school uniform
AdobeStock_120111366 (1)

MIÉRCOLES, 21 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- La ropa escolar de sus hijos se ve elegante, ¿pero usarla es seguro?

Quizás no.

Unos investigadores encontraron unos niveles altos de unos compuestos peligrosos conocidos como sustancias per- y polifluoroalquilos (PFAS) en los uniformes escolares que se venden en toda América del Norte. Estas sustancias, que pueden acumularse en las personas y el ambiente con el tiempo, pueden ser nocivas para la salud. Su uso es común en los productos del consumidor e industriales, y en los textiles.

Al examinar una variedad de textiles para niños, los investigadores encontraron flúor en un 65 por ciento de las muestras evaluadas. Las concentraciones más altas se encontraron en los uniformes escolares, sobre todo aquellos cuya etiqueta decían que eran 100 por ciento de algodón.

"Lo sorprendente de este conjunto de muestras fue la alta frecuencia de detección de PFAS en ropa que los niños están obligados a usar", señaló el coautor del estudio, Graham Peaslee, profesor de física de la Universidad de Notre Dame. "Los niños son una población vulnerable cuando se trata de los compuestos preocupantes, y nadie sabe que estos textiles están siendo tratados con PFAS y otros compuestos tóxicos".

Los fabricantes de textiles usan los PFAS para que las telas sean más resistentes a las manchas y duraderas.

Se conocen como "compuestos permanentes", y se han vinculado con un aumento en el riesgo de problemas de la salud, entre los que se encuentran un sistema inmunitario debilitado, asma, obesidad y problemas con el desarrollo del cerebro y la conducta. Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de los EE. UU. detectan de forma rutinaria a los PFAS en las muestras de sangre de niños de 3 a 11 años.

Los investigadores estimaron que un 20 por ciento de las escuelas públicas de Estados Unidos requieren que los estudiantes usen uniformes, lo que pone a millones de niños en un mayor riesgo de exposición a unas sustancias tóxicas. Pueden exponerse a través del contacto de la piel con ropa tratada con PFAS, la inhalación o la ingesta.

Este estudio observó 72 muestras de productos que se compraron en línea en América del Norte en 2020 y 2021. Los investigadores observaron productos cuyas etiquetas ponían que eran resistentes al agua, las manchas, el viento o las arrugas.

Además de los uniformes, entre los productos evaluados se incluyeron ropa de exteriores como impermeables, trajes de nieve y mitones; accesorios como los baberos, los gorros y los zapatos para bebés; además de camisetas, trajes de baño y cubiertas para cochecitos.

Los autores del estudio añadieron que se necesita más investigación para averiguar cómo las concentraciones de los compuestos cambian a lo largo de la vida de uso y con el lavado.

"No hay opciones para que el consumidor compre ropa que se pueda lavar en lugar de ropa recubierta con sustancias para reducir las manchas", lamentó Peaslee. "Esperamos que uno de los resultados de este trabajo sea un aumento en el etiquetado de los textiles, para informar por completo al comprador de las sustancias que se usan para tratar la tela antes de la venta, de forma que los consumidores tengan la capacidad de elegir para sus hijos ropa que no haya sido tratada con sustancias".

El flúor de los artículos se evaluó mediante la espectrometría de emisión de rayos gama inducida por partículas (PIGE, por sus siglas en inglés), según un comunicado de prensa de la universidad. El laboratorio de Peaslee ya había usado el método antes para detectar las PFAS en los cosméticos, los envases de comida rápida, las máscaras faciales y el equipamiento de los bomberos.

Aunque la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ha tomado medidas para que los compuestos permanentes se declaren peligrosos de forma oficial, son casi imposibles de evitar. El estudio es un recordatorio de que las PFAS se siguen usando en productos del consumidor e industriales, y de que persisten en el ambiente.

Los científicos de la Notre Dame, la Universidad de Indiana, la Universidad de Toronto y el Instituto de Política Científica Verde (Green Science Policy Institute) colaboraron en el estudio. Publicaron sus hallazgos en la edición del 21 de septiembre de la revista Environmental Science and Technology Letters.

Más información

IPEN ofrece más información sobre las sustancias nocivas, como las PFAS.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Notre Dame, news release, Sept. 21, 2022

Hola Doctor and Sydney Murphy

Published on September 22, 2022

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ