See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los baños calientes y el embarazo no mezclan

Conexión entre los abortos y el vapor

Jueves, 13 de Noviembre (HealthDayNews) -- Nueva investigación sugiere que las advertencias sobre el uso de baños calientes durante el embarazo podrían tener bases reales.

Las mujeres fueron el doble de propensa de sufrir abortos si se sumergían en baños calientes durante las primeras 10 semanas de embarazo, según una encuesta realizada a mujeres en el área de San Francisco.

Los hallazgos no vinculan de forma definitiva el uso de los baños calientes con los abortos. En cambio, implica que existe cierto tipo de conexión. No obstante, el autor del estudio doctor De-Kun Li sostiene que esto debe ser suficiente para que las mujeres con embarazos recientes y las que deseen estar embarazadas se alejen de los baños calientes.

"Es una selección muy personal, pero ¿por qué arriesgarse?" pregunta Li, epidemiólogo que labora con el Instituto de Investigación de Kaiser Permanente en Oakland, California.

Los doctores han aconsejado a las mujeres embarazadas que no hagan uso de los baños calientes ni hidromasajes por algún tiempo. Pero investigación previa no ha provisto suficiente información para dar a las mujeres una recomendación firme acerca del uso de baños calientes, señala Li.

Los investigadores saben, sin embargo, que altas temperaturas del cuerpo causado por fiebre pueden conducir a defectos congénitos, especialmente aquellas que previenen la formación apropiada del cráneo o la médula espinal.

Para el más reciente estudio, que será publicado en la edición del 15 de noviembre de la American Journal of Epidemiology, Li y sus colegas se basaron en una encuesta de 1996-1998 realizada a 1,063 mujeres embarazadas de la región de San Francisco.

Aproximadamente 10 por ciento de las mujeres reportaron darse baños calientes durante los primeros meses de embarazo. Estas mujeres eran más propensas de ser blancas, pudientes y con grado universitario que las otras encuestadas; también eran más probables a ingerir alcohol.

Las mujeres que se dieron baños calientes una vez a la semana eran 2.7 veces más propensas a sufrir abortos que aquellas que no usaron los baños calientes; el índice de aborto era dos veces mayor entre aquellas que usaron tinas calientes una vez a la semana.

Li reconoce que el estudio tiene limitaciones. No prueba que el uso de baños calientes causa abortos, sino que sugiere que podría haber una conexión entre ambos. Es probable que los investigadores pasaran por alto factores que pudieran contribuir a la incidencia de abortos.

Además, las mujeres en el estudio no se eligieron al azar. Todas decidieron participar en el estudio, mientras que cientos declinaron por una variedad de razones. Como parte de otro proyecto investigativo, quienes tomaron parte tuvieron que usar un mecanismo que medía su exposición a campos magnéticos.

La misma encuesta, no obstante, ya ha vinculado los abortos con el uso de aspirinas y analgésicos, tales como ibuprofén y naproxén, que se conocen como drogas antiinflamatorias no esteroidales.

Sin embargo, está claro que las altas temperaturas significa problemas para los humanos porque el cuerpo pierde el control de su termostato interno. Los fetos son especialmente vulnerables en las primeras semanas de vida. Carecen de la capacidad de sudar y se tornan más susceptibles a los efectos mortales el calor, expone Li.

Por ahora, Li aconseja a las mujeres evitar los baños calientes si están en su primer trimestre de embarazo o si esperan quedar embarazadas.

Frank Edward Myers III, epidemiólogo que trabaja con Scripps Mercy Hospital en San Diego está de acuerdo con ese consejo. Aunque el estudio es preliminar, está bien diseñado, señala.

Además añade: "Probablemente no es una mala idea evitar el uso de baños calientes hasta que se tenga mayor conocimiento de esto".

Más información

Puedes obtener consejos sobre el uso de baños calientes durante el embarazo en el Sistema de Salud de la Universidad de Michigan o Discovery Health.

Fuentes: De-Kun Li, M.D., Ph.D., epidemiología reproductiva, División de Investigación, Instituto de Investigación Kaiser Permanente, Oakland, Calif.; Frank Edward Myers III, M.A., CIC, epidemiología, Scripps Mercy Hospital, San Diego; 15 de noviembre de 2003, American Journal of Epidemiology
Consumer News in Spanish