See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Vinculan a la 'hormona del estrés' con una peor memoria en la mediana edad

man frowning

MIÉRCOLES, 24 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Las personas de mediana edad con unos niveles más altos de lo normales de la hormona del "estrés", el cortisol, podrían tener unas memorias menos precisas, sugiere un nuevo estudio.

El estudio de más de 2,000 adultos encontró que los que tenían unos niveles de cortisol relativamente altos en la sangre tendían a tener un peor rendimiento en pruebas de la memoria.

También mostraron un volumen de tejido más bajo en ciertas áreas del cerebro, en comparación con las personas que tenían unos niveles promedio de cortisol.

Los hallazgos no prueban que unos niveles más altos de cortisol, o el estrés cotidiano, lesionen al cerebro de forma directa.

Pero los investigadores dijeron que amplían las evidencias de que la hormona podría afectar a la estructura y la función del cerebro, incluso años antes de que surja cualquier problema obvio en la memoria.

Los resultados aparecen en la edición del 24 de octubre de la revista Neurology.

"El cortisol afecta a muchas funciones distintas, así que es importante investigar a profundidad cómo unos niveles altos de la hormona podrían afectar al cerebro", planteó en un comunicado de prensa de la revista el investigador principal, el Dr. Justin Echouffo-Tcheugui.

El cortisol, producido por las glándulas adrenales en respuesta al estrés, quizá sea mejor conocido como la hormona principal de la respuesta de "lucha o huída". Pero también ayuda a regular el metabolismo, la presión arterial, el azúcar en la sangre, las respuestas inmunitarias y la inflamación.

La investigación con animales ha encontrado que una elevación sostenida del cortisol puede alterar la estructura y la función del cerebro, según Echouffo-Tcheugui, que trabajaba en la Universidad de Harvard cuando se realizó el estudio.

Y en los humanos, hay ciertas evidencias de que unos niveles anómalos de cortisol (provocados por ciertas afecciones médicas, como el síndrome de Cushing), podrían afectar a la estructura del cerebro o a las capacidades mentales.

Ahora, los nuevos hallazgos insinúan que lo mismo podría suceder con unas variaciones más sutiles en la hormona.

"Se trata de un hallazgo interesante que sin duda se debe investigar más", dijo el Dr. Ezriel Kornel, profesor clínico asistente de neurocirugía en el Colegio Médico Weill Cornell, en la ciudad de Nueva York. Kornel no formó parte del estudio.

Pero, enfatizó Kornel, la investigación no prueba que el cortisol, o en última instancia el estrés, sea culpable.

Por ejemplo, señaló Kornel, podría haber algún tercer motivo que provocara los niveles más altos de cortisol y el volumen más bajo en los tejidos del cerebro. También es posible que los cambios de cerebro lleguen primero, y que entonces aumentaran los niveles de cortisol de las personas, dijo.

No solo el estrés psicológico diario aumenta el cortisol, apuntó Kornel. Ciertas afecciones de la salud y medicamentos también pueden hacerlo.

Los hallazgos se basan en datos de más de 2,200 adultos de EE. UU. que participaron en un estudio a largo plazo sobre la salud. Al inicio, cuando tenían unos 49 años de edad en promedio, se midió una vez sus niveles de cortisol en la mañana. También tomaron pruebas estándar de memoria y habilidades de pensamiento, y varios años más tarde, la mayoría se sometieron a IRM del cerebro.

Los investigadores dividieron a los participantes en grupos con un nivel bajo, mediano y alto de cortisol. Los del grupo mediano tenían niveles en el rango normal (de 10.8 a 15.8 microgramos por decilitro de sangre).

En general, encontró el estudio, las personas con unos niveles más altos de cortisol puntuaron un poco más bajo en algunas pruebas de la memoria, la atención y el pensamiento. En los escáneres cerebrales, también tendían a mostrar un volumen ligeramente reducido en ciertas áreas del cerebro, en comparación con los participantes que tenían niveles promedio de cortisol.

Esos patrones se siguieron observando cuando los investigadores excluyeron a las personas que habían sido diagnosticadas con depresión mayor, que puede afectar tanto a los niveles de cortisol como a la agudeza mental.

Algunas de las diferencias cerebrales se observaron en partes de la materia blanca, que es importante para el procesamiento de la información, comentaron Echouffo-Tcheugui y su equipo. Eso, especularon, podría ser un motivo de las puntuaciones más bajas en las pruebas.

Pero los investigadores también apuntaron a las limitaciones del estudio, incluyendo que la medida del cortisol se tomó una sola vez, lo que quizá no refleje exposiciones crónicas a la hormona.

Kornel dijo lo mismo. Indicó que se necesitan estudios a largo plazo, con unas mediciones de cortisol que reflejen mejor la exposición a largo plazo. Preguntar a los participantes del estudio sobre las cosas que los estresan a diario también podría ser útil, añadió.

Por supuesto, el estrés y los aumentos diarios en el cortisol son partes normales de la vida.

"Hay momentos en que el estrés en realidad nos ayuda con el enfoque y la atención", dijo Kornel. Los niveles de estrés crónicamente altos son lo que puede ser un problema, anotó.

Más información

La Sociedad de Endocrinología (Society for Endocrinology) ofrece más información sobre el cortisol y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Ezriel Kornel, M.D., assistant clinical professor, neurosurgery, Weill Cornell Medical College, New York City; Oct. 24, 2018, Neurology, online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined