La depresión y el tabaquismo van de la mano en EE. UU.

Los CDC encuentran que los adultos son más propensos a fumar y a no dejar de hacerlo si están deprimidos

MIÉRCOLES, 14 de abril (HealthDay News/DrTango) -- La relación entre la depresión y el tabaquismo, que hace mucho observan los profesionales de la atención de salud, es verdadera e intensa, muestra un informe reciente del gobierno.

Las personas a partir de veinte años que sufren de depresión son el doble de propensas que las demás a fumar cigarrillos, encontraron investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. Y a medida que aumentaba la gravedad de la depresión, lo mismo sucedía con el número de fumadores.

La magnitud de la relación fue sorprendente, afirmó la investigadora Laura Pratt, epidemióloga del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC, que publicó los hallazgos el 14 de abril.

"La relación entre la depresión y el tabaquismo se ha estado fortaleciendo todo este tiempo", señaló. Apuntó que los estudios encontraron apenas una relación pequeña e insignificante entre los estadounidenses en 1952 y 1970. Pero cuando Pratt y su coninvestigadora Debra Brody analizaron información de 2005 a 2008, procedente de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición, encontraron que:

  • Alrededor del 43 por ciento de los adultos a partir de los veinte años de edad que sufrían de depresión fumaban, frente a 22 por ciento de las personas de esa edad que no tenían depresión.
  • Las mujeres que sufrían de depresión tenían índices de tabaquismo similares a los de los hombres, aunque las mujeres sin depresión fumaban menos que los hombres.
  • A medida que empeoraba la depresión, aumentaba el porcentaje de adultos fumadores.
  • Los fumadores deprimidos fuman más que los fumadores que no están deprimidos.
  • Los adultos deprimidos que fuman tienen menos probabilidades de abandonar el hábito que los fumadores no deprimidos.

Alrededor del siete por ciento de los adultos de EE. UU. de a partir de los veinte años de edad tenían depresión en 2005 a 2008, encontró la encuesta. Alrededor de la mitad de las personas menores de 55 años que tenían depresión en el momento de la encuesta eran fumadores, pero menos de una cuarta parte de ese grupo de edad de los que no tenían depresión fumaban.

Desde que se publicó el informe del Director General de Salud de EE. UU. en 1964, fumar cigarrillos se ha reducido en la mitad entre los adultos de todo el país, pero alrededor del 21 por ciento de los adultos en general aún fuman, según el informe.

"Todo el mundo sabe que las personas deprimidas son más propensas a fumar", apuntó Pratt, quien dijo que lo que le sorprendió fue el alcance que esto tuvo en el estudio.

Por ejemplo, entre las mujeres de 20 a 39 años, encontraron que el 50 por ciento de las deprimidas fuma, mientras que apenas 21 por ciento de las que no sufren de depresión lo hacen.

Incluso los adultos con síntomas leves de depresión, o sea que no calificarían para un diagnóstico de depresión clínica, tenían más probabilidades de fumar que las personas sin síntomas de depresión, encontraron los investigadores.

El alcance del estudio impedía determinar la razón exacta de que las personas deprimidas tiendan a fumar más, admitió Pratt, pero algunas investigaciones han sugerido que tal vez se estén automedicando, y que los cigarrillos funcionan como un mecanismo de calma o relajación.

Stanton A. Glantz, director del Centro para la investigación y la educación sobre el control del tabaco de la Universidad de California, en San Francisco, afirmó que los hallazgos no resultan sorprendentes.

Y concurre en que las personas deprimidas que fumen tal vez se estén automedicando. Dijo que parte del problema es que los profesionales de salud mental no han sido rápidos para abordar el tema del tabaco.

"Existe un mito de que si se aborda de alguna forma [al animarlos a dejar de fumar], se hace más difícil manejar la enfermedad mental subyacente", comentó Glantz. "Justo lo contrario es verdad".

Más información

El Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU. tiene más información sobre la depresión.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Laura A. Pratt, Ph.D., epidemiologist, Office of Analysis and Epidemiology, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Hyattsville, Md.; Stanton A. Glantz, Ph.D., professor, medicine, and director, Center for Tobacco Control and Education, Helen Diller Family Comprehensive Cancer Center, University of California, San Francisco; April 2010, National Center for Health Statistics Data Brief No. 34
Consumer News in Spanish