de probabilidades de informar estar preocupados por su salud mental o de usar alcohol o drogas en los seis meses anteriores. Entre los que no habían hablado con un profesional de salud mental sobre sus inquietudes, el 42 por ciento afirmó que el costo o la falta de seguro de salud era el motivo principal.
  • Casi el veinte por ciento de los respondientes afirmaron haber tenido que aceptar cambios forzosos, como reducción en el horario o el salario, el año anterior. Eran cinco veces más propensos a reportar sentimientos de desesperanza casi todo o todo el tiempo que la gente que no había experimentado un cambio forzoso en el trabajo.

"No hay que avergonzarse de buscar ayuda para combatir el desempleo o una enfermedad médica. Por el bien de todos nuestros seres queridos, es importante aprender a reconocer los síntomas de depresión y otras enfermedades mentales. Las evaluaciones preventivas ayudan. Hable con un médico sobre cualquier inquietud", aconsejó Fitzpatrick.

La depresión mayor afecta a unos quince millones de adultos de EE. UU. (entre el cinco y el ocho por ciento de la población) cada año. Apenas la mitad de las personas que sufren de depresión mayor buscan tratamiento, independientemente de su situación económica o laboral, encontró la encuesta.

Más información

a Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental de EE. UU. ofrece consejos sobre cómo sobrevivir en las épocas económicas difíciles.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTE: Mental Health America, news release, Oct. 6, 2009
Consumer News in Spanish