La mayoría de las mujeres embarazadas de EE. UU. ya tenían una mala salud, según un estudio

pregnant woman
Adobe Stock

MARTES, 15 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Una vez están embarazadas, las mujeres reciben muchos chequeos para asegurar que se mantengan sanas. Pero la salud de mamá antes de la concepción también tiene una importancia vital, y es una creciente causa de preocupación.

Es cada vez más frecuentes que las mamás de Estados Unidos comiencen el embarazo cuando ya tienen riesgos cardiacos, como la hipertensión (la presión arterial alta), la diabetes y la obesidad.

Un nuevo estudio encontró que un 60 por ciento de las mujeres embarazadas, y más en algunos estados, tienen una o más de estas complicaciones durante el embarazo.

"Nos sorprendió bastante que apenas un 40 por ciento de las mujeres comenzaran el embarazo con un peso normal, sin diabetes y sin hipertensión", señaló la autora principal, la Dra. Natalie Cameron, especialista en medicina interna y profesora de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

"Las diferencias geográficas que encontramos fueron incluso más sorprendentes", advirtió Cameron, haciendo referencia a una salud cardiometabólica más baja en los estados del Medio Oeste y del Sur. En el extremo inferior, apenas un 31 por ciento de las futuras madres tenían una buena salud cardiaca en Mississippi, en comparación con casi un 50 por ciento en Utah en el extremo superior.

Aunque a las mujeres del Oeste y el Noroeste les fue mejor, todavía les quedaba mucho por mejorar: en el Oeste, apenas un 42 por ciento tenían una buena salud cardiaca, y en el Noroeste, poco menos de un 44 por ciento.

Los investigadores de la Universidad del Noroeste usaron la Base de Datos sobre la Natalidad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. de 2016 a 2019, e identificaron los factores de riesgo de salud cardiaca previos al embarazo de más de 14 millones de mujeres de 20 a 44 años. Para tener una salud cardiaca óptima, las mujeres debían estar en el rango normal del índice de masa corporal (IMC) y no sufrir de hipertensión ni diabetes. El IMC es una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso.

El más común de estos tres factores de riesgo de la salud cardiaca fue tener sobrepeso o ser obesa. Apenas alrededor de un 42 por ciento de las mujeres de 30 a 34 años tenían una buena salud cardiaca, al igual que un 37 por ciento de las que tenían de 40 a 44 años.

La salud general de las mujeres era un poco mejor en 2016, cuando un 43.5 por ciento de los nacimientos contaron con una buena salud cardiaca, en comparación con 2019, cuando apenas un 40 por ciento de las mujeres que dieron a luz tenían una buena salud cardiaca.

Los riesgos pueden ser significativos. Alrededor de 1 de cada 4 muertes relacionadas con el embarazo es provocada por la enfermedad cardiaca, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Sus bebés podrían nacer de forma prematura o pequeños para su edad gestacional. Y los efectos de tener una mala salud cardiaca durante el embarazo también podrían afectar a los niños durante años.

"Optimizar la salud antes del embarazo es de verdad importante para la salud del embarazo, pero también para la salud del bebé", enfatizó Cameron.

Las madres también pueden experimentar el impacto de tener estos factores de riesgo años más adelante.

"Comenzar el embarazo con una mala salud cardiometabólica aumenta el riesgo de resultados adversos en el embarazo, y los resultados adversos en el embarazo se consideran un factor que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular en un momento posterior de la vida", advirtió Cameron.

El motivo de las diferencias geográficas parecen ser los determinantes sociales de la salud, lo que incluye al nivel educativo, la inscripción en Medicaid, el acceso a la atención preventiva, la capacidad de costear la comida saludable y las características de los vecindarios, por ejemplo los espacios verdes, anotaron los investigadores.

"Las mujeres en este grupo de edad en general no son evaluadas por cardiólogos preventivos, y también están enfocadas en cuidar a sus familias y sus hijos", comentó la Dra. Garima Sharma, una experta voluntaria de la asociación del corazón que revisó el estudio.

"Deben enfocarse en su propia salud y en sus factores de riesgo cardiovasculares", aconsejó Sharma, profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore. "Estas tendencias son preocupantes, y es importante que los médicos de medicina interna lo resuelvan en la orientación previa al embarazo".

Sharma calificó al embarazo como "la prueba de esfuerzo de la naturaleza", porque ocurren muchos cambios en el sistema cardiovascular de una mujer en esos meses. Esto incluye a un aumento en la circulación de la sangre, que puede suponer una carga adicional para el corazón de una mujer.

Las mujeres pueden ser proactivas respecto a su salud, y hablar con el médico sobre los factores de riesgo cardiovasculares antes del embarazo, controlar sus afecciones, no fumar y mantener una dieta equilibrada y un peso saludable, dijo Sharma.

"Si la salud cardiovascular de referencia no es óptima, pone a la madre en riesgo de resultados adversos inmediatos", apuntó Sharma. "Pero todavía estamos aprendiendo sobre los cambios subclínicos que ocurren en el corazón y el sistema vascular de estas madres postparto, que provocan un aumento en su riesgo".

Los hallazgos aparecen en la edición del 14 de febrero de la revista Circulation.

En algunas mujeres, el embarazo es lo que las hace iniciar unas visitas regulares de atención de la salud, de forma que no son diagnosticadas con estos riesgos cardiacos hasta después de que comienza el embarazo.

Los investigadores hicieron un llamamiento a que haya cambios en la salud pública, y que no se pregunte "qué pueden hacer las mujeres", sino qué puede hacer la sociedad para respaldar a las madres a través de políticas de salud pública que mejoren el acceso a la atención y que inviertan en las comunidades.

"A saber: aumentar la educación sobre la salud cardiometabólica, aumentar el acceso a la atención, animar a las mujeres a ir al médico para optimizar la salud antes del embarazo, y simplemente convertir a la prevención en parte de nuestra cultura médica en todo EE. UU .", concluyó Cameron.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la salud cardiaca durante el embarazo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Natalie A. Cameron, MD, internal medicine specialist and instructor, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; Garima V. Sharma, MBBS, director, cardio-obstetrics and assistant professor, medicine, Johns Hopkins School of Medicine, Baltimore; Circulation, Feb. 14, 2022

Consumer News in Spanish