Los CDC recomiendan que la prueba del VIH se convierta en algo rutinario

La agencia señala que debería formar parte de la atención médica de los que tienen entre 13 y 64 años

JUEVES 21 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- La prueba del VIH debería convertirse en una parte rutinaria de la atención médica de los estadounidenses de 13 a 64 años, recomendaron el jueves los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Debería ser igual que la prueba de colesterol o de la presión sanguínea, y los pacientes deberían tener que negarse a la prueba del VIH en caso de que no la deseen, agregaron las autoridades de los CDC.

El objetivo de la nueva recomendación es aumentar la detección temprana del VIH, el virus que causa el SIDA, y simplificar el proceso de detección del VIH en los centros de atención médica. Las recomendaciones también incluyen nuevas medidas para mejorar el diagnóstico entre las mujeres embarazadas y reducir aún más la transmisión del VIH de madre a hijo.

Actualmente, más de 250,000 estadounidenses son VIH positivos pero no lo saben, de acuerdo con los CDC.

"El objetivo es incrementar el diagnóstico temprano del VIH, de modo que las personas puedan tener acceso al tratamiento, conocer su estado del VIH y recibir ayuda y apoyo para cuidar de sí mismos, pero también prevenir su transmisión a otras personas", explicó durante una conferencia de prensa el jueves la Dra. Julie L. Gerberding, directora de los CDC.

Los métodos de detección anteriores no han sido efectivos en la identificación de muchas personas VIH positivas, anotó Gerberding. "Estas nuevas recomendaciones nos ayudarán a alcanzar nuestro objetivo final de que no haya niños infectados, ninguna persona sin tratar o diagnosticar, y que no se transmita el VIH entre los habitantes de este país", apuntó.

Aunque estas recomendaciones no tienen un carácter legal obligatorio, se espera que influyan en el ejercicio de los médicos y la cobertura de seguro médico.

A los pacientes se les debería decir que la prueba de VIH forma parte de la atención de rutina y que tienen la oportunidad de rechazar la prueba. Antes de tomar esta decisión, sin embargo, se les debería suministrar información sobre el VIH y el significado de los resultados positivos y negativos de la prueba, y deberían tener la oportunidad de hacer preguntas, recomendaron los CDC.

Estas recomendaciones aplican sólo para las pruebas en los ambientes de atención médica, señaló el Dr. Kevin Fenton, director del Centro nacional para la prevención del VIH, las ETS y la TB de los CDC. Las recomendaciones no abarcan los centros comunitarios u otros programas de ayuda para el VIH o de atención médica.

"El objetivo de las nuevas recomendaciones es garantizar que cualquier persona que busque atención médica también tenga la oportunidad de saber si está infectada con el VIH", apuntó Fenton.

Los CDC también recomiendan procedimientos de prueba simplificados que superan las barreras a la evaluación, como el asesoramiento antes de la prueba y el consentimiento escrito por separado. Ambas barreras deberían ser eliminadas. En lugar de eso, la prueba de VIH debería incorporarse al consentimiento general para la atención médica, dijo la agencia.

También, se debería mejorar la evaluación de mujeres embarazadas, apuntaron los CDC. El número estimado de infantes nacidos con VIH se redujo de casi 1,650 en 1991 a menos de 240 este año. Las nuevas recomendaciones pretenden ayudar a reducir este número aún más.

Las recomendaciones aparecen también en la edición del 22 de julio del Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC.

Una experta cree que las nuevas recomendaciones constituyen un paso importante hacia la detección y prevención del VIH, y una buena distribución de los recursos económicos y de tiempo para la atención médica pública.

"Estoy muy contento de que los CDC recomienden ahora la prueba VIH voluntaria como algo rutinario", declaró Gillian D. Sanders, profesora asociada de medicina del Instituto de investigación clínica Duke de la Universidad de Duke.

"Nuestra investigación previa ha enfatizado que la necesidad de que la prueba VIH voluntaria se convierta en algo sistemático aún en los ambientes médicos de baja prevalencia es algo apremiante. La prueba VIH de rutina puede prolongar la vida de los individuos infectados y de sus parejas potenciales, y a la vez es un buen uso de nuestros recursos", apuntó.

Y Sanders señaló que la recomendación de los CDC de simplificar el asesoramiento antes y después de la prueba del VIH tendrá un impacto notable sobre la rentabilidad de la evaluación rutinaria del VIH.

"Hacer que la prueba voluntaria del VIH se convierta en una parte rutinaria de la atención médica nos ayudará a eliminar el estigma asociado con la prueba, al mismo tiempo que nos permite identificar a los individuos infectados en una fase inicial de la enfermedad", declaró Sanders.

Más información

Los CDC tienen más información sobre el VIH y el SIDA.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sept. 21, 2006, press conference with Julie L. Gerberding, M.D., M.P.H., director, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Kevin Fenton, M.D., Ph.D., director, National Center for HIV, STD, and TB Prevention, CDC, Atlanta; Gillian D. Sanders, Ph.D., associate professor, medicine, Duke Clinical Research Institute, Duke University, Durham, N.C.; Sept. 22, 2006, Morbidity and Mortality Weekly Report
Consumer News in Spanish