Un estudio refuta hallazgo sobre gen de la depresión

Pero los eventos vitales estresantes pueden desencadenar la afección, afirman investigadores

MARTES, 16 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un análisis reciente contradice un estudio anterior muy aclamado que había concluido que una variación genética en particular se asociaba a un mayor riesgo de depresión.

Sin embargo, el nuevo análisis sí verifico una parte del hallazgo anterior que mostraba que los eventos vitales más estresantes se traducen en un riesgo sustancialmente superior de depresión.

"Los trastornos mentales son las más complejas de las enfermedades", aseguró la autora principal Kathleen Ries Merikangas, investigadora principal y jefa de la rama de investigación en epidemiología genética del Programa de investigación intramuros del Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU. "Estamos aprendiendo más sobre la manera en que los genes pueden controlar las distintas vías biológicas del cerebro pero, de manera más importante, cómo el cerebro está diseñado para responder a los factores ambientales. Estamos en unas etapas muy primitivas del conocimiento".

Según los autores del trabajo actual, que aparece en la edición del 17 de junio de la revista Journal of the American Medical Association, los nuevos hallazgos cuestionan cómo la investigación, sobre todo la investigación en el campo de la salud mental, se lleva a cabo y es recibida.

Los científicos tienen dificultades inusuales para relacionar genes específicos con distintas enfermedades psiquiátricas, como la depresión, el trastorno bipolar y la esquizofrenia. La razón más probable es que las interacciones genéticas y ambientales son más sutiles y complejas que en muchas tras enfermedades, apuntó Keith A. Young, vicepresidente de investigación del Departamento de psiquiatría y ciencias conductuales del Colegio de Medicina del Centro de ciencias de la salud Texas A&M.

Un estudio de 2003 publicado en la revista Science reportó que una mutación de un gen que tiene que ver con el transporte del neurotransmisor serotonina aumentaba el riesgo de depresión, pero sólo en personas que habían sufrido varios eventos estresantes.

Se sabe que la serotonina es un neurotransmisor que tiene que ver con la depresión y otras enfermedades mentales. Según Merikangas, podrían haber hasta 40 genes que gobiernan la actividad de la serotonina.

Los hallazgos de 2003 fueron muy publicitados, a pesar del hecho de que no habían sido verificados por otras investigaciones.

"Para un estudio inicial que no había sido replicado, fue publicado y recibió mucha aclamación", apuntó Merikangas. "Si hubiera sido replicado, se trataba de un hallazgo importante [pero] los genetistas se han mostrado escépticos desde el inicio".

Los profesionales de la salud mental se han mostrado menos escépticos, tal vez debido a que, como señaló Young, "realmente fue la primera vez que la gente había visto una interacción entre un gen y el ambiente".

Merikangas y su equipo llevaron a cabo un "metaanálisis" de catorce estudios existentes que contaron con 14,250 participantes, 1,769 de ellos con depresión y 12,481 sin la enfermedad.

Las personas que tenían eventos vitales estresantes anteriores tenían un 41 por ciento de aumento en las probabilidades de desarrollar depresión, pero el análisis no encontró asociación ninguna entre los eventos vitales estresantes y esta mutación genética, ni en hombres ni en mujeres.

"Esto me sorprendió, [pero] no aún no he renunciado a que este alelo [mutación] en particular tenga un efecto. Tal vez simplemente no tenga un efecto tan grande como pensamos", apuntó Young, quien también trabaja en el Centro de excelencia en la investigación de veteranos de guerra que regresa del Centro VA del Sistema de atención de salud de veteranos de Texas.

Young ha llevado a cabo dos experimentos, y ambos mostraron que esta mutación tenía un efecto sobre la estructura cerebral. Pero sigue siendo difícil desenredar cómo surgió este efecto.

Los autores del nuevo estudio advirtieron que una estrategia de investigación que intente relacionar genes con factores ambientales podría conllevar muchos peligros, pero que los científicos deben evaluar tanto los factores ambientales como los genéticos al intentar explicar la enfermedad mental.

"Tenemos que trabajar en ambas direcciones", aseguró Merikangas.

Más información

El Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU. tiene más información sobre la depresión.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Kathleen Ries Merikangas, Ph.D., senior investigator and chief, genetic epidemiology research branch, U.S. National Institute of Mental Health Intramural Research Program; Keith A. Young, Ph.D., vice chair, research, Texas A&M Health Science Center College of Medicine Department of Psychiatry and Behavioral Science, and neuroimaging and genetics core leader, VA Center of Excellence for Research on Returning War Veterans, Central Texas Veterans Health Care System; June 17, 2009, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish