Tratamiento de PMS no funciona

La terapia de progesterona recetada comúnmente no es efectiva, dijeron investigadores británicos

Martes, 9 octubre (HealthDayNews) -- Las mujeres quienes padecen los dolores mensuales, ansiedades y cambios de estados de ánimo asociados con el síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés), presten atención: La terapia de progesterona - un tratamiento recetado comúnmente - no funciona, indicó un nuevo estudio.

Aún cuando la progesterona fue una vez aclamada como un adelanto contra el PMS, los investigadores británicos alegan que no existe evidencia de que el tratamiento ayude y nunca ha habido razón alguna para recetarlo.

"Estamos abiertos a un resultado positivo, mientras la causa del PMS continúa siendo desconocida . . . No obstante, encontramos que no funciona", indicó el autor del estudio Paul Dimmock, un investigador en Keele University en Inglaterra, donde el trabajo fue conducido.

El estudio de Dimmock, que analizó 14 pruebas clínicas completadas, concluyó que, a pesar de la forma de las hormonas utilizadas o el tiempo en el ciclo que fue tomado, el suplemento no creó diferencia en síntomas de alivio.

El ginecólogo estadounidense, Dr. Steve Goldstein no está sorprendido.

"Nunca hubo una prueba real de que funcionara - y, de hecho, la base de la completa teoría detrás de por qué funcionaba nunca tuvo mucho sentido. Por lo tanto, los resultados de este nuevo estudio no son para nada sorprendentes", indicó Goldstein, un profesor de obstetricia y ginecología en la Escuela de Medicina de New York University.

Así que, ¿cómo lograron los suplementos de progesterona llegaron a ser un tratamiento tan popular?

La progesterona y el estrógeno se producen de manera natural por el cuerpo durante cada ciclo menstrual y están sincronizados perfectamente por la naturaleza para elevarse y caer en un patrón distinto. Los doctores pensaron que si el radio desestabiliza de uno a otro, los síntomas de PMS se desarrollan.

Debido a que los minutos cambian en los niveles hormonales y a veces son difíciles de medir, un estilo fue simplemente recetar los suplementos y ver si las mujeres se sentían bien. Y muchas reportaron que sí.

Aún hoy día, abunda evidencia anecdótica de que la progesterona puede ayudar, que es una razón de por qué tantos doctores todavía la recetan.

"En los últimos estudios publicados pudimos descubrir que todavía se receta [en los Estados Unidos] en cantidades significativas", indicó Dimmock. En el Reino Unido, donde se condujo el nuevo estudio, Dimmock dijo que la terapia de progesterona es el medicamento más recetado para el PMS por los doctores.

Aún así, la falta de estudio detrás de la teoría desafía el hecho de que pudiera hacer bien alguno. La mayoría de los estudios todavía demuestran que no alivia - y los pocos que muestran que funciona se han topado con la crítica punzante en la comunidad médica.

"Nunca hubo pruebas controladas al azar que mostrasen que los suplementos de progesterona tuvieran habilidad alguna para alterar el curso de síntomas de PMS, o hicieran diferencia alguna", indicó Goldstein.

Investigar ese mismo hecho es parte de lo que llevó al estudio de Dimmock.

De los 14 estudios que sus investigadores examinaron, 10 de las pruebas evaluaron progesterona sintética en una forma aplicada directamente a la vagina (usualmente en la forma de supositorio), o tomada de forma oral - muy parecido a una píldora de control de natalidad. Cuatro pruebas examinaron el uso de la progestógeno, otro tipo de progesterona sintética, que se ingería solamente en forma de píldoras. Levemente más de 900 mujeres tomaron parte en todas las 14 pruebas combinadas.

Luego de examinar estos estudios, Dimmock y su equipo concluyeron que a pesar de que atestiguaron un leve incremento en los síntomas entre las mujeres que utilizaban la progesterona, el pequeño margen realmente no significó nada. En el análisis final, señaló Dimmock, no había mejoría mesurable en los síntomas entre las mujeres quienes tomaron la progesterona sobre esas que no lo hicieron.

"El mensaje que nos debemos llevar es que la progesterona y el progestógeno no son un tratamiento efectivo para la PMS", expresó Dimmock.

Goldstein concordó: "No sabemos que causa el PMS - pero de lo que sabemos en estos momentos, niveles bajos de progesterona no parecen estar involucrado".

Aquellos que defienden la terapia de progesterona, sin embargo, hacen distinción entre la progesterona sintética utilizada en la mayoría de los estudios y la progesterona natural, que se desarrolla de las sustancias de las plantas como el ñame silvestre que muchos creen que es la panacea real para el PMS.

Pero Dimmock indicó que no hay estudio que apoyen los reclamos de que la progesterona natural rendirá resultados algunos que difieran de los obtenidos al utilizar hormonas sintéticas.

"No hay evidencia . . . que la progesterona natural trabaje de manera diferente a la convencional progesterona recetada, y nuestros estudios demuestran que la progesterona no alivia los síntomas del PMS", indicó.

Goldstein concordó que: "el cuerpo no conoce la diferencia. Si la progesterona va a funcionar, las formas sintéticas habrían mostrado al menos algunos resultados significativos en pruebas clínicas, y esto no ha sucedido".

Ambos expertos señalan que también existen pruebas clínicas no aleatorias de productos de progesterona natural, que hacen difícil apoyar los reclamos con alguna certeza real.

Qué hacer

La evidencia no se opone, Dimmock reconoce que las mujeres quienes se sienten mejor cuando utilizan progesterona para el PMS no deben dejar de usarla.

"[Pero] como no ha sido completamente probada, deben, al igual que con todos los medicamentos, tener precaución, tanto si los doctores la recetan como si son auto-recetados", añadió Dimmock.

Para más información sobre el PMS, incluyendo tratamientos alternativos, presiona aquí o aquí.

Para aprender más acerca la terapia de progesterona natural, presiona aquí.

FUENTES: Entrevistas con Paul Dimmock, PhD, autor del estudio e Investigador Asociado, Academia de Obstetricia y Ginecología, Escuela de Medicina Post Graduada, Keele University / North Staffordshire NHS Trust, Hartsdale, England; Steve Goldstein, MD, profesor de obstetricia y ginecología, Escuela de Medicina de New York University; British Medical Journal, octubre 2001
Consumer News in Spanish