Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La gripe porcina constituye un riesgo para los niños que tienen afecciones neurológicas

Sin embargo, las autoridades estadounidenses señalan que el índice de mortalidad no parece superar al de la gripe estacional

JUEVES, 2 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un informe reciente del gobierno señala que cerca de quinientos estadounidenses han muerto de complicaciones por gripe porcina H1N1 desde que el virus surgió por primera vez en la primavera pasada, entre ellos al menos 36 niños menores de 18.

Además, el 67 por ciento de esos niños que murieron tenían al menos una afección del desarrollo neurológico crónica de alto riesgo, como epilepsia, parálisis cerebral o retraso en el desarrollo, señalaron funcionarios sanitarios estadounidenses durante una conferencia de prensa el jueves.

Las infecciones bacterianas, como la neumonía bacteriana, eran otro factor que contribuía a un mayor riesgo de muerte en los niños, entre ellos la mayoría de los niños de cinco años en adelante que no tenían afecciones médicas preexistentes de alto riesgo. Esto sugiere que las bacterias, junto al virus H1N1, pueden causar enfermedad grave en niños que por lo demás gozan de buena salud, señalaron las autoridades.

Pero las autoridades, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., recalcaron que los índices de mortalidad pediátrica y las complicaciones de la gripe porcina eran muy similares a los observados en niños enfermos por la gripe estacional cada año.

"Cada año hay entre cincuenta y cien muertes por influenza entre los niños de este país", señaló durante una conferencia de prensa el Dr. Thomas R. Frieden. "Estos hallazgos [sobre la gripe porcina] no son inesperados. Es lo que se ve con la gripe estacional. Pero sólo el tiempo dirá lo que sucederá en el otoño y el invierno.

Las autoridades notaron una diferencia en los índices de mortalidad de los niños afectados por la gripe estacional frente a la recién identificada gripe porcina. En los brotes anteriores de gripe estacional, los niños que morían solían tener cinco años o menos. Pero desde que surgió por primera vez el virus H1N1 a mediados de abril, los índices de mortalidad han sido mayores entre los niños mayores de cinco años, según un informe en la edición del 4 de septiembre de Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC.

Los funcionarios de los CDC siguen enfatizando que, en la mayoría, incluidos los adultos, la infección por gripe porcina H1N1 causa enfermedad leve y la recuperación es bastante rápida. Además, el virus no ha mostrado señales de mutar a una forma más virulenta en su paso del hemisferio norte al hemisferio sur.

Frieden señaló que los niños, sobre todo los que viven con afecciones subyacentes, necesitan recibir tratamiento oportuno si desarrollan fiebre y "estar entre los primeros grupos que reciban la vacuna cuando esté disponible".

Las autoridades sanitarias federales esperan que para mediados de octubre esté listo un envío inicial de 45 millones de dosis de vacuna contra la gripe porcina.

Los CDC recomiendan que todos los niños a partir de los 6 meses de edad se vacunen contra el virus de gripe porcina. Los niños también deben vacunarse contra la gripe estacional, sentenció Frieden.

El Dr. Pascal James Imperato, decano y profesor de servicios distinguidos de la facultad de salud pública del Centro médico de SUNY Downstate en la ciudad de Nueva York, señaló: "Los niños pequeños que tienen afecciones médicas graves siempre están en mayor riesgo de enfermedad grave y muerte por influenza estacional, en comparación con sus contrapartes saludables".

Las muertes por H1N1 de los niños menores de 18 en la primera pasada, documentadas por los CDC, confirman que ese riesgo también existe con el virus de la gripe porcina, según Imperato.

"No hay nada sorprendente en este hallazgo", apuntó. "Es significativo que de los niños que murieron, 22 tenían afecciones del desarrollo neurológicos, que obviamente los ponía en riesgo particularmente alto. Dichos niños claramente deben ser de alta prioridad para la inmunización, no solo contra la gripe porcina H1N1, también contra la gripe estacional".

Además de niños y adultos jóvenes, que parecen no tener inmunidad contra el virus H1N1, las mujeres embarazadas, los que tienen afecciones preexistentes (como diabetes) y los trabajadores de la salud también están en la lista de candidatos para la vacuna de los CDC, en cuanto esté disponible.

El Dr. Marc Siegel, profesor asociado de medicina del Centro médico Langone de la Universidad de Nueva York en esa ciudad, señaló que el nuevo informe de los CDC "recalca la necesidad de los antivirales para los niños enfermos, así como la vacunación de todos los niños en cuanto estén disponibles".

"Debido a que los bebés no deben vacunarse antes de los seis meses y no podrán preparar una respuesta inmunitaria, esto también recalca la necesidad de que las mujeres embarazadas reciban la vacuna en cuanto esté disponible", agregó.

A medida que continúan las pruebas para la vacuna H1N1, los CDC están buscando cualquier efecto secundario adverso de la inoculación, señaló Frieden.

"Sabemos que todos los años hay casos de parálisis, síndrome de Guillain-Barre, que hay mujeres que tienen abortos espontáneos, que hay gente que muere repentinamente", señaló Frieden al referirse a los efectos secundarios de las vacunas contra la gripe estacional.

"En todas estas situaciones, necesitamos saber con mucha claridad cuántas podemos esperar si la vacuna no causa problemas de ningún tipo", dijo, al referirse a la vacuna contra la gripe porcina.

Frieden anotó que, con el comienzo de las clases, los casos de infección por H1N1 están aumentando, sobre todo en el sureste de los EE. UU., en donde las escuelas comienzan sus actividades antes que en muchos otros lugares del país.

"Con el reinicio de las clases, esperamos ver más casos", señaló Frieden. "Lo estamos viendo ahora y esperamos que continúe".

Más información

Para más información sobre la gripe porcina H1N1, visite Flu.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Pascal James Imperato, M.D., dean and distinguished service professor, School of Public Health, SUNY Downstate Medical Center, New York City; Marc Siegel, M.D., associate professor, medicine, New York University Langone Medical Center, New York City; Sept. 3, 2009, teleconference with Thomas R. Frieden, M.D., M.P.H., director, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Sept. 4, 2009, Morbidity and Mortality Weekly Report
Consumer News in Spanish