La terapia con mascotas es muy beneficiosa para los pacientes de insuficiencia cardiaca

Estudio halla que las visitas de los perros mejoraron la función pulmonar y cardiaca de hombres y mujeres hospitalizados

MARTES 15 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Si el perro es el mejor amigo del hombre, quizá sea porque un canino es amigo del corazón.

Aunque la técnica no se enseña en las facultades de medicina, los investigadores informan que una visita de un perro de apenas 12 minutos mejoró la función pulmonar y cardiaca de mujeres y hombres hospitalizados por insuficiencia cardiaca, según un estudio reciente.

El estudio fue financiado por la Fundación PetCare Trust y fue presentado el martes en la reunión anual de la American Heart Association en Dallas.

"Este fue el primer estudio controlado y aleatorio en mostrar que una terapia asistida por animales puede ser utilizada como un complemento efectivo del tratamiento para mejorar la función pulmonar, reducir los niveles neuroendocrinos en pacientes enfermos críticos y agudos de insuficiencia cardiaca", aseguró Kathie Cole, autora líder del estudio y enfermera clínica del Centro Médico y de la Facultad de Enfermería de la UCLA en Los Ángeles.

Se ha demostrado anteriormente que la terapia asistida por animales reduce la presión arterial y el ritmo cardiaco, así como los riesgos cardiovasculares. También se ha demostrado que reduce la ansiedad, el aislamiento y el temor a los procedimientos, a la vez que mejora las interacciones sociales en los pacientes hospitalizados.

Pero, según Cole, "no ha habido ensayos aleatorios sobre los efectos de la terapia asistida por animales realizada en pacientes críticos o agudamente enfermos hospitalizados por insuficiencia cardiaca".

Los autores del estudio hicieron la hipótesis de que una terapia así podría influir sobre la función cardiaca, la activación neuroendocrina y los cambios psicológicos en el estado de ánimo causados por el estrés de vivir con una enfermedad mortal y crónica.

En total, se asignaron 76 pacientes de enfermedad cardiaca entre los 18 y los 80 en la UCLA en tres grupos. Los que recibieron una visita de un perro y un voluntario (26 pacientes), los que recibieron la visita de un voluntario solo (25) y los que no fueron visitados (25).

Cada visita duró 12 minutos, durante los cuales el perro se sentaba al lado de una silla o se acostaba junto al paciente en la cama, a dos pies (60 cm.) de la cabeza del paciente. El paciente podía entonces acariciar y / o hablar con el perro.

Las puntuaciones de ansiedad se redujeron en un 24 por ciento en los pacientes que recibieron una visita del equipo canino, pero sólo el 10 por ciento fue visitado por un voluntario humano. La puntuación de los pacientes que recibieron la atención habitual y ninguna visita no experimentó cambios.

También hubo mejoras en los niveles de la hormona del estrés epinefrina, cuyos niveles se redujeron en promedio un 17 por ciento en el grupo del equipo canino y 2 por ciento en el grupo de solo voluntario, mientras que aumentaron un 7 por ciento en el grupo de control.

El enclavamiento capilar pulmonar, una medida de la presión de la aurícula izquierda del corazón, se redujo en un 10 por ciento en el grupo de la terapia con perros, mientras que aumentó un 3 por ciento en el grupo que recibió solamente la visita de voluntarios y 5 por ciento en el grupo de control.

La presión sistólica de la arteria pulmonar, una medida de la presión en los pulmones, se redujo un 5 por ciento durante la visita del perro y otro 5 por ciento después de la visita. Aumentó en los otros dos grupos.

Aunque los residentes podrían no estar entrenados en el manejo de los perros, éstos están ciertamente entrenados para atender a los pacientes. Todos los caninos del estudio estaban certificados, habían pasado una evaluación del comportamiento y habían recibido instrucción en el salón de clases.

Sin embargo, Cole advirtió que "realmente no es muy fácil [poner a funcionar un programa de este tipo]. Definitivamente, se trata de algo que necesita planeación y organización".

Más información

Para mayor información sobre la terapia asistida con animales, visite la Delta Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Kathie M. Cole, R.N., clinical nurse III, UCLA Medical Center and School of Nursing, Los Angeles; Nov. 15, 2005, presentation, American Heart Association annual meeting, Dallas
Consumer News in Spanish