See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La vida en los vecindarios pobres es dura para el corazón

sad urban teen

MARTES, 9 de enero de 2018 (HealthDay News) -- El lugar donde se vive podría influir en las probabilidades de desarrollar insuficiencia cardiaca, sugiere un nuevo estudio de EE. UU.

Además de los ingresos y el nivel educativo de las personas, el vecindario en que vivían ayudó a predecir su riesgo, según los investigadores. Las personas que vivían en las áreas más pobres tenían el riesgo más alto de insuficiencia cardiaca, encontraron.

La disponibilidad de gimnasios, lugares para comprar alimentos saludables y centros médicos explicó casi un 5 por ciento del aumento en el riesgo de insuficiencia cardiaca en las áreas con ingresos bajos, sugirió el estudio. Los investigadores anotaron que mejorar el acceso a esos recursos podría beneficiar a las personas que viven en esos vecindarios.

"Hay evidencias existentes que sugieren asociaciones potentes e independientes entre el estatus socioeconómico personal (como la educación, los niveles de ingresos y la profesión) y los riesgos de insuficiencia cardiaca y muchas otras enfermedades crónicas", comentó la autora del estudio, Loren Lipworth, profesora asociada de epidemiología en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville.

"Lo que este estudio añade es evidencias que sugieren que las características del lugar de residencia en realidad también tienen un rol significativo al influir en el riesgo de insuficiencia cardiaca más allá del rol de las características socioeconómicas individuales propias", señaló en un comunicado de prensa de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association). "Abre la puerta a intervenciones posibles que se centren en medidas preventivas en la comunidad".

Los investigadores utilizaron datos del Censo de poco más de 27,000 residentes de mediana edad, para comparar las variables socioeconómicas en 12 estados del sureste. Los datos incluían la riqueza, educación, trabajos y patrones de vivienda de los residentes.

La mayoría de los participantes carecían de suficiente seguro y vivían en áreas con recursos limitados. Más de la mitad vivían en los vecindarios más desfavorecidos, y un 75 por ciento ganaban menos de 15,000 dólares al año. Casi un 39 por ciento no tenían un diploma de secundaria, y un 44 por ciento eran obesos.

Durante un periodo de seguimiento promedio de más de cinco años, 4,300 de las personas fueron diagnosticadas con insuficiencia cardiaca.

Los que vivían en las áreas con ingresos bajos tenían el mayor riesgo de insuficiencia cardiaca. Los investigadores anotaron que a medida que el estatus socioeconómico se reducía de una comunidad a la siguiente, el riesgo de la afección aumentaba en un 12 por ciento.

Tras tomar en cuenta otros factores contribuyentes, los investigadores concluyeron que un 4.8 por ciento de la disparidad en el riesgo de insuficiencia cardiaca se podía atribuir a factores del vecindario.

Pero el estudio no probó que vivir en un área pobre en realidad hiciera que el riesgo cardiaco subiera, sino que había una asociación.

Los investigadores plantean que mejorar el acceso a recursos comunitarios (como centros de ejercicio y hospitales) mejoraría la salud cardiaca de los residentes locales.

"Aumentar y mejorar el acceso a niveles comunitarios podría mitigar los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular, como la obesidad, la hipertensión y la diabetes", comentó el primer autor del estudio, el Dr. Elvis Akwo, investigador postdoctoral de la Vanderbilt.

"Unos mejores recursos comunitarios podrían en última instancia reducir el riesgo de insuficiencia cardiaca en esas comunidades", añadió Akwo.

El estudio aparece en la edición del 9 de enero de la revista Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. tiene más información acerca de la insuficiencia cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTE: American Heart Association, news release, Jan. 9, 2018
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined