Una temporada de fiestas triste y en quiebra

Los problemas económicos empeoran la salud mental que ya son más comunes en esta época del año

LUNES, 22 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- La economía y el estado de ánimo descienden mano a mano.

Así es la temporada de fiestas de este año, con mucha gente que está triste y en la quiebra. La melancolía usual se complica con el mayor índice de desempleo en tres décadas y un traicionero mercado de valores.

"Los problemas de salud mental son comunes y aumentan con mayor frecuencia durante los meses de invierno, no solo debido a las fiestas, sino también por el trastorno afectivo estacional", apuntó el Dr. Timothy Fong, profesor asistente de psiquiatría y director de la Clínica de trastornos del control de los impulsos de la UCLA. "Este año, más que cualquier otro factor, la causa está en los factires financieros estresantes".

A esto se añade la "culpabilidad del gasto" entre los que no pueden permitirse comprar tantos regalos como antes y los que están gastando pero se sienten culpables al respecto.

"La gente habla de sentirse culpable por gastar", señaló Jerry Gold, director administrativo de servicios de salud conductual del Hospital Scripps Mercy de San Diego. "El estrés financiero es uno de los diez principales factores de los problemas en las relaciones. Si la gente tiende a gastar más de lo que gana y se siente culpable, junto al hecho de que hay una crisis financiera global y que en la época de fiestas la gente siente la presión de comprar regalos como expresión de cariño o amor, en conjunto es probable que todo esto empeore el estrés subyacente sobre las finanzas".

Durante los últimos tres o cuatro meses, Fong dijo que ha estado viendo más pacientes de estrés, depresión y ansiedad, gente que por lo general no hubiera buscado tratamiento. Otros que antes pagaban en efectivo por la consejería ya no pueden permitírselo, sobre todo con las tarifas comunes en Los Ángeles de $123 a $400 y más.

Y las aseguradoras están haciendo las regulaciones más estrictas. Un paciente que pasó cuatro días en el hospital hace poco desintoxicándose de medicamentos recetados se encontró con una factura no anticipada de $8,000 por la estadía. "Le arruinaron las fiestas", comentó Fong.

Las compañías que siguen abiertas están creando sus propias estrategias. Según Gary Bagley, director ejecutivo de New York Cares, una organización caritativa orientada a los voluntarios en la ciudad de Nueva York, el número de fiestas corporativas ha disminuido, y en vez de esto las compañías están organizando a sus empleados para que sean voluntarios.

"No diría que [ser voluntario en la temporada de fiestas] no se hacía en el pasado, pero este año tenemos gente que afirma que está ofreciéndose de voluntario en lugar de dar una fiesta, y poniendo muy en claro que lo hubieran hecho pero que dada la situación, no creen que sea lo apropiado", dijo Bagley.

Por supuesto, eso es la gente que tiene trabajo. Pero independientemente de que tenga un trabajo, trabaje a medio tiempo o esté desempleado, hay maneras de sobrevivir la temporada de fiestas, tanto mental como financieramente:

  • Mantenga su salud mental. Es igual de importante que su salud física, apuntó Fong. Asegúrese de dormir siete horas por noche, hacer ejercicio, comer tres comidas al día, evitar la comida basura y limitarse a dos bebidas alcohólicas si es hombre, a una si es mujer. Evite la marihuana, la heroína, la cocaína y esas pastillas recetadas de mamá.
  • Combine las actividades sociales con el ejercicio. Por ejemplo, hágase miembro de un club de corredores o de caminantes. Muchos clubes y actividades de este tipo cuestan poco o nada.
  • Haga regalos a mano o dé el regalo de su tiempo (barato pero sin precio). "Los objetos o regalos no significan necesariamente felicidad", aseguró Gold. "Este es un buen momento para hablar sobre lo que la gente significa para usted, y hacerles un regalo o una tarjeta ... Haga cupones para un padre, hermano o abuelo: 'Pasaré una hora contigo jugando pelota o dando un paseo'".
  • Hágase voluntario. "El voluntariado es el sentimiento de felicidad sostenida de mayor duración que puede proveerse a usted mismo", enfatizó Bagley.
  • Reúnase con un grupo de amigos y compre para gente necesitada en lugar de regalarse entre sí, sugirió Bagley.

"Se trata de un momento magnífico para que la gente evalúe su relación con el dinero y, si tiene una familia, hablarle a sus hijos al respecto", aconsejó Gold.

Y a veces, un poco de culpa no es algo tan malo. "Es la realidad", dijo Gold. "La gente tiene menos dinero y probablemente sentir un poco de culpa sea bueno. Evita que gaste más".

Más información

Para más consejos sobre cómo manejar el estrés de la temporada de fiestas, consulte la información de una guía provista por Mental Health America.

Aliviar el estrés no conlleva mucho tiempo.

Librarse del estrés no se toma demasiado tiempo. La "Guía portátil para el alivio del estrés" de la Facultad de medicina de la Harvard sugiere técnicas de un minuto o dos:

  • Si tiene un minuto: Siéntese cómodo, respire varias veces de manera lenta y profunda, y repita para sí "Estoy" cuando inhalar, y "en paz" cuando exhala. Repítalo lentamente dos o tres veces. Sienta como su cuerpo se relaja en el respaldo de la silla.
  • Si tiene dos minutos: Cuente lentamente de diez a cero y con cada número, haga una respiración completa, inhalando e exhalando. Por ejemplo, inhale profundamente pensando "diez", exhale lentamente. En la próxima respiración, piense "nueve", y así por el estilo. Si se siente mareado, cuente más lentamente para espaciar más sus respiraciones. Cuando llegue a cero, es probable que se sienta más relajado. Si no es así, repita el ejercicio.

Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Timothy Fong, M.D., professor of psychiatry, director, UCLA Impulse Control Disorders Clinic, and co-director, UCLA Gambling Studies Program, University of California, Los Angeles; Jerry Gold, Ph.D., M.B.A., administrative director, Behavioral Health Services, Scripps Mercy Hospital, San Diego; Gary Bagley, executive director, New York Cares, New York City; Harvard Health Publications, Harvard Medical School, Boston
Consumer News in Spanish